Culturas  Portada

Una Polla (Records) para la Audiencia Nacional

Evaristo Páramos, en rueda de prensa, en el Wizink Center en Madrid, ante decenas de periodistas, en un espacio y con unos medios que contrastan con la contundente sencillez de La Polla Records, ha presentado la gira, nuevo tema, vídeo musical… Demasiado nuevo todo para una vieja banda. Un auténtico anacronismo visual, quizá necesario. Tanto como un piquete de obreros rompiéndolo todo, como una okupación, quizá tanto como ver si la Audiencia Nacional llama a La Polla Records a declarar.
| 13 marzo, 2019 19.03
Una Polla (Records) para la Audiencia Nacional
Evaristo Páramos. Foto: ©Daniel Fernandez.

Fondo rosa, letras recortadas, luces, equipo de sonido. Tan forzado que deja de ser punk. Allí, en medio, Evaristo. Flanqueado por Marisol Galdón, que entre quienes saltamos las cuarenta añadas y amamos la música es más conocida como la presentadora del programa de televisión Plastic, y por Xabier Arrexe, manager actual de la banda y quizá el impulsor de esta locura que va a llevar a su hoy compañero de rueda de prensa, junto a Sumé, Abel, Txiki y Tripi, la misma banda que lo dejara en 2003, a ofrecer cuatro conciertos en 2019 –València (21 de septiembre), Madrid (12 de octubre), Bilbo (19 de octubre) y Barcelona (26 de octubre) [las entradas se pondrán a la venta el miércoles 20 de marzo a las 11.00 horas a través de www.lapollarecords.net y Ticketmaster]– y 8 más en el año 2020 en Latinoamérica.

Una gira que celebra los 40 años de La Polla Records. 40 años de la elección de un nombre atípico. Cuatro décadas de ese primer concierto en la discoteca de Agurain al que siguió un intenso y polémico rodaje durante tres años, por bares, salas y gaztexes, hasta llegar a su primera grabación: El EP ‘¿Y ahora qué?’ (Soñua, 1983), que en la actualidad alcanza los 240€, en buen estado, eso sí, en el mercado de segunda mano. Pocas bandas de punk, a nivel mundial, pueden presumir de tener un disco suyo cotizado tan alto.

Solo un año después La Polla Records publicaba su primer larga duración, otro clásico, ‘Salve’ (Soñua, 1984). La reafirmación en toda regla. Un álbum sin fecha de caducidad. Casi una veintena de canciones frescas, aparentemente sencillas, bombas de odio que plasman con precisión quirúrgica todo lo criticable y más allá. Auténticos escupitajos con los que Evaristo y los suyos reflejaron su descontento con el orden social instaurado en los primeros años de la democracia y que siguen estando tan vigentes como esta Delincuencia:

Cargaros la delincuencia
es una plaga social
una raza despreciable
una raza a exterminar.
Banqueros unos ladrones
sin palancas y de día
políticos estafadores
juegan a vivir de ti.
Fabricantes de armamento
eso es jeta de cemento
las religiones calmantes
y los plagas de uniforme.
La droga publicitaria
delito premeditado
y la estafa inmobiliaria.
delicuencia, delincuencia
es la vuestra, asquerosa
vosotros hacéis la ley.
Explotadores profesionales,
delincuencia es todo aquello
que os puede quitar el chollo
que os puede quitar el chollo.

Un año después, La Polla Records mantuvo la chispa con ‘Revolución’ (Soñua, 1985). Las letras, mucho más políticas, se ceban con las vísceras del Estado y las cloacas de un sistema regido por directrices económicas que remarcan las diferencias sociales entre ricos y pobres. Con, “No somos nada” (Txata, 1987) y su puñado de canciones librepensantes de espíritu anarquista alcanzan la trilogía, saliendo de Soñua/Oihuka y apostando por la autogestión para lo que crean su propia discográfica.

Una trilogía a la que la reunión de La Polla Records rendirá homenaje con el disco Ni Descanso, Ni Paz’, para el que han grabado un nuevo tema homónimo, y han recopilado 19 canciones que convertirán los conciertos, cerrados a estas doce fechas, en inolvidables. El lanzamiento, detallado por Xabier Arrexe, vendrá seguido de la presentación de un documental biográfico, dirigido por Javier Corcuera que incluirá un DVD con esta última gira, y la puesta en funcionamiento de una exposición sobre la historia de la banda, que podrá verse en las diferentes ciudades en las que actúe La Polla Records.

“Las letras que hizo Evaristo son monumentales, no tienen fecha de caducidad, son visionarias”, ha afirmado Marisol Galdón en la rueda de prensa, con acierto. Si algo se puede decir de las letras de Evaristo es que tienen la sociedad retratada de una forma atemporal, metiéndose en charcos que ensucian en la actualidad tanto, o más, que cuando fueron escritas.

La Polla Records en 1987. Foto: Xavier Mercade.

La Polla Records en 1987. Foto: Xavier Mercade.

Ante una situación política que se balancea entre lo patético y lo retrógrado, con un sistema que se cae a pedazos, ante una cobardía evidente, que permite que la ultraderecha campe por medio planeta, Evaristo ha sido preguntado por la posibilidad de que estos conciertos pudieran ser censurados, incluso atacados. “Nosotros vamos a hacer los festis. Vamos a hacerlos”, ha asegurado la voz de La Polla Records que ha quitado hierro a la situación asegurando que “en la Península Ibérica la relación de fuerzas derecha-izquierda no creo que haya cambiado ni un milímetro. Simplemente se anda reajustando y anda Monchito diciendo lo que quiere Aznar y fuera”.

Evaristo se ha mostrado escéptico ante la posibilidad de que sus conciertos pudieran ser suspendidos: “Pero si nos tenemos que sorprender, nos sorprendemos”, ha añadido con sorna.  “De los motivos que nos han hecho volver, el que más nos importa es que vamos a hacer una risa”, ha afirmado con contundencia.

En este sentido ha asegurado que “es un poco triste que no se haya superado y que se haya ido hacia atrás”, ante las preguntas de la prensa sobre la represión a cantantes. Pero el tema estrella de la rueda de prensa han sido la amenaza latente de la Audiencia Nacional y la ultraderecha, ante lo que Evaristo se ha mostrado categórico: “No vamos a cambiar ni una letra”, para añadir que si son citados “llamaremos al abogado”. En cuanto  a la ultraderecha ha afirmado que no es la primera vez que toca ante la amenaza del fascismo, para terminar diciendo que  “si hay guerra tendremos que darle una espada al caballo”.

Y yo que estaba muerto me he levantado.
La última batalla me está esperando.
Una racha de viento fuerte y helado sacude mi conciencia,
he regresado.
Me queda poco tiempo y voy a usarlo
cantando con mi voz quebrada y rasposa.
Y no vais a tener descanso ni vais a tener paz,
nadie tendrá descanso ni paz.

Evaristo Páramos. 

13 marzo, 2019

Autor/Autora

Redactor. Integrante del Consello d’AraInfo. @maconejos


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR