Lecciones aragonesas tras una dolorosa noche madrileña

Tras la durísima derrota de la izquierda, sin excusas ni matices, del pasado 4M en Madrid, la primera pregunta que se nos viene a la mente es si es extrapolable el resultado a unas elecciones autonómicas en Aragón o al Ayuntamiento de Zaragoza. Una respuesta rápida sería que no, como tampoco lo son las catalanas que tuvieron lugar hace dos meses y en las que hubo mayoría de las fuerzas de izquierda. Sin embargo, en una visión más detallada encontramos algunas cuestiones que deberemos tener en cuenta a la hora de preparar los procesos autonómicos y locales de dentro de …

Tras la durísima derrota de la izquierda, sin excusas ni matices, del pasado 4M en Madrid, la primera pregunta que se nos viene a la mente es si es extrapolable el resultado a unas elecciones autonómicas en Aragón o al Ayuntamiento de Zaragoza. Una respuesta rápida sería que no, como tampoco lo son las catalanas que tuvieron lugar hace dos meses y en las que hubo mayoría de las fuerzas de izquierda. Sin embargo, en una visión más detallada encontramos algunas cuestiones que deberemos tener en cuenta a la hora de preparar los procesos autonómicos y locales de dentro de dos años.

Existe una coincidencia en señalar a Ayuso como una alumna aventajada, "a la madrileña", de las formas políticas de Trump y Steve Bannon. La ausencia de programa y la apropiación del concepto de la "libertad" para reducirlo a tener los bares abiertos no justificarían por sí sólo su triunfo, pero si lo juntas con la movilización de un sentimiento mayoritario en la población, la esperanza en recuperar una vida normal y lo enfrentas a un enemigo externo, el malvado socialcomunista que nos quiere encerrar en casa durante la pandemia, se empieza a entender mejor ese resultado.

Estas técnicas trumpistas no las vemos aplicarse en el Partido Popular aragonés, con un desaparecido Beamonte desde que estalló la pandemia y que más parece copiar las formas de oposición de Gabilondo. Sin embargo, aunque en un registro menor que el de Ayuso, el papel que representa Azcón tiene cosas comunes al de la presidenta madrileña: privatizaciones y alfombra roja a la sanidad privada, oposición al Gobierno central o contar con el apoyo de la mayor parte de medios de comunicación locales. La facilidad para la descalificación y la bronca, en el caso del alcalde, venían de serie desde hace años.

La posibilidad del salto de Azcón a encabezar la candidatura autonómica, sin que pueda descartarse, dependerá más de la utilidad que para los poderes fácticos suponga que pueda seguir controlando el urbanismo zaragozano y las grandes contratas que vencen la legislatura que viene que de los relatos y las estrategias. Sin embargo, es en esa posibilidad donde se trae a Aragón otro de los marcos de la campaña madrileña: el de ver quien rentabiliza el apoyo a la hostelería. Es ahí donde se está dando la batalla entre el gobierno de Aragón y el edil zaragozano que, de momento, no ha puesto un céntimo de los 50 millones aprobados por el ejecutivo autonómico.

Otra similitud con lo sucedido en Madrid está en la cada vez más probable desaparición de Ciudadanos de todas las administraciones. Ese escenario es más plausible que se dé en los municipios que en las Cortes de Aragón, donde sólo necesita un 3% para tener representación.

Al margen del debate de si una candidatura más o menos en el ámbito de la derecha suma o resta para los intereses de la izquierda, sí que es seguro que tanto al PP como al PSOE se le reducen sus posibilidades no sólo de pactar un gobierno, sino de condicionar políticas progresistas. El PP sólo va a poder contar con el apoyo seguro de la extrema derecha, pero el PSOE, y esta es la mejor noticia, queda obligado a mirar a su izquierda para mantenerse en los distintos gobiernos.

La búsqueda del votante de Ciudadanos, resuelta desde las pasadas elecciones generales de 2019 en favor de PP y Vox, es una constante en el imaginario de Lambán. No seré yo quien le aconseje hacer lo contrario, pero ha quedado demostrado que al PSM, esa estrategia de campaña, no le ha funcionado en absoluto y ha significado el principio del fin de la debacle socialista.

A la izquierda del PSOE, y aunque insuficiente desde el punto de vista de la composición del parlamento, tanto Más Madrid como Unidas Podemos han subido en votos y en escaños. Dos candidaturas que aun pareciendo competir por el mismo espacio, han sabido encontrar tanto un tono como un espacio diferente. La competencia virtuosa ha funcionado mucho mejor que la confrontación directa tras la ruptura de hace dos años.

Aunque en una comunidad uniprovincial es diferente el efecto de acudir juntos o separados a la que puede darse en Aragón, el respeto entre cabezas de lista y candidaturas no haciendo la guerra dentro del bloque, ha servido para recabar más votos y escaños que en las elecciones de 2015 y 2019 y para sorpasar al PSOE por primera vez en la Comunidad de Madrid. Mónica García ha rentabilizado su oposición a Ayuso durante la pandemia, demostrando que las alternativas y los liderazgos se han de construir con trabajo y tiempo; mientras que la épica, la confrontación directa con la extrema derecha y la movilización de los barrios ha contribuido a sumar 80.000 votos más que en 2015 al bloque.

Dos candidaturas y dos registros diferentes que han funcionado como complementarios porque ha prevalecido el objetivo (no alcanzado) de derrotar a Ayuso y a la extrema derecha. Ese comportamiento es una lección a aprender en el caso de competencia electoral entre distintas fuerzas de progreso, ya sea con 4 como ahora, con 3 o con 2 candidaturas diferentes en competencia.

Las elecciones madrileñas no son extrapolables a Aragón como tampoco lo fueron las catalanas. Pero las coincidencias resaltadas y la posibilidad de que se repitan diferentes escenarios, sí debe hacer que estén preparadas las formaciones progresistas para evitar que se replique en Aragón una noche tan dura.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies