Mundo

Policía española en Chile: No lo entendemos

No entendemos, como un día el diputado Miguel Urbán de Podemos denunciaba la represión en Chile en la Eurocámara; al otro, el mismo gobierno con el cual mantienen o están forjando una alianza, enviará unidades policiales destinadas a fortalecer las practicas represivas sobre la población chilena.
| 30 noviembre, 2019 18.11
Policía española en Chile: No lo entendemos
Foto: @jjcc_chile

El pasado 25 de noviembre, se presentó en Chile el informe de Amnistía Internacional. Ana Piquer en representación de la institución comentaba que “las violaciones de derechos humanos en el país son generalizadas y, por lo mismo, la responsabilidad va más allá de quién “apretó el gatillo”. Mientras ocurría esto, se anunciaba la colaboración policial entre España y Chile.

Estas violaciones a los derechos humanos apuntan al gobierno, pero directamente al accionar de Carabineros de Chile. En el país hay una cifra inédita (y a nivel mundial) de 230 personas que han perdido un ojo por los disparos de escopetas de balines para reprimir las manifestaciones en el último mes de manifestaciones. Este martes, conocimos dos tristes noticias: Gustavo Gatica, estudiante universitario, quien perdió de manera definitiva la visión total de sus dos ojos. La segunda, de una mujer que yendo a su trabajo vio afectado uno de sus ojos al caerle un proyectil lacrimógeno lanzado por Carabineros.

En este mismo contexto, se publicó un estudio en que la utilización de balines contenía grandes cantidades de plomo (80%) y solo una parte pequeña de caucho (20%), según indicaban estudios de la Universidad de Chile y la Universidad Austral. El director de Carabineros dijo desconocer y discrepar sobre la información de la composición de los perdigones.

Estas acciones policiales están siendo no solo rechazadas por amplios sectores de la sociedad chilena en la calle, en la prensa nacional e internacional o por algunos políticos, sino que también ha permitido abrir la discusión social sobre la conveniencia de la existencia de esta institución y sobre la renuncia de su director general, Mario Rozas.

La pésima idea es, por un lado, no solo la de Sebastián Piñera que insiste en gobernar en contra de la juventud, los trabajadores y los jubilados, y de continuar haciéndolo solo será por vía ‘manu militari’, por otro, la pésima idea proviene del gobierno español en funciones que en medio de una crítica internacional gravísima que pesa sobre el gobierno chileno y sobre las instituciones armadas del Estado, avala esta idea de cooperación, la cual no se limita a una ayuda especifica, pues es parte de un programa integral de adiestramiento sostenido en el tiempo.

No entendemos desde Chile, como este gobierno español y sus aliados que se dicen progresistas mantienen lazos con una institución tan cuestionada y con un futuro bastante incierto producto de su accionar represivo.

No entendemos, como un día el diputado Miguel Urbán de Podemos acertadamente criticaba y denunciaba la represión en Chile en la Eurocámara; al otro, el mismo gobierno con el cual mantienen o están forjando una alianza, enviará unidades policiales destinadas a fortalecer las practicas represivas sobre la población chilena.

No entendemos desde Chile, por qué no ha tomado este gobierno español la misma actitud de suspender esa colaboración policial como lo hizo el gobierno francés.

30 noviembre, 2019

Autor/Autora

Residente chileno en Aragón. Doctorando Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza.


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR