#26J  Altavoz

Stagnazione

Por fin llegó la noche del 26J y nos poníamos delante de la televisión para poder presenciar en vivo y en directo lo que los profetas y demás todólogos llevaban anunciando desde hace semanas, ‘il Sorpasso’
| 1 julio, 2016 11.07

Conforme avanzaba el escrutinio el silencio y las miradas de incredulidad y asombro se fueron apoderando de todas, daba igual a qué partido hubieses votado o dejado de votar. Por primera vez desde el surgimiento del 15M y la noche electoral de las europeas del 2014, nadie era capaz de dar una explicación racional a lo que estaba presenciando. Los tertulianos y demás analistas políticos solo eran capaces de balbucear cosas que lo único que hacían era llenar ese ruidoso silencio que se apoderó de la mayoría de la ciudadanía de este país.

Casi nadie había previsto un escenario en el cual hubiese un descenso de votos tanto del PSOE como de Unidos Podemos y una subida tan abrumadora e inquietante para el PP. España había hablado y una vez más solo parecía haberla entendido la derecha.

Voy a exponer unas pinceladas rápidas y a brocha gorda de lo que ha podido pasar en esta campaña, que a todas luces no ha sido exitosa para las fuerzas autodenominadas del cambio. Aunque tampoco me atrevería a decir que ha sido desastrosa.

Por un lado, el PP ha demostrado una vez más con su campaña del miedo, que ellos navegan como nadie en el subconsciente populista del español medio. Ellos son a la vez lepenianos, liberales y cristianodemócratas. Ellos ofrecen seguridad y unas faldas a las que agarrarse. Son la ‘zona de confort’ y fuera, el caos. La corrupción para su electorado sólo son pequeños pecadillos que conlleva el administrar la cosa pública. Mientras repartan alguna migaja todos contentos.

Lo que habrá que ver es hasta cuando mantendrán esta unidad, sólo les une el miedo y ese es un pegamento con poco recorrido a largo plazo. Y su electorado está muy envejecido.

Ciudadanos se fue a Venezuela a hacer campaña y resulta que se la hizo al PP. Y tampoco puedes pactar con el PSOE y luego hacer como si no hubiese pasado nada. El centro ideológico no existe, Adolfo Suarez hace tiempo que dejó de estar de moda. Aunque irónicamente gracias a Ciudadanos no tenemos mayoría absoluta del PP, si hay unas terceras elecciones estaremos ante otro UPyD.

Lo del PSOE hay que enmarcarlo dentro del derrumbe de la ‘vieja socialdemocracia’ a nivel internacional. Su estructura es fuerte y sólida, sus redes clientelares tienen profundas raíces, pero sus grietas internas ya se ven desde Marte. Si se hubiese confirmado el sorpasso se habría acelerado su descomposición hasta límites insospechados. Con este resultado sólo consiguen atenuar su caída, la cual y salvo que den un giro de 180 grados, parece inevitable. No son capaces de conectar con la juventud y eso a largo plazo es la muerte.

Celebrar que tu partido no ha sido adelantado por Unidos Podemos, con los peores resultados de tu historia, es para hacérselo mirar. Como sigan así, ni la baronesa del sur tendrá reino dónde reinar. Es lo que tiene intentar ser liberal y socialista a la vez, que te genera unas contradicciones que ni Hegel sería capaz de encontrar lógica alguna.

Y finalmente Unidos Podemos. Desde Podemos siempre decían que hay sumas que no multiplican, pues bien esta ha sido una de ellas. No pasa nada, había que intentarlo. Hay muchos factores que pueden explicar la abstención de ese gran porcentaje de votos que se han quedado en casa.

En mi opinión, la campaña de Unidos Podemos hay que entenderla desde la óptica que partía de que el sorpasso era ya una realidad, y por eso los que planificaron la campaña decidieron tirarse a la piscina para intentar acercarse al PP rascando votos en el electorado más indeciso del PSOE, y lo que han conseguido es descuidar por completo su flanco izquierdo, el cual necesitaban para que se produjese tal deseado sorpasso.

Y es que presentarte en plena campaña como la nueva socialdemocracia, fue entendido por poca gente y seguramente no era el momento de plantear esa discusión en una España que sigue confundiendo la socialdemocracia con el social-liberalismo que representa el PSOE. Tampoco ayudó en nada que Pablo Iglesias se presentase como un seguidor de Zapatero al cual le pides consejo, por mucho que los poderes mediáticos hayan magnificado dicha respuesta. Por no hablar del debate a cuatro en el cual se insinuó que ahora el referéndum no era línea roja.

La campaña de IU dentro de la coalición también ha tenido sus errores. Demasiadas caras de Alberto Garzón y demasiadas dudas sembradas sobre la coalición por parte de algunos de sus dirigentes, que no han ayudado nada en ese votante de IU que seguía sin fiarse de Podemos. Y qué duda cabe ha podido contribuir a aumentar esa abstención.

En definitiva, la campaña de Unidos Podemos ha sido demasiado moderada a mi entender, y ha descuidado en exceso a ese votante que el 20D votó a IU, porque veía a Podemos como el nuevo PSOE. Unidos Podemos se ha creído lo que le decían desde la tele y la prensa, y ha hecho la campaña en función a esas encuestas, dando por hecho que los ‘suyos’ saldrían a votar.

Pero a pesar de todo esto, pienso que Unidos Podemos tiene que seguir adelante. A pesar de este pequeño tropiezo hay que recordar que en 2011 en pleno 15M, no había nada más allá que fuese capaz de competir con la hegemonía del PP y el PSOE. Ahora tenemos 71 diputados y diputadas en las cortes que pueden dar voz a las luchas en la calle, las cuales por cierto deben atenderse con urgencia. Necesitamos crear un tejido social que no sea sólo circunstancial, sino que atraviese generaciones. El carril rápido ha terminado, ahora toca pasar al lento, trabajar en los sindicatos, en los movimientos sociales, ir a esa población rural sin miedo y con paciencia. Toca hacerse pueblo, pero no cualquier pueblo, sino uno que sea consciente que para ser soberanos de nuestras decisiones y que estas decisiones puedan materializarse, hay que empezar por entender lo cercano, sin apartar nunca la vista del bosque. Y para ello en lo que nos toca a nosotras aragonesas y aragoneses, igual tenemos que empezar a reclamar nuestro propio espacio político dentro de la confluencia. Hay que mirar el modelo de las Mareas o de En Comú Podem. Necesitamos urgentemente crear un movimiento en Aragón que sea reconocido por su juventud y sus mayores. Un movimiento que sea capaz de mirar al futuro con sonrisas y con inteligencia. Salgamos de este eterno ‘stagnazione’. Si no lo hacemos nosotras nadie más lo hará.

1 julio, 2016

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR