Más de 6000 antifascistas bloquean con éxito una marcha de la ultraderecha alemana en Berlín

“Kreuzberg debe ser liberado – por un Kreuzberg alemán, limpio y ordenado”. Bajo esta soflama racista y en plena campaña para las próximas elecciones europeas, el partido ultraderechista alemán NPD convocaba una marcha xenófoba para ayer día 26 de abril que originalmente pretendía recorrer el centro geográfico de Berlín, haciéndolo a través de Kreuzberg, barrio berlinés habitado por un 40% de población inmigrante mayoritariamente turca, kurda y árabe y de arraigada tradición combativa para la izquierda alemana. Inicialmente, la ruta de la marcha neonazi pretendía atravesar lugares tan emblemáticos para Kreuzberg como Oranienplatz, la plaza donde desde hacía casi dos …

Un manifestantante en la protesta antifascista sostiene un cartel en el que se lee "¡Nazis fuera!". Foto: Hannibal Hanschke
Un manifestantante en la protesta antifascista sostiene un cartel en el que se lee "¡Nazis fuera!". Foto: Hannibal Hanschke
Un manifestantante en la protesta antifascista sostiene un cartel en el que se lee "¡Nazis fuera!". Foto: Hannibal Hanschke

Kreuzberg debe ser liberado – por un Kreuzberg alemán, limpio y ordenado”. Bajo esta soflama racista y en plena campaña para las próximas elecciones europeas, el partido ultraderechista alemán NPD convocaba una marcha xenófoba para ayer día 26 de abril que originalmente pretendía recorrer el centro geográfico de Berlín, haciéndolo a través de Kreuzberg, barrio berlinés habitado por un 40% de población inmigrante mayoritariamente turca, kurda y árabe y de arraigada tradición combativa para la izquierda alemana.

Inicialmente, la ruta de la marcha neonazi pretendía atravesar lugares tan emblemáticos para Kreuzberg como Oranienplatz, la plaza donde desde hacía casi dos años y hasta hace unas semanas se encontraba levantado un campamento de refugiados en protesta por su derecho al asilo u Ohlauer Straße, donde se encuentra la antigua escuela Gerhart Hauptmann, actualmente también ocupada por un grupo de refugiados. El recorrido final negociado por Sebastian Schmidtke, jefe del NPD berlinés y la policía, llevado con total secretismo y dado a conocer públicamente tan solo dos días antes de la marcha, comprendía finalmente la estación de Jannowitzbrücke - Brückenstraße – Heinrich Heine Straße – Moritzplatz – Oranienstraße – Rudi-Dutschke-Straße – Charlottenstraße – Leipziger Straße y finalizaría en la estación de metro Stadtmitte.

Ante lo que significaba una clara provocación tanto hacia el vecindario de Kreuzberg, como hacia el antifascismo berlinés, la coordinadora Berlin Nazifrei (Berlín libre de nazis) – que aglutina a numerosas organizaciones políticas de la capital alemana- se apresuró a convocar el bloqueo humano que habría de evitar el paso de la marcha no sólo por Kreuzberg, sino por cualquiera de los tramos del recorrido. Para las 10.00 de la mañana del sábado, dos horas antes del inicio de la marcha nazi, se convocaban así tres puntos de encuentro desde los cuales se debían organizar los puestos de bloqueo: en Heinrich-Heine-Str., muy cerca de Jannowitzbrücke, punto de encuentro del NPD, en Moritzstr. y en Hermannplatz, en el barrio de Neukölln.

Con prácticamente todas las calles aledañas a Jannowitzbrücke cubiertas con bloqueos, a las 12.00 del mediodía, la megafonía de la organización ya anunciaba la presencia de alrededor de 3000 personas solamente en Heinrich-Heine-Str y unas 1000 en Moritzstr. A lo largo de la jornada y hasta el final de la tarde, la cifra de antifascistas en los bloqueos se doblaba, contando con más de 6000 activistas ocupando tranquilamente las calles. El objetivo estaba claro, mientras la marcha nazi siguiera en pie, los bloqueos no se disolverían.

Al otro lado de la calle, y viendo totalmente frustrado el recorrido original de su ruta, los 100 neonazis asistentes, provenientes de la escena local de Berlín-Brandeburgo y algunos simpatizantes venidos desde Dortmund, volvían a negociar con la policía un recorrido alternativo que evitase el paso por Kreuzberg y se dirigiese directamente al distrito de Mitte, en el centro, pero la fuerte presencia antifascista y la perseverancia de los bloqueos durante casi seis horas, impidió que pudieran avanzar más de 300 metros sobre el recorrido planeado, quedándose prácticamente desde el inicio en el punto de encuentro.

Alrededor de las 16.00 horas, se anunciaba que el NPD había desconvocado la marcha en el mismo punto donde se había convocado apenas cuatro horas antes. Los neonazis se retiraban y en la calle, casi 7000 personas celebraban el éxito del bloqueo.

Tras el fracaso de la marcha por Mitte y Kreuzberg y lejos de estos barrios, alrededor de 90 neonazis se concentraron poco después de manera espontánea en la estación de Adlershof, en el extrarradio berlinés, desde donde realizaron un recorrido de varios metros hasta la estación de Spindlersfeld.

La desmesurada presencia policial no evitó las agresiones nazis

Un dispositivo de alrededor de 1600 policías y un helicóptero que sobrevoló la zona durante toda la mañana, escoltaron durante el día de ayer al centenar de frustrados neonazis en el centro de la capital alemana. Esta desproporcionada presencia policial no evitó las agresiones de neonazis a antifascistas y periodistas, que se saldaron con tres nazis detenidos por agresión y la detención de un simpatizante del NPD de Dortmund por delito de incitación al odio, al pronunciar en su discurso “extranjeros fuera”.

Además, un grupo de bloqueantes fue rociado con espray pimienta tras un enfrentamiento con la policía a la altura de Rungenstr. y Köllnischer Park, y según el colectivo de apoyo jurídico Berliner Ermittlungsausschuss, se efectuaron 52 detenciones a antifascistas.

La de ayer no ha sido la única convocatoria que la ultraderecha alemana planea en Berlín durante los próximos días. Para el 1 de mayo, fecha especialmente significativa al celebrarse el día internacional de la clase trabajadora, el NPD ha vuelto a convocar otra marcha de odio racista, esta vez en el barrio de Neukölln, dirigida al nuevo albergue para refugiados abierto allí recientemente.

A falta de conocerse el recorrido completo y el horario de esta segunda marcha, Berlin Nazifrei ya ha convocado a un nuevo bloqueo humano por un 1 de mayo libre de fascismo. "Ni pasaron ayer, ni pasarán", proclaman.

[Paula Cuartero. Corresponsal de AraInfo en Berlin. @PaulaCuartero]

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies