Una muestra más de solidaridad con el zapatismo desde Zaragoza

Más de diez actuaciones completaron una jornada de arte y solidaridad en el Centro Cívico Almozara, una pequeña muestra de que a uno y otro lado del océano y del mundo es la hora del florecimiento de los pueblos

Lectura del manifiesto en el Festival de Arte Solidario con el zapatismo.

Por novena vez celebramos en Zaragoza el Festival de arte solidario con el zapatismo. Otro año más hemos contado con la presencia y el apoyo de muchas personas, unas 200, en un festival que pretende acercar la realidad de las comunidades indígenas mexicanas en resistencia a las orillas del Ebro, a través del arte.

El Centro Cívico Almozara nos abrió sus puertas para esta edición en la que recuperamos el formato de actuaciones mañana y tarde para todos los públicos. Por la mañana, Blanca Luque y Letizia Solanas, "las guardianas del universo" fueron las encargadas de presentar y dinamizar, también con lengua de signos. Dieron paso a Arturo Peliagudo con la Leyenda del Dragón del Ebro y otras historietas que tenía reservadas y a Lü de Lurdes y sus cuentos, que nos contó tanto sola, como acompañada en el escenario por algunas pequeñas voluntarias y con el propio Arturo. Las personas entre el público tuvieron un papel activo durante la mañana participando con alegría en todas las propuestas.

La sesión de tarde comenzó con retraso, pero mereció la pena. La abrió un vídeo desde México de María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, vocera del Concejo Indígena de Gobierno para México para las elecciones mexicanas de 2018, quien compartió unas palabras de agradecimiento a las participantes en el festival y su invitación a la lucha de los pueblos frente a la guerra capitalista. Para la sesión de tarde contamos con la presentación de Diego Peña y Sergio Jabaten, que tuvieron que sustituir a Encarni y Jota por un imprevisto de última hora. Desde aquí trasladar un abrazo enorme a ambos y nuestro agradecimiento a los dos suplentes que no sólo dinamizaron sino que hicieron reír (y mucho) a las presentes con sus sketches e improvisaciones entre el resto de actuaciones.

El Teatro Comunitario del Gancho se presentó en el escenario y lo llenó. Literalmente. Mostrando el teatro desde la comunidad, como forma de expresarse, de conocerse, de vencer miedos y de hacer arte en común y desde abajo, a pie de barrio. Kantamelade, o lo que es lo mismo, Eva (voz), Nuria (cajón y pequeña percusión) y David (guitarra flamenca) trajeron sus versiones de diferentes estilos, con la rumba y el flamenco como base, e hicieron bailar y cantar a más de uno entre el público. Los Mancusos llenaron de risas el salón de actos con algunos de los sketches del "Show de los Mancusos" (algún día les recompensaremos como merecen tantas colaboraciones con nosotras y tanto hacernos disfrutar). Pablo Regalado nos trajo parte de su nuevo espectáculo de clown, "Bombea", con el que pretende sensibilizar y concienciar sobre las guerras y sus consecuencias: el presidente Vistaro se presentó en el escenario para hacer reír y reflexionar a partes iguales. Otra de "las habituales" en estos festivales es Maricuela y sus cuentos, que también nos hacen reír de lo lindo. Para rematar, el público ya en pie para mover el culo con las músicas de Azero y su rock de pueblo desde Teruel y de Maut y su maridaje de diferentes ritmos bailables con instrumentos de la tradición aragonesa y distorsión, con los que cerramos la jornada.

En el comunicado, leído por dos compas del Caracol Zaragoza acompañadas en el escenario de otros, se animó a no reblar y a seguir trabajando en colectivo y en armonía con la naturaleza, como requisito ya imprescindible de los pueblos del mundo para luchas contra el monstruo capitalista.

Desde Caracol Zaragoza queremos agradecer una vez más la colaboración de las personas trabajadoras del centro cívico; de Sama y David, nuestros técnicos de referencia, que siempre se muestran disponibles y a los que debemos mucho, sin los cuales el festival no gozaría de la misma calidad ; a los artistas que colaboran desinteresadamente con nosotras como forma de apoyo al colectivo y a las comunidades indígenas en resistencia. No nos cansaremos de reivindicar el valor enorme y la calidad de los grupos, compañías y artistas aragonesas con las que tenemos el gusto de contar cada año. A todas las amigas, compañeros y participantes que no sólo apoyan con su presencia, sino con su esfuerzo, en una jornada que requiere de mucha energía durante todo el día, pero también en su preparación y organización. Y por supuesto agradecer a todas las personas que vienen a disfrutar y mostrar su solidaridad con el zapatismo. Una pequeña muestra más de que a uno y otro lado del océano y del mundo es la hora del florecimiento de los pueblos.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies