#Elecciones28A  Mundo

Pablo Casado, el ordenanza de la ultraderecha en el Senado

“Senadores por el 155”. Ese es el lema con el que los senadores del Partido Popular se presentarán a las elecciones del 28 de abril.
| 19 febrero, 2019 14.02
Pablo Casado, el ordenanza de la ultraderecha en el Senado

Y no, no es broma. Lo harán bajo las siglas del PP, sin hacer coaliciones con otros partidos, pero apelando a los votantes de Cs y Vox, aprovechando la aversión ideológica de ambas formaciones a esta Cámara Alta y a todo lo que huela a cierto poder territorial.

El giro a la ultraderecha de las políticas del Partido Popular bajo el mandato de Pablo Casado comienza a ser tan irresponsable como incendiario, hasta el punto que consciente de la pérdida de votos en favor de la ultraderecha, lejos, muy lejos de asumir que el problema con Catalunya es político, pretende dinamitar los pocos puentes en pie asegurando que trabajará por un 155 “largo y duradero”.

Este lunes, en su discurso ante la junta directiva nacional del PP, Casado fue interrumpido en varias ocasiones por los aplausos de los palmeros y palmeras, en esta ocasión encabezados por la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, y el presidente del Senado, Pío García Escudero. El líder popular afirmaba que la lista al Senado será «en gran medida» la de los candidatos que están «dispuestos a votar una vez más» en favor de aplicar el artículo 155 de la Constitución a Catalunya y aseguraba que si gana el PP las generales ese precepto constitucional se aplicará «con la duración y la extensión competencial que otros partidos no quisieron». Vamos que de mantener la mayoría en el Senado, o de conseguirla con el apoyo de sus nuevos socios, Ciudadanos y Vox, la suspensión del autogobierno catalán podría ser de forma indefinida.

En esta suerte de hooliganismo patrio, de verdad goebelsiana, Casado retuerce los términos hasta límites insospechados y asegura que el artículo 155 “no es represión” sino “libertad”, vamos que la suspensión de un gobierno territorial es más un favor que una ofensa, y que lo que de verdad es un “obstáculo a la convivencia” son “el nacionalismo y el socialismo que ampara esas reivindicaciones nacionalistas”. Entiendan en sus palabras el nacionalismo catalán, porque la exaltación de lo español, pese a lo visto en Colón, ni siquiera debe ser nacionalismo.

Lo cierto es que el último sondeo del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) ha debido de afectar a Casado bastante, hasta el punto de comenzar a centrar su campaña en el Senado. La encuesta del GESOP augura un batacazo en las presidenciales para el Partido Popular, que pasaría de los 137 escaños actuales a cerca de 77. Todo ello en beneficio de sus nuevos socios Ciudadanos y Vox. Un puyazo que quizá le haya hecho preguntarse a Casado, ¿y si nos dejan el Senado? En esas estamos.

19 febrero, 2019

Autor/Autora

Redactor. Integrante del Consello d’AraInfo. @maconejos


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR