Culturas

Una Cartografía de la Vida Cotidiana para Guadalaviar

La instalación “Cartografía de la Vida Cotidiana de un Pequeño Pueblo de Montaña” se enmarca en el proyecto Naturalizarte, que busca acercar cultura y naturaleza a partir de tres ejes principales: haceres, imaginarios y cotidianeidad
| 4 noviembre, 2017 07.11
Una Cartografía de la Vida Cotidiana para Guadalaviar
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

El pasado sábado 28 de octubre a las 17.30 horas tuvo lugar en el salón de actos del ayuntamiento de Guadalaviar (Sierra de Albarracín) la inauguración de la instalación “Cartografía de la Vida Cotidiana de un Pequeño Pueblo de Montaña”. Guadalaviar es un pueblo de casi 250 habitantes enclavado en el extremo sudoccidental de Aragón. Sus principales sectores de empleo son el turismo rural y la ganadería de montaña, buena parte de la cual es de carácter trashumante al desplazarse en la temporada invernal a zonas de Andalucía y La Mancha.

Esa tarde, en el salón de actos de su ayuntamiento se notaba cierta expectación. El espacio había quedado casi diáfano salvo una pequeña mesa con una botella de moscatel junto a dos sillas, y dos antiguos aparejos de madera que permanecían colgados en lo alto de las paredes. El resto de la superficie de los muros estaba ocupado por ocho paneles que incluían los retratos fotográficos de ocho personas del pueblo, acompañados de una pequeña biografía y una breve transcripción de sus propios testimonios acerca de lo que supone, hoy, vivir en su pueblo.

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

De su rápida lectura podrían sacarse, al menos, dos sencillas reflexiones. Una es que lo rural, hoy en día, va de la mano de la movilidad y del conocimiento y vivencia de otros territorios, en contra del estereotipo de los pueblos como lugares aislados y sin conexión con el resto del mundo. Y una segunda es que lo más positivo que ven sus habitantes de vivir en un pueblo son precisamente algunas cuestiones relacionales como el apoyo mutuo, la confianza en el vecindario y las redes sociales densas.

Además, en un lateral se había situado un gran mapa del pueblo en el que aparecían diferenciados los lugares de trabajo y de ocio/relación existentes en él así como aquellos espacios con mayor presencia de mujeres, de hombres o con similar presencia de ambos. También, mediante unas sencillas banderolas, se habían señalados varios hitos afectivos o rincones de Guadalaviar y su entorno que resultan especiales por un motivo particular para alguno de sus habitantes o visitantes.

Siguiendo los colores y las tramas del mapa, acababa por llamar la atención la presencia de mujeres en todos los espacios del pueblo, tanto los de trabajo como los de ocio/relación, pero no así de los hombres que carecen de una presencia significativa en espacios copados por la presencia de mujeres como la iglesia o el salón del tele-club donde se hace gimnasia (de ocio/relación) o las viviendas (de trabajo y ocio/relación) en las que realizan numerosas tareas de un trabajo invisibilizado de cuidados. Otro aspecto a tener en cuenta era la diversidad y dispersión de los espacios de ocio/relación tanto por el núcleo central del pueblo como por su entorno natural, seguramente en relación con esa manera propia de lo rural de conjugar los ámbitos de la naturaleza y la cultura.

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Las personas responsables de este trabajo han sido las tres componentes de Recreando Estudio Creativo en el diseño gráfico y el montaje de la instalación, en las fotografías Pablo Ibáñez, foroperiodista de AraInfo, y en la coordinación e investigación Félix A. Rivas, etnógrafo y miembro de Atelier de Ideas S.Coop. Ha sido, por tanto, un proyecto fruto del trabajo cooperativo de personas de tres entidades diferentes del Mercado Social de Aragón. Por su parte, el comisariado de la propuesta fue realizado por Fran Quiroga, gestor cultural gallego y coordinador del proyecto Naturalizarte, con dos propósitos fundamentales: construir un espacio de autoenunciación de las personas que habitan el rural y, para ello, combinar en un mismo proceso las herramientas de la investigación social y de la práctica artística.

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto Naturalizarte, que busca acercar cultura y naturaleza a partir de tres ejes principales: haceres, imaginarios y cotidianeidad. Este proyecto está impulsado por el Ayuntamiento de Guadalaviar y cuenta con el apoyo de la Fundación Nina Carasso, la Comarca Sierra de Albarracín y el Gobierno de Aragón.

El acto fue despedido por Rufo Soriano, alcalde de la localidad, quien de manera vehemente señaló que a nadie de Guadalaviar le había gustado leer la noticia de un periódico estatal en la que daba la impresión de que en su pueblo no se vivía de manera digna, y acabó el acto con una contundente declaración: “si hay que contar cómo vivimos aquí, lo contamos nosotros”.

A continuación, las personas asistentes, muchas de ellas mujeres, recorrieron tranquilamente los paneles y se detuvieron un buen rato en torno al mapa añadiendo varios nuevos hitos afectivos con textos como “Aquí comenzó algo…”, “Sueño con mi huerto cuando estoy en Zaragoza”, o “Siempre he vivido aquí”.

Afuera, en la plaza, comenzaba a escucharse algo de alboroto. Niñas y niños acompañados, sobre todo por abuelas y madres, iban reuniéndose para celebrar Halloween por el pueblo luciendo caretas y disfraces fabricados con hojas caídas, ramas y otros elementos del entorno del pueblo.

La instalación “Cartografía de la Vida Cotidiana de un Pequeño Pueblo de Montaña” podrá ser visitada en horario de 8.00 a 15.00 horas de lunes a viernes hasta el próximo 1 de diciembre en el salón de actos del edificio del Ayuntamiento de Guadalaviar.

4 noviembre, 2017

Autor/Autora

Investigador y etnógrafo. @felixarivas


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR