Altavoz

Mirar de soslayo a la Institución

En las últimas jornadas sobre Destrucción Creativa celebradas en Zaragoza, Guillermo Zapata en nombre de EnRed.cc y dentro de su exposición sobre la Carta de la Democracia, explicó la sugerente imagen de un metafórico triángulo en el que nos movemos sin descanso activistas y movimientos sociales ante el bloqueo institucional que preside la actualidad. Contado...
| 28 mayo, 2014 07.05
Mirar de soslayo a la Institución
Palacio de la Aljaferia

palacio de la AljaferiaEn las últimas jornadas sobre Destrucción Creativa celebradas en Zaragoza, Guillermo Zapata en nombre de EnRed.cc y dentro de su exposición sobre la Carta de la Democracia, explicó la sugerente imagen de un metafórico triángulo en el que nos movemos sin descanso activistas y movimientos sociales ante el bloqueo institucional que preside la actualidad. Contado de manera un poco subjetiva, este triángulo de las Bermudas tenía tres vértices que representan las tres posiciones básicas o extremas por las que pueden optar los agentes ciudadanos.

El primero era el éxodo, la construcción al margen de lo institucional, dando la espalda a los largos brazos del Estado-Nación y poniendo en marcha iniciativas autónomas y autorreconocidas que apenas le piden al Estado que no intervenga en su actividad con medidas penalizadoras o entorpecedoras. Conocidos dispositivos como los centros sociales ocupados, o nuevos procesos como las redes de consumidores y productores ecológicos podrían responder a este modelo.

Los otros dos vértices del triángulo sintetizaban dos fórmulas diferentes de la postura contraria: intentar la trasformación efectiva de la Institución a favor de los objetivos de los movimientos sociales. Una de ellas persigue esta transformación desde el afuera de la Institución, con medidas más o menos disruptivas y que van desde las reivindicaciones clásicas de matriz reactiva hasta las propuestas de insurreción o revolucionarias. Buena parte de la práctica sindical se situaría hacia el extremo más conciliador de esta franja, y el espíritu del Rodea el Congreso del 25S o una parte del soberanismo progresista catalán en su parte más rompedora. La otra trata de modificar la Institución desde su adentro, bien a través de la negociación con los representantes electos, bien probando a llenar de contenido las propuestas participativas llegadas desde arriba, bien mediante la vía electoral apoyando opciones de tinte social o, como en los últimos tiempos, impulsando candidaturas “movimentistas” o echando leña al fuego de lo que se ha venido a llamar la “apuesta municipalista”.

Esta sugerente metáfora de la triple opción genérica de los movimientos sociales, sin embargo, corre el peligro de dar por sentado que el eje de la acción de los agentes sociales y ciudadanos no puede más que depender de su posición respecto a la Institución. Y aunque es bien cierto que esta cuestión es uno de los principales puntos de debate interno en la multitud de iniciativas ciudadanas que podrían encaminarse a una construcción colectiva del Buen Vivir, tal y como parecen indicar los resultados provisionales de la investigación-acción Nojoblab, no parece al menos el punto de partida más idóneo. Frente al Estado y su pesada maquinaria, la única garantía de éxito que tienen las iniciativas ciudadanas pasa por el empoderamiento previo de la propia ciudadanía, por el requisito de que la iniciativa y la agenda de lo público se despliegue siempre desde los propios sectores populares (Tomás Villasante dixit).

Esa mirada totalmente determinada por su posición respecto a la Institución poco puede ayudar a ese empoderamiento colectivo imprescindible. Lo mismo si mira a la Institución directamente con la intención de trasformarla (raro parece querer dirigirse a una dirección y mantener la mirada fija en otra parte) como si le da completamente la espalda (en un contexto de muy poco probable superación de las lógicas del Estado-Nación a corto o medio plazo).

¿Será tal vez una vía posible la de caminar con la mirada puesta en nuestro objetivo de autoempoderamiento, sin mirar de frente a la Institución ni retirarle completamente la mirada? ¿Podríamos optar por mirar de soslayo a la Institución sin detenernos un solo paso en nuestra propia ruta?

Esta mirada lateral o periférica posibilitaría entonces, y daría sentido, al ejercicio sincrónico y conjunto de las tres opciones que definían los vértices del triángulo de la metáfora. Permitiría dirigir nuestra mirada directa al 99%. Nos haría, como diría el refrán popular, ir rogando pero con el mazo dando.

Un ejemplo paradigmático de este modelo, a nadie se le escapa, es el de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. En su seno toma forma la fructífera combinación entre acciones reactivas, como la paralización de deshaucios, e iniciativas constructivas bien completamente al margen, como la Obra Social (que actualiza ese viejo “no pedir sino tomar, no esperar sino hacer”), o bien con el objetivo principal de influir en la Administración desde su afuera, como a través de los escraches, o desde su propia lógica interna como en el caso de la Iniciativa Legislativa Popular que llegó a las Cortes Generales.

El ejempo paradigmático de la PAH, centrado en el derecho a la vivienda, se torna singular si intentamos buscar (en vano) entidades o experiencias análogas dirigidas a otros aspectos fundamentales de una vida digna como el trabajo, la cultura, la salud o la educación.

¿Llegará a ser la PAH un modelo inspirador para otros movimientos o iniciativas que miren “de soslayo” a la Institución mientras no cejan en el empeño de empoderarse y de fortalecer procesos comunitarios para hacer frente a alguna de las dimensiones de un Buen Vivir para todas? Muchas dudas y oportunidades se nos presentan a los movimientos sociales que intentemos encontrar respuesta a esta pregunta. Y nos jugamos mucho en este envite.

Félix A. Rivas (Grupo de Estudios Metropolitanos A_Zofra) | Para AraInfo

28 mayo, 2014

Autor/Autora

Investigador y etnógrafo. @felixarivas


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR