Nos quieren robar el agua que bebemos

Pensaba que estas cosas solo sucedían en las películas del Oeste, pero ya nada me sorprenderá en esta vida, visto lo que nos está pasando en El Frago como consecuencia de la instalación de macrogranja en el término Biel, aguas abajo del Arba. Nos robarán el agua que bebemos los de El Frago para dársela a 8.000 lechones. Si no fuera realidad, sería un guión de un Western perfecto. Pero, desgraciadamente no es ficción. Sería la típica película en la que un acaudalado pistolero, sin escrúpulos, compra la finca de los “MacGregor” y, como él tiene agua río arriba, decide …

Jose Ramon Reyes Alcalde de El Frago

Pensaba que estas cosas solo sucedían en las películas del Oeste, pero ya nada me sorprenderá en esta vida, visto lo que nos está pasando en El Frago como consecuencia de la instalación de macrogranja en el término Biel, aguas abajo del Arba.

Nos robarán el agua que bebemos los de El Frago para dársela a 8.000 lechones. Si no fuera realidad, sería un guión de un Western perfecto. Pero, desgraciadamente no es ficción. Sería la típica película en la que un acaudalado pistolero, sin escrúpulos, compra la finca de los “MacGregor” y, como él tiene agua río arriba, decide cortar el agua al resto del valle o incluso envenenarla.

Y todo esto con el beneplácito del Sheriff del lugar y sus ayudantes, que se colocan al lado del pistolero, venido a más, que ha acumulado mucho poder y dinero. Al final de la película siempre gana el bueno: aparece un héroe que soluciona el problema y termina desapareciendo en el horizonte montado en su caballo solitario con el orgullo del deber cumplido.

Pues bien, aunque se parece, lo que estamos viviendo en El Frago no es una película, ¡ojalá lo fuese! Nuestro pueblo, de gente emprendedora y solidaria, sueña con seguir viviendo y cada mañana sostiene un pulso con la despoblación. Pertenece a esa maldita España vaciada que, en breve, los políticos empezarán a nombrar a bombo y platillo.

Claro, es que nos querrán sacar el voto. Pero, a la hora de la verdad, no ponen lo que hay que poner encima de la mesa y no acaban con el problema. El caso es que río arriba se encuentra el pueblo de Biel, con unas gentes hospitalarias y generosas, unas gentes con las que, desde hace siglos, hemos mantenido unas relaciones de vecinos bien avenidos. La prueba son los abundantes matrimonios que unen familias de los dos pueblos. Esperamos que sigamos como pueblos hermanos. Todo andaba bien hasta que un acaudalado señor decidió colocar dos granjas de 3000 y 8000 cerdos en un paraíso, cercano a la Sierra de Santo Domingo.

Y, no contento con ello, ahora pretende captar 28.552 metros cúbicos de un acuífero del rio Arba, el cual nos suministra el agua de boca. Es decir, este señor pretende dejar sin agua y sin futuro a una población de XI siglos de historia. El río está completamente seco y con el pozo de la nueva macrogranja vaciarán el acuífero y nos dejarán sin agua y sin futuro a los pueblos que vivimos rio abajo.

La Confederación Hidrográfica del Ebro -CHE- debe ser el juez que aplique la ley y tiene que ver la aberración que se pretende cometer. Si la justicia es justa, velará por los intereses de los vecinos humanos y no de los vecinos porcinos con los que pretende enriquecerse un señor sin escrúpulos. Entre tanto la película continúa. Hemos pedido ayuda al Ayuntamiento de Biel para obtener un informe desfavorable al pozo que nos deja sin agua.

Y contestan: “Amigo, la ley es la ley”. Nos hemos ofrecido a contratar un perito para hacer una auditoria medio ambiental. Queremos que sea un buen profesional, sin contaminar por el tema. Pero tampoco les interesa a los gobernantes de Biel, un magnífico pueblo con grandes gentes. La película está a mitad, ¡quién sabe cómo terminará! Pero El Frago está vivo, y muy vivo. Y así seguirá mientras haya una fragolina o un fragolino que alce la voz.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies