Mundo

Lo que nunca debió ser

Podría ser cualquier paraje de Castilla, incluso del Estado español, pero para su desgracia se trata de Soria. Y es que en Soria todo vale porque a poca gente le importa lo que allí ocurre, pero para comprender qué es y de donde viene el proyecto de la Ciudad del Medio Ambiente tendremos que retroceder...
| 15 julio, 2014 09.07
Protesta llevaba a cabo en Soria contra la especulación urbanística del proyecto de la Ciudad del Medio Ambiente. Foto: Daniel Rodríguez (AraInfo/DisoPress)

Protesta llevaba a cabo en Soria contra la especulación urbanística del proyecto de la Ciudad del Medio Ambiente. Foto: Daniel Rodríguez (AraInfo/DisoPress)

Podría ser cualquier paraje de Castilla, incluso del Estado español, pero para su desgracia se trata de Soria. Y es que en Soria todo vale porque a poca gente le importa lo que allí ocurre, pero para comprender qué es y de donde viene el proyecto de la Ciudad del Medio Ambiente tendremos que retroceder unos cuantos años en el tiempo.

La primera noticia que se tiene es de 2003, cuando Juan Vicente Herrera anunció el proyecto en un mitin electoral. Se hablaba entonces de un “parque temático del medio ambiente” destinado a la “gestión de residuos urbanos” y “ciclo del agua”.

Años después, en 2006, la consejera de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, María Jesús Ruiz, y José Manuel Jiménez, como secretario general de la Consejería de Medio Ambiente concretaban la idea: 800 chales, zonas deportivas, complejos industriales, etc. Todo ello sostenible, ecológico y listo para el 2012.

En 2007 mediante una ley fabricada a medida por la Junta de Castilla y León se aprobaba el proyecto, un año más tarde se adquirían más de 500 hectáreas en el soto de Garray por unos 10 millones de euros.

En diciembre del año pasado el Tribunal Constitucional tumbaba la ley que amparaba el proyecto y con ello daba la puntilla a un despropósito que lleva despilfarrados más de 52 millones de euros, uno de los tantos escándalos urbanísticos que han asolado el Estado.

Pero no acaba aquí la historia ya que recientemente los dirigentes del Partido Popular de Castilla y León han inyectado otros 6 millones de euros para saltarse la sentencia del tribunal y reconvertir el proyecto definitivamente en un “polígono industrial”.

A día de hoy el paisaje es desolador, unas inmensas cúpulas de hormigón totalmente vacías en su interior presiden unos terrenos a medio urbanizar, en su mayoría abandonados. Recientemente varios activistas denunciaron el inmenso gasto de dinero público y la especulación que ha supuesto el llamado “ultimo faraón” de la burbuja inmobiliaria.

[Daniel Rodríguez es corresponsal de AraInfo en Castilla y colaborador en DisoPress]

15 julio, 2014

Autor/Autora

Fotógrafo y redactor gráfico. Corresponsal de AraInfo en Castilla. Colaborador en @DisoPress. (@cambiaelsistema)


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR