Altavoz

Marketing y derechos patrocinados

En los últimos días se está dando un debate interesante entre la población turolense acerca de una campaña para apoyar que un vecino recupere toda la funcionalidad posible en sus manos, afectadas por una explosión. La iniciativa surgió desde un pequeño comercio, seguramente sin ningún tipo de ánimo de lucro, pero en otras manos se...
| 19 noviembre, 2013 16.11

placido BerlangaEn los últimos días se está dando un debate interesante entre la población turolense acerca de una campaña para apoyar que un vecino recupere toda la funcionalidad posible en sus manos, afectadas por una explosión.

La iniciativa surgió desde un pequeño comercio, seguramente sin ningún tipo de ánimo de lucro, pero en otras manos se ha convertido en toda una campaña de marketing de algunas empresas y bancos, en una especie de maratón que recuerda mucho a un nuevo programa de TV donde la gente cuenta sus dramas sociales para que “el que quiera” aporte dinero u otros bienes. Cualquier profesional de la comunicación tiene claro que toda la actividad de las empresas destinada hacia fuera forma parte de una estrategia de diferenciación y de proyección de marca, es decir, publicidad. De esta forma lo que debería ser un derecho incuestionable se convierte en un “derecho patrocinado”.

Entre las entidades y comercios que se han sumado a la campaña hay pequeños autónomos que ni buscan ni van a salir beneficiados de todo esto, y bastante tienen con pagar las facturas y llegar a fin de mes. Pero también hay otro tipo de empresas. Por ejemplo, bancos con beneficios que son incapaces de conceder alquileres sociales a quien lo necesita o empresas que recortan retroactivamente los salarios de sus trabajadores amparadas en el miedo de la plantilla a los despidos.

La estrategia no es nada nueva, similar a la que denunciaba Berlanga en Plácido: doy limosna a los pobres mientras se recortan derechos y aun encima quiero que me den las gracias, esta vez a través del “reconocimiento social corporativo”. Con este disfraz moral, por ejemplo, se puede tener en tu web corporativa un apartado de “ética”, se pueden contaminar ríos o querer perforar con fracking todas las comarcas, ya que das limosna al Banco de Alimentos o Cáritas, y una cosa compensa la otra ¿o no? Al menos esto piensa Generoso Martín, uno de los “modélicos emprendedores turolenses” propietario de Térvalis, Portesa, Agrimartín o Fertinagro.

El problema es de fondo: la caridad se produce de arriba a abajo, y la solidaridad se da entre iguales. Aunque en este caso haya mucho de solidaridad entre vecinos, lo cual es elogiable, también hay quienes pretenden sacar partido con una campaña publicitaria. Denunciarlo no es “hacer demagogia con la desesperación” como afirma el subdirector del Diario de Teruel, sino algo completamente legítimo. La demagogia la hacen con sus silencios los máximos responsables del IASS en Teruel o los “empresaurios” que quieren tapar sus vergüenzas, seguramente a ellos no les hacia falta una campaña de derechos patrocinados si se diera el caso.

Juan Brovia | Para AraInfo

19 noviembre, 2013

Autor/Autora

Redacción de AraInfo en Teruel. mail: teruel@arainfo.org


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR