Altavoz

Valoraciones sobre el convenio contra la pobreza energética entre DGA, FAMPC y Endesa

Alfonso Clavería, es diputado de Podemos en las Cortes Aragón por Uesca y portavoz de Podemos Aragón en la Comisión Institucional
| 31 enero, 2016 08.01

El objetivo del convenio contra la pobreza energética entre el Gobierno de Aragón, la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP) y Endesa es el de “tratar” de “evitar que las familias aragonesas que se encuentran en situación de vulnerabilidad se queden sin luz o sin gas” así como “la protección de las personas y familias aragonesas en situación de vulnerabilidad o urgencia social”. Según el Presidente Lambán el convenio remite al “Decreto Ley del de medidas urgentes de emergencia social en materia de prestaciones económicas de carácter social” recientemente aprobado en las Cortes de Aragón.

Aún valorando esta declaración de intenciones y su posible aplicación al colectivo social vulnerable que tiene reconocida alguna ayuda oficial, es necesario mencionar sin embages sus graves limitaciones.

Limitaciones sobre del interactivo –de quién para quién- u origen de los fondos destinados a la ayuda social. ¿Quién paga? Paga en exclusiva la administración. ¿Obliga a ENDESA a ceder ni uno solo de sus privilegios en forma de inmensas plusvalías que le hacen ser la primera cuenta de resultados europea en cuando a beneficio y ser lider en tarifas de todo Europa? No obliga. No hay desembolso alguno. Quizá como mucho hay cierta aceptación de un protocolo en cuanto a prestar información sobre la inminencia de un corte de suministro a los servicios sociales comarcales. Un detalle procedimental sin coste alguno y por el que obtiene un retorno positivo en imagen de marca y notoriedad para su “responsabilidad” corporativa a cero coste.

Es Endesa básicamente y su cuenta de resultados la verdadera beneficiaria de este acuerdo que acaba mejorando la gestión de cobro, disminuyendo el riesgo de impagados, consiguiendo el castigo a enganches ilegales y en definitiva desviando los costes indeseados a la administración aragonesa. El delegado de la empresa italiana en Aragón podrá alardear de haber obtenido un trato mejor que su homólogo navarro y su competidora Iberdrola. En esta epidemia standarizada de convenios entre instituciones y empresas energéticas necesitadas de un lavado de cara, Endesa gana y los y las aragoneses pierden.

La segunda y más importante limitación es la parquedad en cuanto a la extensión de la ayuda. Al respecto preguntamos:

  1. El colectivo de parados de larga duración que no percibe subsidios de desempleo por haberse agotado el tiempo de la prestación (gracias a la última Reforma Laboral del PP) y que no reúne los requisitos necesarios para cobrar el IAI (por por ejemplo tener un piso en propiedad esté este hipotecado o no: ¿va a ser ayudado por este convenio? La respuesta es no.Y se trata del 50% de los desempleados aragoneses en su gran mayoría personas de entre 50 y 65 años.
  2. El colectivo de familias monoparentales que no han cotizado a la seguridad social en suficiente cuantía de años como para percibir una renta mínima, esto es al carecer de derechos pasivos para ello y no percibir ningún tipo de ayuda aconómica si no es de Caritas, ¿se beneficia de esta mejora del convenio? La respuesta es no.
  3. Las bolsas de población juvenil, sean estudiantes sin ingresos y que viven en pisos de alquiler; sean jóvenes que estrenan su independencia pero carecen de empleo ni ayudas y viven en pisos compartidos; los colectivos de emigración transeúnte o los trabajadores estacionales; ¿van a ser receptores de esta ayuda? Una vez más la respuesta es: no, no y no.

Si tomamos en consideración los antecedentes de este tipo de convenios propagandísticos, como por ejemplo el establecido entre el exalcalde de Zaragoza Belloch y ENDESA en aquellos tiempos ENDESA tenía que poner ciertas excenciones de pago. Ahora ni eso.

En este Convenio como en aquel se aparenta una conquista social y en un estar “a la page” hoy en día que tanto se habla de vulnerabilidad y emergencia social. En este ENDESA encantada de obtener beneficios sin pagar.

Si Lambán y su Gobierno quieren de verdad enfrentar la pobreza energética en Aragón el camino está ya diseñado y cartografiado hace tiempo por quien esto suscribe y su formación de referencia Podemos Aragón. Más allá de pagar las deudas a Endesa, un gobierno que se precie debería impulsar soluciones de futuro a favor de la sociedad. La propuesta de crear suministradoras públicas de energía es hoy por hoy imbatible para alterar la correlación de fuerzas entre oligopolio y pobreza.

Enfrentar la pobreza energética se llama poner en marcha un nuevo modelo energético basado en las energías renovables sacudiéndose el yugo de la legislación contra la energía solar y fotovoltaica.

Se llama abordar un plan de rehabilitación urbana en pro de la eficiencia energética y un amplio proceso de reindustrialización basado en el uso intensivo de energías limpias, baratas y generadoras de empleo.

Se llama liberalizar de veras el sector desmontando funcional y legislativamente el oligopolio de las eléctricas y gasistas instaladas en una perpetuación del privilegio (gracias a las puertas giratorias) y su cara b: una factura energética y unas tarifas de precios que ponen a Aragón y a España a la cabeza del ranking europeo de la desigualdad, lo que a todos y todas empobrece.

Estos proyectos, más que razonables, para alcanzar su viabilidad deben trascender su necesaria tramitación legislativa e impulsarse desde el ejecutivo, desde el Gobierno de Aragón. Y eso a su vez depende de quién lo conforme, porque poder, sí que se puede. Ahora hay que querer.

31 enero, 2016

Autor/Autora

Diputado de Podemos en las Cortes de Aragón por Uesca. Portavoz de Podemos Aragón en la Comisión Institucional


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR