Altavoz

Aragón garantiza los derechos de las personas trans: una ley de máximos aprobada por unanimidad

El pasado jueves 19 de abril se vivió una jornada histórica en el Parlamento Aragonés. Puede que el nombramiento del nuevo Justicia influyese, aunque desde luego no tuvo nada que ver la aprobación de la Ley del Taxi.
| 27 abril, 2018 11.04
Aragón garantiza los derechos de las personas trans: una ley de máximos aprobada por unanimidad

El pasado jueves 19 de abril se vivió una jornada histórica en el Parlamento Aragonés. Puede que el nombramiento del nuevo Justicia influyese, aunque desde luego no tuvo nada que ver la aprobación de la Ley del Taxi. Estos eran dos de los puntos del Orden del Día de una sesión maratoniana entre la que, para los movimientos sociales del país, destacaba uno, el tercero: “Debate y votación del Dictamen de la Comisión de Ciudadanía y Derechos Sociales sobre el Proyecto de Ley de identidad y expresión de género e igualdad social y no discriminación de la Comunidad Autónoma de Aragón”.

Desde las nueve de la mañana un numeroso grupo de personas transexuales, acompañades por varias de las activistas LGTBI más destacadas de Aragón, nos reuníamos en las inmediaciones del palacio de la Aljafería con una tremenda satisfacción porque nuestro parlamento aprobaba la que habíamos llamado “ley trans”, una ley que habían trabajado los colectivos de personas transexuales, padres y madres y las asociaciones LGTBI del país en una mesa de trabajo propia que elaboró un texto para presentarlo al parlamento.

Muy pocas veces una iniciativa legislativa parte desde la base y llega hasta el final, aunque es cierto que durante el procedimiento legislativo sufrió bastantes recortes y el texto presentado por el Gobierno de Aragón venía descafeinado: el preámbulo no reconocía el trabajo de los colectivos en la redacción del texto, pretendía ser necesario acreditarse como mujer trans para recibir medidas de protección por violencia de género, no reconocía el derecho a la libre expresión de la identidad de género a les menores trans, no reconocía la intersexualidad o negaba los derechos reproductivos de las personas trans no permitiendo la congelación del tejido gonadal, entre otras cuestiones.

Durante la tramitación de la ley, los grupos parlamentarios de la izquierda aragonesa nos preocupamos porque la ley garantizase todos y cada uno de los derechos reivindicados por los colectivos, por una cuestión de justicia social, luchando por mantener el texto que trabajó la mesa de los colectivos LGTBI. En lo que a CHA nos toca, nuestro papel negociador permitió que finalmente la totalidad del arco parlamentario aceptase todas las reivindicaciones, incluida la despatologización de la transexualidad, apartándola del ámbito médico.

Se puede afirmar que el texto que aprobaron las Cortes es mucho mejor que el que entró en la cámara y, curiosamente, fue aprobado por unanimidad, ya que el proceso de tramitación y el trabajo de la Comisión de Ciudadanía y Derechos Sociales de las Cortes arrastró al Partido Popular hasta el voto favorable. Este tema no es baladí, puesto que garantiza la consolidación del texto legal y hace que sea más difícil que la norma decaiga si el parlamento aragonés tuviese mayoría de derechas en próximas legislaturas.

En conclusión, el movimiento LGTBI aragonés tiene motivos para salir satisfecho de este proceso legislativo, no sólo por el papel de la izquierda parlamentaria al lograr un acuerdo mayoritario en la cámara, sino sobre todo, porque sin la capacidad de trabajo del movimiento asociativo, sin su continua reivindicación y sin su potencial para influir en las instituciones públicas, no habría sido posible garantizar los derechos, en este caso de las personas transexuales.

El relato que empezó en Stonewall Inn el 28 de junio de 1969 tuvo una parada el 19 de abril de 2018 en las Cortes de Aragón, y todavía quedan algunas más, puesto que el siguiente paso es la tramitación, también en nuestro parlamento, de la Ley de igualdad y protección integral contra la discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género en la Comunidad Autónoma de Aragón, que acaba de comenzar también su trayectoria parlamentaria. Esperamos que, en esta ocasión, desde la izquierda también seamos capaces de lograr el mismo resultado: una ley de máximos y por unanimidad.

27 abril, 2018

Autor/Autora

Colla LGTBI de Chunta Aragonesista


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR