WWF solicita al Gobierno de Aragón “el cierre permanente de la granja de visón americano de La Puebla de Valverde”

WWF ha enviado una carta al Gobierno de Aragón para pedir que suspenda de forma cautelar la actividad de la granja de visones americanos de La Puebla de Valverde, Comarca de Gúdar-Javalambre . También solicita que se articule el cierre definitivo de la explotación y que se prohíba esta actividad en todo el territorio de Aragón.

La organización WWF considera que “el importante impacto ambiental de esta granja, sumado al grave riesgo para la salud por la llegada del COVID-19 a esta explotación, con casi el 90% de los animales infectados y el posible contagio a humanos desde los visones que se está estudiando, son motivos urgentes para poner fin a esta granja de visón americano, con el consiguiente plan de reconversión del sector”.

Tras la infección de casi 100.000 visiones americanos por COVID-19 en La Puebla de Valverde, Comarca de Gúdar-Javalambre, WWF solicita al Gobierno de Aragón “que se realicen los trámites y modificaciones oportunas de urgencia para garantizar que esta granja no se vuelva a repoblar de visones en el futuro y que la actividad de cría de visones americanos para la producción de pieles quede prohibida definitivamente en todo el territorio de Aragón procediendo al cierre definitivo de la granja de La Puebla de Valverde, por los riesgos para la salud y para la biodiversidad”.

WWF lleva alertando “del riesgo para la naturaleza de este tipo explotaciones desde hace años, a lo que ahora se suma el riesgo para la salud. Tras la continua aparición de brotes de COVID-19 en granjas europeas, incluyendo la de La Puebla de Valverde, la organización lanzó la campaña 'Cierre de las granjas de visón YA', enviando varias cartas a los ministerios españoles de Transición Ecológica, Salud y Agricultura para pedir el cierre de las 38 granjas de visón americano” que aún quedan en el Estado español, “como ya ha sido prohibido en otros países europeos”.

La organización se dirige ahora al Gobierno de Aragón, “tras el contagio en la granja de La Puebla de Valverde de dos trabajadores, para los que no puede descartarse que hayan sido contagiados por los visones, y por la infección masiva de los casi 100.000 visones de esta granja de La Puebla de Valverde”.

Por ello, WWF ha enviado una nueva carta al consejero de Medio Ambiente, al director general de medio natural, al de calidad y seguridad alimentaria y a la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón para pedir “el cierre inmediato y definitivo de esta granja. Este trágico suceso pone de manifiesto que las medidas preventivas no han sido suficientes para evitar la entrada del virus de forma masiva en las granjas y su posible contagio a trabajadores. También se demuestra que estas explotaciones suponen un elevado riesgo para la salud humana, por su capacidad para actuar como reservorio del coronavirus y por no poder descartarse un contagio animal-humano, como muestran las evidencias recogidas en dos casos de Holanda y que también se están estudiando para la granja de La Puebla de Valverde.”

La organización recuerda que “el visón americano es una de las especies invasoras más peligrosas según la UICN y se están dedicando muchos esfuerzos y recursos por parte del Gobierno de Aragón y de otras administraciones para controlar su expansión”. En concreto, señalan, “solo en el territorio aragonés ya se han invertido cerca de un millón de euros de dinero público. Esta especie invasora es responsable de un daño incalculable a la biodiversidad, habiendo ocasionado la práctica extinción de especies autóctonas, como el visón europeo, del que quedan menos de 500 ejemplares en España, y otras muchas, como el desmán de los Pirineos, también gravemente amenazada, ambas con presencia en Aragón”.

Gemma Rodríguez, responsable del programa de especies de WWF España, afirma: “Una granja como la de La Puebla de Valverde, que puede albergar cerca de 100.000 visones americanos, representa una auténtica bomba para la biodiversidad y para la salud, como ha quedado demostrado el actual brote de COVID-19 y el consiguiente sacrificio de todos los visones de la explotación”. Y concluye: “No podemos permitir que se vuelva a repoblar esta explotación con nuevos visones americanos para hacer abrigos. Ha quedado demostrado que es el momento de echar el cierre para siempre a actividades como esta con impactos inasumibles en pleno siglo XXI”.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies