Se desploman las acciones de la empresa que planea una mina de potasa junto a Yesa

La matriz australiana de Geoalcali se dejaba en una sesión un 18% del valor de sus acciones debido al retraso en los proyectos, a la carencia de la totalidad de la inversión y a las dudas en las diferentes administraciones sobre el proyecto Mina Muga

Pintadas en contra de Mina Muga en Undués de Lerda.

Las acciones de la empresa australiana Highfield Resources, matriz de Geoalcali, la empresa que ha planteado varios proyectos de minería de potasas entre Aragón y Nafarroa, han sufrido una caída del 18% en las bolsas australianas, lo que ha motivado que dejasen de cotizar durante algunos minutos.

El proyecto más avanzado de Geoalcali es del de Mina Muga, situado a caballo entre Zangoza y Undués de Lerda, Nafarroa y Aragón, y muy cercano al embalse de Yesa. En estos momentos, dicho proyecto se encuentra paralizado, pendiente de la resolución de su Estudio de Impacto Ambiental, contra el que se presentaron numerosas alegaciones.

La empresa todavía no dispone del capital necesario para acometer la obra, con lo cual, la caída en las bolsas australianas supone un duro varapalo de cara a conseguir esos inversores que todavía se mantienen indecisos.

ASX, el mercado de inversión australiano en el que cotiza, ha realizado consultas a Highfield Resources por la caída sufrida esta madrugada en las bolsas australianas, ante lo cual, la empresa ha considerado advertir al mercado de valores de la posibilidad de que un artículo en la prensa navarra pudiera haber influido en la cotización.

El artículo fue publicado en Nafarroa en base a una nota de prensa de EFE en la que se hacía constar la propuesta del gobierno navarro a Geoalcali, de realizar una consulta popular con respecto al proyecto Muga, "para dar respuesta a las inquietudes que hay en Zangoza y su comarca".

En la misma comunicación de la matriz australiana con el mercado de valores, Highfield Resources advertía que no podía asegurar la fecha de inicio de la obra, originalmente planteada para este mes de marzo, debido a que los trámites, tanto la consulta propuesta por el gobierno navarro, como la resolución del impacto ambiental, podrían alargarse.

La empresa no ha dudado en cargar tintas contra la prensa y contra la nota emitida por EFE, de la que ha dicho literalmente que son "especulaciones mediáticas", a las que no suelen hacer caso.

Sin embargo, la sensación de cara a las poblaciones afectadas es que se trata de especulaciones por parte de la empresa, que a través de su filial Geoalcali, no ha hecho otra cosa que vender bondades de un proyecto, que todavía está en el aire, y puestos de trabajo inexistentes, cuando en realidad acumula más de un año de retrasos.

Respecto a estos trámites administrativos la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local del Gobierno Navarro, Isabel Elizalde aseguraba que están en contacto con el MAGRAMA para conocer como transcurre el proceso autorización minera. En este sentido, apuntaba que el 8 de mazo le fue trasladado al gobierno navarro que el proyecto es "relativamente complejo" y que les preocupa que esté bien evaluado, así como están haciendo especial hincapié en los riesgos sísmicos y en la problemática de la contaminación de aguas.

Ecologistas en Acción alerta de la peligrosidad del proyecto Muga

Ecologistas en Acción ha destacado los problemas de sismicidad que puede provocar este proyecto. La sismicidad en el entorno de la falla de Loiti, localizada inmediatamente al norte del yacimiento, ha sido interpretada como origen de la crisis de la canal de Berdún en los años 20, por lo que resulta imprescindible que un estudio detallado de la misma acompañe la memoria técnica del proyecto que, por el contrario, carece de él, a fin de garantizar la seguridad de la zona, pero sobre todo por la probable afección al cercano embalse de Yesa y a los deslizamientos que se producen en sus dos laderas.

La ausencia de una valoración de las estructuras sismogénicas y de la posibilidad de factores detonantes de seísmos, inducidos o anticipados, debido a la alteración del régimen de esfuerzos en el subsuelo como consecuencia de la actividad minera, el bombeo de aguas, la depresión de los freáticos o el uso de explosivos, perfilan un panorama de catastróficos impactos e incompatibilidad entre la actividad y el medio si no se evalúan previamente dichos riesgos con absoluta precisión. Los numerosos problemas de estabilidad de taludes a lo largo de todo el entorno de la explotación, como el ya citado en ambos lados del embalse de Yesa, hacen que, en ese contexto, cualquier vibración sísmica pudiera amplificar los movimientos actuales o desencadenar el inicio del deslizamiento de materiales que se encuentran en condiciones de metaestabilidad.

Sin embargo, tan pobre y carente de rigor era el estudio inicial aportado al efecto por el promotor que, a requerimiento de la administración, se ha visto obligado a encargar otro.

Promovido por la empresa Geoalcali, el expediente de "Mina Muga" se halla en este momento en el Ministerio de Industria, que debe responder aún a las alegaciones presentadas durante el período de información pública. A través de su fundación, Geoalcali, que ha subvencionado actos en fiestas patronales y ofrece hierba artificial para los campos de fútbol, intenta ganarse la voluntad de los pueblos afectados con las mejores artes de los años del caciquismo. Eso sí, evita entrar en cualquier debate técnico con expertos, donde las deficiencias de su proyecto o la ocultación de los peligros que implica salgan a relucir.

Por todo lo enunciado, en virtud de los elementos específicos de cada uno de ellos, y del riesgo inherente compartido por los dos, basado en la conjunción de la sismicidad (efecto de la actividad) con la particular composición geomorfológica del contexto, Ecologistas en Acción solicita la paralización inmediata de los proyectos "Mina Muga" que amenaza gravemente la seguridad de las poblaciones afectadas. Es momento de contraponer las promesas, incumplidas, a los peligros, probados.

Cada uno de los gobiernos implicados es responsable de acuerdo a sus competencias. Los gobiernos autónomos de Nafarroa y Aragón, como responsables cada cual en su respectiva parcela en el caso de "Mina Muga". Ecologistas en Acción apela también a los partidos políticos, a quienes exige afrontar con valentía la gestión de estos proyectos y buscar con coherencia un futuro sostenible y seguro, lejos de falsas promesas.

Además, desde la asociación ecologista han destacado las afecciones medioambientales que este proyecto conlleva, como son la contaminación salina de cauces y acuíferos, la desmedida carga de transporte, cifrada anualmente en 102.500 camiones pesados en las carreteras hasta el puerto de Bilbao, puesto que no se ha conseguido transporte por ferrocarril para la potasa y el excesivo consumo de agua, casi un hectómetro cúbico anual, 819.784 m3 en concreto, equivalente al suministro de una ciudad de 16.500 habitantes.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies