#Rojava  Mundo

Los kurdos, solos ante el asedio islamista en el norte de Siria

DIAGONAL | Elisenda Panadés (París) | La batalla de Kobane, en la que los kurdos han aguantado durante varias semanas el asedio del Estado Islámico al grito de “no pasarán”, símbolo de la resistencia y de la soledad de los kurdos sirios. “No pasarán”, el grito de la resistencia del Madrid asediado durante la Guerra...
| 8 octubre, 2014 09.10
Los milicianos y milicianas kurdos combaten contra el Estado Islámico en Kobane.

Los milicianos y milicianas kurdos combaten contra el Estado Islámico en Kobane.

DIAGONAL | Elisenda Panadés (París) | La batalla de Kobane, en la que los kurdos han aguantado durante varias semanas el asedio del Estado Islámico al grito de “no pasarán”, símbolo de la resistencia y de la soledad de los kurdos sirios.

“No pasarán”, el grito de la resistencia del Madrid asediado durante la Guerra Civil, ha sido tuiteado las últimas semanas por kurdos y simpatizantes del mundo entero, y también se ha podido escuchar en las manifestaciones en solidaridad con los kurdos de Siria, asediados por el Estado Islámico (EI). Al cierre de esta edición, Kobane, ter­cera ciudad del Kur­distán de Siria, justo en la fron­tera con Tur­quía, resistía todavía al asedio del grupo yihadista.

La población que sigue en Ko­bane (el 90% ha huido, la mayor parte hacia Tur­quía) se defiende, calle por calle, desde hace más de tres semanas. La batalla vital que se libra en estos momentos en Roja­va (el Kurdistán de Siria) no es una guerra entre dos ejércitos. Es una lucha de­sigual entre una población civil mal armada (“los kurdos están sólo armados de su coraje y de viejos ka­lash­nikov”, expresaba a medios kurdos el doctor francés de Médicos Sin Fronte­ras Jacques Bières después de salir de Kobane) y un auténtico grupo militar (de más de 10.000 hombres) que combate con armamento pesado: la brutal máquina de guerra del Estado Is­lámico, surgido en Iraq antes de implantarse en Siria durante la guerra actual, en la que ha combatido contra Ba­char al-Assad.

Si bien la ofensiva islamista contra Koba­ne se recrudeció este verano –por el rearme del Estado Islámico tras la toma de Mosul en Iraq y luego por sus derrotas militares en ese país–, los ataques yihadistas contra los kurdos de Siria no son nuevos. Em­pe­zaron hace ya dos años ante la indiferencia internacional a pesar de las masacres perpetradas contra la población kurda y las numerosas peticiones de ayuda por parte de los responsables kurdos. Así lo pedía, por ejemplo, Sahlem Muslim, copresidente del Partido de la Unión Democrática (principal partido kurdo en Siria), en una entrevista que concedió a quien esto escribe hace justo diez meses en París.

Después de meses de asedio islamista, la intervención internacional ha llegado en octubre a Kobane después de que la coalición dirigida por Estados Unidos decidiera intervenir en Siria, tras hacerlo en Iraq este verano, con bombar­deos aéreos y armamento propor­cio­nado al Kur­dis­tán iraquí, aliado de Occidente. Pero en Siria, los bombardeos no han servido para salvar a Kobane de su agonía. Los portavoces de las YPG, las milicias popu­lares kurdas que combaten en Koba­ne, con una fuerte presencia de mujeres (como la que se autoinmoló a primeros de octubre para evitar el avance de un tanque islamista en la ciudad), los consideran insuficientes.

En Rojava no hay empresas petroleras extranjeras como en el Kur­distán de Iraq; y mientras los kurdos de este país son socios de potencias como EE UU y practican una real­politik a golpe de petróleo gestionando una región autónoma (tras la invasión extranjera en Iraq iniciada en 2003), los kurdos de Siria se inspiran en la propuesta del confederalismo democrático (un proyecto político para Oriente Medio basado en la democracia participativa, elaborado por Abdulah Ocalan, el líder kurdo en prisión en Turquía) y tienen un solo aliado: el PKK (Parti­do de los Trabajadores del Kurdis­tán), la guerrilla kurda de Turquía, declarada “organización terrorista” por EE UU, la UE y Turquía, entre otros.

Seguramente por ello, la situación que se vive en Rojava no ha merecido una atención relevante de los mass media ni de la comunidad internacional. De momento, las protestas organizadas en todo el mundo (en ciudades como Londres, Pa­rís, Estambul o Berlín) han sido protagonizadas por kurdos.

El rol opaco de Turquía

Mientras tanto, los kurdos siguen acusando a Turquía de apoyar ­directamente a las “fuerzas oscurantistas” que atacan a su población, como califica a los islamistas Sah­lem Muslim. Son numerosos los indicios que circulan por las redes sociales y que apuntan a la probable implicación de Turquía: transporte de armamento hacia los grupos islamistas en Siria, imágenes de yihadistas heridos en Siria aten­didos en hospitales de Tur­quía, ­fotos de militares turcos con combatientes del EI, o declaraciones oficiales, como las del presidente turco, el islamista conservador Recep Taryp Erdogan, para quien “el PKK y el EI son lo mismo para Turquía”. Parece estar claro que Turquía no quiere, justo al otro lado de su frontera, un Kur­dis­tán autónomo (los kurdos de Siria se proclamaron autónomos de facto en 2013).

El 2 de octubre, el Parla­men­to de Ankara aprobó sumarse a la intervención en Iraq y Siria para frenar el avance islamista. Pero los kurdos ven en ello un chantaje y un afán para controlar a sus hermanos del otro lado de la fron­tera. Desde hace meses Tur­quía mantenía la frontera cerrada, impidiendo que llegara la ayuda humanitaria y militar a los kurdos de Siria. Final­mente la abrió hace unos días ante la avalancha de refugiados kurdos (160.000 la habrían atravesado ya), pero la mantenía cerrada, con frecuentes cargas con gases y carros de agua, para los centenares de kurdos que intentan atravesarla en sentido contrario para combatir a los islamistas en Kobane. Abdulah Oca­lan, por su parte, ha advertido a Tur­quía de que la caída de la ciudad supondrá el punto y final del proceso de paz iniciado por el PKK y Ankara en 2013. Mientras, Ko­bane apuraba su resistencia agónica al grito de “no pasarán”.

8 octubre, 2014

Autor/Autora

Medio de comunicación crítico e independiente, sin directores ni jefes, sustentado sobre la base de miles de suscripciones. (diagonalperiodico.net / @El_Diagonal)


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR