Mayor diversidad, más inclusión y más equidad. Por una buena educación pública en el 2021

Frente a quienes sienten sus privilegios amenazados, algunos mucho más alarmados por los grandes bulos que corren estos días en torno a la Ley Celaá que por lo que esta supone en realidad, otros, difundiéndolos intencionadamente para su campaña naranja movilizadora, como Plataforma en Defensa de la Escuela Pública queremos compartir una reflexión sosegada para estos días de vacaciones. El pasado sábado 12 de diciembre tuvimos ocasión de escuchar y debatir con el educador, psicólogo y periodista, Jaume Funes, la charla que llevaba por título 'Construir la buena escuela, leyes segregadoras: la escuela de la diversidad que enseña a pensar, …

educación

Frente a quienes sienten sus privilegios amenazados, algunos mucho más alarmados por los grandes bulos que corren estos días en torno a la Ley Celaá que por lo que esta supone en realidad, otros, difundiéndolos intencionadamente para su campaña naranja movilizadora, como Plataforma en Defensa de la Escuela Pública queremos compartir una reflexión sosegada para estos días de vacaciones.

El pasado sábado 12 de diciembre tuvimos ocasión de escuchar y debatir con el educador, psicólogo y periodista, Jaume Funes, la charla que llevaba por título 'Construir la buena escuela, leyes segregadoras: la escuela de la diversidad que enseña a pensar, recoge la vida, personaliza los aprendizajes, hace posible el derecho a la educación'.

A lo largo de la charla, Jaume Funes defendió la importancia de que la Escuela sea un espacio que dé cabida a toda la diversidad y la heterogeneidad existente en la sociedad, algo que solamente puede ofrecer la escuela pública.

Y nos instó a no perdernos en el ruido de las falsedades en torno a qué significa educar y que nos centremos en cómo garantizar ese derecho tan malinterpretado que todos los niños y niñas o adolescentes y jóvenes poseen y que es el derecho a la educación.

¿Para qué tiene que servir la escuela y al servicio de quién debe estar?

Jaume Funes propone unas preguntas que sería conveniente hacernos para clarificar la escuela que queremos:

1.- ¿Para algunos o para todo el mundo? ¿Queremos una escuela que no deje a ningún niño o niña atrás, que sea justa y atienda todas las necesidades educativas o queremos una escuela que segregue y justificadora de la desigualdad?

Responder a estas preguntas es responder al asunto de los llamados fracasos escolares, los centros segregados y tantas carencias en los recursos para acoger a toda la diversidad real.

2.- ¿Queremos escuelas que garanticen el mérito o escuelas constructoras de oportunidades? Si optamos por lo segundo, entonces no nos conformaremos con conseguir lo que el origen social ya ha previsto, algo que machaconamente nos dicen los estudios sobre el ascenso en la escala social y que no acabamos de abordar con convicción todos los agentes políticos y sociales. Sigue pesando tanto proteger los privilegios que escondemos la cabeza ante retos realmente urgentes. O atendemos los derechos de todos y cada uno de nuestros menores, o no los estamos entendiendo como derechos.

3.- ¿Bajo un modelo único o con capacidad de hacer un aprendizaje personalizado?

Frente a quienes entienden que el mejor modelo es la uniformización de los iguales –esto es, el de quienes huyen de la mezcla y la heterogeneidad, desde el cinismo de un falso pluralismo- conviene comprender en profundidad cómo educar en el respeto a la diversidad que fomenta la convivencia y el aprendizaje intercultural. Y todo ello desde la necesidad de una adaptación personalizada e individualizada en función de las necesidades de cada alumna o alumno.

4.- ¿Para transmitir conocimientos o para ayudar a ser personas competentes? No podemos desperdiciar cien años de pedagogía activa que ha de orientarnos para educar en una sociedad compleja, cambiante, mestiza, digital y en red.

5.- ¿Para aprender a pensar o para aprender las respuestas correctas? Quienes defiendan el pensamiento crítico de manera sincera jamás defenderán la transmisión de dogmas ni de ideas e impulsarán la crítica y la duda, pero también el pensamiento científico y sus formas de validación, la imposibilidad de un conocimiento absolutamente seguro y la importancia de la experiencia y el trabajo colectivo en la resolución de los problemas que como humanidad vamos enfrentando, así como la necesidad de la reflexión ética sobre los mismos.

6.- ¿Ciudadanía o religión? Quienes creemos que las creencias religiosas no deben ser “transmitidas” en la escuela diversa y de todas y todos, defendemos, sin embargo, la escuela como espacio ideal para la enseñanza-aprendizaje de la Ciudadanía, como un horizonte sin final que vamos construyendo e inventando poco a poco, entre todas.

7.- ¿Para ser solo uno mismo o para convivir? Digamos que, más bien, para convivir con los demás siendo de la mejor manera posible una o uno mismo.

8.- Pero, qué duda cabe de que para todo lo anterior, necesitamos una escuela pública con todos los recursos para llevar a cabo tan ingente tarea que responda a las nuevas necesidades y realidades, para un alumnado que vive y que ha de enfrentarse a un mundo cada vez más complejo y cambiante, como decíamos arriba, cuya educación debe ser acompañada por los mejores maestros y maestras, que conocen su oficio y reflexionan permanentemente sobre su saber y su práctica. Y, la mejor manera de hacerlo, la única para que nadie se quede fuera ni nadie tenga menos oportunidades por ser quien es, es desde una escuela entendida como servicio público, la escuela pública gratuita, laica, universal y de calidad.

Corresponde al Estado garantizar el derecho a la educación de todos y cada uno de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes mediante un acceso gratuito y universal que no separe los centros por clase social, género o credo religiosos o de otro signo, haciendo del sistema público el lugar de la diversidad, la libertad de pensamiento, la inclusión y la equidad.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies