Preocupación por el estado de los internos del CIE de Aluche tras la protesta

En la noche del martes, varias decenas de internos del centro se amotinaron en la azotea, donde se mantuvieron durante toda la noche gritando consignas como "libertad" o "dignidad". Miembros de SOS Racismo y otros colectivos sociales se dirigen al centro para comprobar que no haya abusos hacia los amotinados. Hasta el momento el personal del centro no les ha permitido la entrada.

Uno de los internos sostiene en el tejado del CIE una pancarta con la palabra "Libertad". Foto: Dani Gago (Diagonal)

Después de 12 horas de protesta y negociaciones, los cerca de 40 internos amotinados en la azotea del Centro de Internamiento de Aluche en Madrid han comenzado a bajar a sus habitaciones a las 9.30 de este miércoles. Desde el centro afirman que han acordado con ellos que no habrá represalias contra los participantes en la protesta.

Desde SOS Racismo y otros colectivos que trabajan sobre migración se han dirigido esta mañana al centro para intentar entrevistarse con los internos y comprobar que no se ejercen violaciones de sus derechos, pero hasta el momento, el personal del centro no les han permitido la entrada.

Decenas de personas han acudido esta mañana a la zona para reclamar el cierre de los CIE. Desde varios colectivos están convocando una concentración para esta tarde a las 18.00 horas frente a las instalaciones del centro.

Desde la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) también han vuelto a reclamar el cierre de estas instalaciones y exigen a Delegación de Gobierno información transparente sobre su gestión.

A las 21.25 horas de este martes, varias decenas de internos del centro se amotinaron en la azotea, donde se mantuvieron durante toda la noche gritando consignas como "libertad" o "dignidad". Una docena de coches de la policía municipal y nacional, además de personal del Samur y bomberos, mantuvieron un cordón de seguridad alrededor del CIE.

Hasta el lugar se acercaron miembros de la Corporación municipal, como los concejales Guillermo Zapata, Javier Barbero o Carlos Sánchez Mato, y los diputados de Madrid Lorena Ruiz Huerta, Isidro López y Pablo Padilla, además de miembros de colectivos sociales que mostraron su apoyo a los internos amotinados.

El primero cargo en llegar fue el concejal de Seguridad, Javier Barbero, quien explicó que las negociaciones las estaba llevando a cabo la Policía Nacional y personal del Ministerio de Interior. Barbero subrayó que los CIE son "una experiencia fallida" y que "no es de recibo que haya gente encerrada por un tema administrativo".

A las 3.40 de la madrugada, un grupo compuesto por diputados, senadores, concejales, Policía Municipal y bomberos, intentó entrar en el centro de internamiento, pero la Policía Nacional les cortó el paso. Con este intento, Barbero quiso poner en evidencia la negativa del Ministerio del Interior a cooperar con el Ayuntamiento en la búsqueda de una solución. Desde la FRAVM han calificado de "inaceptable" que la dirección del CIE haya impedido esta madrugada el acceso a sus instalaciones de representes institucionales y de los propios servicios de emergencias municipales.

El concejal afirmó que desde el Ayuntamiento, la alcaldesa Manuela Carmena había ofrecido su apoyo para negociar y mediar con los internos a la delegada de Gobierno, Concepción Dancausa. Desde la Asamblea Madrid Libre de CIE, formada por colectivos de protección de los derechos humanos, intentaron negociar con el Ayuntamiento, en los últimos meses del pasado año, la presentación de una moción para instar al Gobierno español a cerrar el CIE de Aluche, pero el Ayuntamiento rehusó presentar en el Pleno la moción por la falta de apoyo por parte del PSOE.

A principios de este mes, el CIE de Sangonera la Verde, en Murcia, vivió también la fuga de 67 de sus internos –44 de ellos detenidos por Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana varias horas después–. El episodio provocó que hasta el Sindicato Unificado de Policía (SUP) protestara por el papel que juega la policía en estos centros. "El control de los internos de los CIE no es una labor policial", señalaba el sindicato en Twitter.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies