#Refugees  Altavoz

Toca posicionarse. Migraciones y nuevos fascismos

Todo en la vida es cuestión de tiempo. En palabras de mi bisabuela «Conforme prieta* la Tierra , prieta* el corazón», y no le faltaba razón. Sin embargo, ser testigo de una de las nuevas rutas migratorias a Europa y del desamparo que afrontan las personas migrantes en Bosnia va a ser algo difícil de...
| 23 agosto, 2019 07.08

Todo en la vida es cuestión de tiempo. En palabras de mi bisabuela «Conforme prieta* la Tierra , prieta* el corazón», y no le faltaba razón. Sin embargo, ser testigo de una de las nuevas rutas migratorias a Europa y del desamparo que afrontan las personas migrantes en Bosnia va a ser algo difícil de olvidar.

Europa desplaza sus fronteras, y ante la ausencia de impedimentos geográficos , como en España con Marruecos, lo hará de  forma permanente. Anticipamos que ésto es sólo el principio.

El Norte explota al Sur y si del Sur huyen por no querer ser explotados, la respuesta es violencia y castigo, en términos que rozan el sadismo. Así se construye Europa, así se defienden sus fronteras.

Hoy nos llegaba la noticia de que en Eslovenia hay un grupo de paramilitares que en fronteras se dedican a la caza de migrantes. Esto se traduce en personas de extrema derecha que, alimentadas y amparadas por gobiernos autodenominados democráticos, tienen total libertad para establecer campamentos en zonas boscosas fronterizas y apalear a migrantes que intentan cruzar. Posteriormente,  contactan con la policía  e intuyo, se les felicita su participación por iniciar el proceso de deportación. Me duele que no me sorprenda porque es una práctica que ya conocía, desarrollada anteriormente en países como Bulgaria o Macedonia, pero sí, nos debería de doler a todas y a cada una de nosotras. Reiteramos, es sólo el comienzo de lo que nos viene encima. Consideramos que como ciudadanas del mundo  debemos  posicionarnos ante lo que está ocurriendo y no dejarlo pasar. La respuesta es simple, a favor o en contra de los flujos migratorios, y entonces,vamos a ver cómo lo gestionamos.

Desde una perspectiva demográfica, la migración tiene sentido. En Europa, la calidad de vida aumenta al mismo tiempo que decrece  la tasa de natalidad. Experiencias previas en Suecia han mostrado cómo tras 10 años de reajustes la migración ha sido ampliamente beneficiosa para el conjunto de la sociedad. Alemania será cuestión de tiempo, y el resto de Estados, deberían pararse a pensar.

No apelamos a los Derechos Humanos porque en política internacional son los grandes ausentes, aunque no los menos rentables. Cuánta gente vivimos de la pobreza!

Sin embargo, dejadnos que os digamos…

A lo largo de estos días, hemos tenido ocasión de conocer a gente de diversos países, tanto del Norte de África como de Oriente Medio. Por cuestiones de distribución de población en la zona, nuestro acercamiento ha sido mayor con árabes y bereberes que con otros colectivos.

Entre estas fronteras hemos conocido personas con temores fundados de persecución y riesgo para su integridad en sus países de origen, lo que ACNUR define cómo refugiad@s y que necesitan  protección internacional immediata. Sin embargo, aquí siguen esperando y acumulando experiencias de violencia.

Hemos compartido con personas que sólo buscan un futuro mejor y que algunas, prometieron a sus madres intentarlo lejos del cementerio invisible llamado Mediterráneo.

Hemos sonreído ante familias  cuya hija de 10  años cumple funciones de traducción ya que es la única que habla inglés del grupo. Solidariamente, les hemos preguntado si necesitaban ayuda y nos han dicho que no, que irían a probar suerte al game.

Hemos dado una propina de cumpleaños a un adolescente que nos conquistó el corazón y que cumplirá  16 años el próximo 14 de agosto. Estará lejos de su familia y con la inocencia perdida tras más de un año de dura travesía.

Nos hemos familiarizado con las páginas y redes de búsqueda a personas perdidas y fallecidas en los Balcanes. Con alegría, hemos encontrado al chico que buscábamos… Por cierto, muy entrañable la sensación de verle de nuevo por aquí…

Hemos conocido gente que trabaja diariamente “rompiendo barreras”, ofreciendo un trato humano a personas que sólo quieren ser éso, PERSONAS.

Por tanto, no desistiremos en decir que ante cuestiones como migraciones y nuevos fascismos, que van de la mano, hemos de posicionarnos. Si no, la batalla está perdida y de aquí a unos años se dirá que no éramos conscientes a pesar de la abundante información. Lo mismo ocurrió con la Alemania Nazi, y con El Apartheid en América. Mirar para otro lado no es la solución si no parte del problema.

23 agosto, 2019

Autor/Autora

Activistas zaragozanas en la zona de los Balcanes ayudando a refugiados y refugiadas.


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR