Mundo  Portada

Tres perfiles para la presidencia salvadoreña

Pese al perfil bajo que se está dando en esta ocasión, nada más salir del aeropuerto se puede sentir que El Salvador está en periodo electoral. Si en algo ha crecido este país desde los Acuerdos de Paz es en cultura política y democracia. Es un territorio altamente polarizado entre la izquierda del FMLN y...
| 1 febrero, 2014 08.02
Este domingo, 2 de febrero, se celebran elecciones presidenciales en El Salvador. Foto: Diego Díaz

Este domingo, 2 de febrero, se celebran elecciones presidenciales en El Salvador. Foto: Diego Díaz

Pese al perfil bajo que se está dando en esta ocasión, nada más salir del aeropuerto se puede sentir que El Salvador está en periodo electoral. Si en algo ha crecido este país desde los Acuerdos de Paz es en cultura política y democracia. Es un territorio altamente polarizado entre la izquierda del FMLN y la derecha de ARENA y su escisión UNIDAD, pero ésta polarización no es hándicap para que la gente exprese sin complejos y con alegría su opción política.

Si bien el sentimiento en el país es de continua campaña política, oficialmente no comienza hasta cuatro meses antes de las elecciones. Este largo tiempo periodo de tiempo unido a los problemas internos de los partidos a propiciado una campaña larga pero sin intensidad.

Ninguno de los candidatos destaca por su popularidad frente al electorado, algo tremendamente importante en las elecciones Salvadoreñas.

Por el Frente, Salvador Sanchez Céren  es una apuesta por una persona altamente valorada dentro del partido, pero que despierta cierto recelo entre la población menos cercana al FMLN. Sanchez Céren fue comandante de una de las facciones del FMLN y firmante de los Acuerdos de Paz. Una de las grandes bazas de Frente es la figura que presenta como Vicepresidente de la Republica: Oscar Ortiz. Antiguo alcalde de Santa Tecla, una de las zonas que más ha crecido y que ha tenido un desarrollo más sostenible e integrador con la población de la zona. Ortiz es un gran gestor y un buen relaciones públicas que le ha valido para lograr altas inversiones en la zona. Presentan programa continuista destacando los logros de estos cinco años de gobierno: ley de transparencia, ley de acceso a la información, ley del voto exterior, aprobación del paquete agrícola o la ley especial para una vida sin violencia. Por el contrario intenta que las decisiones menos atractivas para el sector más radical no salgan en campaña, como la ratificación del TLC con la Unión Europea.

Por parte de ARENA una cara conocida en todo el país: Norma Quijano, alcalde de San Salvador hasta que presentó su candidatura para las presidenciales. Desde ARENA pocos cambios de programa o de ideales. Tras la derrota de las elecciones del 2009 ARENA ha pasado sus peores años sin lograr encontrar caras nuevas o ideas que actualicen su perfil de votantes. Discurso neoliberal pero sin fondo: “recuperar la inversión y promover a El Salvador como un país atractivo y estratégico para los inversionistas”, apropiación de méritos del Gobierno de FMLN (es curioso ver los anuncios de ARENA donde los niños aparecen con un vaso de leche, cuando esta formación votó en contra  de la aprobación del Programa de Vaso de Leche Escolar) y sobretodo, y gracias a la prensa, el discurso del miedo  al Frente, los comunistas, las expropiaciones, la izquierda,…

Por último la coalición UNIDAD de Tony Saca. El ex-presidente de la Republica se presenta como la alternativa al bipartidismo tras ser expulsado de ARENA en el año 2009. Dice representar a los desencantados con la política, los indignados con la corrupción, los necesitados de una tercera opción fuera del FMLN y ARENA. Representa a la clase empresarial que ya no se identifica con la derecha extrema de ARENA.

A día de hoy la victoria del FMLN parece clara, pero es difícil que obtenga el 51% de los votos para evitar una segunda vuelta donde ARENA y UNIDAD juntarían sus votos.

Votar en El Salvador es un acto de fe, tanto por el apoyo a la opción política como por la determinación que hay que tener para superar los problemas de infraestructuras: colegios electorales a kilómetros de distancia, filas de varias horas y centros con cientos de mesas electorales. Esto lleva a que los partidos realicen grandes esfuerzos para movilizar el voto, algo que en el caso del FMLN es clave para ganar las elecciones.

Desde el jueves El Salvador está en periodo de reflexión. La jornada electoral es larga, la apertura de centros de votación se realiza a las 6.00 de la mañana y los primeros datos no serán hasta las 22.00 horas. Hasta entonces sólo queda esperar bajo la ley seca que prohíbe la venta y consumo de alcohol desde las 00.00 del día anterior a las elecciones hasta las 00.00 del siguiente día.

[Diego Díaz es colaborador de AraInfo, corresponsal en El Salvador y Observador internacional para las elecciones presidenciales del 2 de febrero]

Noticias relacionadas:

1 febrero, 2014

Autor/Autora

Miembro del Consello d´AraInfo. @dikzaragoza / http://www.flickr.com/photos/diegozgz/


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR