Sobre el nudo de evacuación eléctrica de la Central Térmica de Andorra

En primer lugar me gustaría agradecer en mi nombre y el de toda la ejecutiva de nuestra Unión Comarcal de CCOO al Instituto para la Transición Justa y su directora Laura Martín la invitación y oportunidad de asistir al acto de presentación que tuvo lugar el pasado 28 de mayo en la Casa de Cultura de Andorra. Ya no solo por poder asistir y escuchar de primera mano cuales son las líneas básicas e intenciones de las diferentes administraciones públicas en el proceso de reconversión del sector eléctrico, sino por poder participar activamente en la presentación planteando una serie de …

En primer lugar me gustaría agradecer en mi nombre y el de toda la ejecutiva de nuestra Unión Comarcal de CCOO al Instituto para la Transición Justa y su directora Laura Martín la invitación y oportunidad de asistir al acto de presentación que tuvo lugar el pasado 28 de mayo en la Casa de Cultura de Andorra.

Ya no solo por poder asistir y escuchar de primera mano cuales son las líneas básicas e intenciones de las diferentes administraciones públicas en el proceso de reconversión del sector eléctrico, sino por poder participar activamente en la presentación planteando una serie de cuestiones, dudas y reflexiones sobre el mismo.

Desde nuestra humilde Unión Comarcal de CCOO tenemos claro cuál es el papel que cada actor debe jugar en este proceso y el nuestro es el de defender los intereses de las y los trabajadores y por lo tanto la mayoría social de este país. Siempre con respeto y desde un punto de vista propositivo y constructivo nos gustaría que no se cometiesen errores del pasado y del presente como ha sido, y es, la gestión de los fondos MINER y FITE.

Un modelo de gestión basado en la creación de infraestructuras o la subvención de proyectos que más que orientados a la generación de una economía productiva se han dedicado al desarrollo de iniciativas basadas en el cemento y la temporalidad y que en sí mismas no han generado empleo a medio y largo plazo.

Si hablamos de economía productiva, de industria y de cómo esta puede y es el verdadero sustento y motor de otros sectores como puede ser el sector servicios, comercio local etc estamos en la obligación de decir que hasta el momento el papel jugado por el Estado como mero subvencionador y facilitador de la industria e iniciativa privada ha fracasado en su intento de generar una alternativa al monocultivo de las industrias extractivas y de la producción de energía.

En este sentido queremos haceros llegar un resumen de las aportaciones que realizamos el pasado 28 de mayo. En nuestra opinión el Estado debe jugar un papel más proactivo y decisivo estudiando fórmulas de colaboración y participación en los diferentes proyectos. Esto se puede hacer desde la participación accionarial en los mismos como un modo de control y fiscalización de las inversiones y proyectos y/o también desde la creación de un polo público industrial que plantee sus propios proyectos e iniciativas de forma cooperativa o relacionada con proyectos como el de la generación de “hidrogeno verde” o de cualquier otro tipo.

Tenemos que recordar que lo que aquí parece un planteamiento inasumible es norma en países de nuestro entorno. No tenemos más que ver como el accionariado de algunas de las empresas que concursan para hacerse con porciones de sectores estratégicos en nuestro país es de capital y control público como es el caso de Enel-Endesa o la empresa nacional de trenes de alta velocidad francesa que en la actualidad está compitiendo con RENFE.

En este sentido creemos también que la Universidad Pública española y en concreto la Universidad de Zaragoza debe y puede jugar un papel clave en el desarrollo de ideas, proyectos y planes para la reindustrialización ordenada y planificada democráticamente del modelo productivo que este país realmente necesita y así se ha encargado de demostrar la pandemia.

Tenemos que recuperar nuestra soberanía productiva y tecnológica para dejar de ser un país dependiente al albor de los vaivenes de la economía mundial.

Para terminar, pero ello no menos importante, y aunque se nos quedan muchas cosas en el tintero, tenemos que hablar de fiscalidad. Estamos totalmente en contra del dumping fiscal que se viene produciendo en muchos sectores y en particular en el de la producción de energía.

No pueden ser que todos los efectos negativos, que los hay, de la implantación de las energías renovables sean para el territorio y que el dinero de los impuestos de sociedades etc se vayan a la Comunidad de Madrid porque las sedes sociales de la empresas se encuentran allí. Es más este dinero no solo tiene que venir a Aragón sino que se tiene que invertir de forma directa en las zonas afectadas por la implantación de los parques eólicos y fotovoltaicos y más concretamente el 100% del mismo tiene que ser destinado a la economía productiva de la que antes hablábamos.

Agradeciendo nuevamente la oportunidad que nos brindaron las administraciones, las animamos a tener un papel protagonista, valiente y decidido. Este puede que sea el último tren que pasa por nuestra puerta. No lo fiemos todo a los de siempre, tenemos las herramientas y la fuerza necesaria para cambiar las cosas y crear un futuro mejor para los y las trabajadoras de este país. Ahora o nunca.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies