La vida de Mary Hatch

DIAGONAL | Tras la guerra, los ojos de Frank Capra detectaron que los filmes ya no retrataban la vida, sino una versión “autosatisfecha, confortable, complaciente”. Lo expresa en 1946, con un artículo en The New York Times, en el que advierte del “modelo de uniformidad” que desarrollaba Hollywood y de su peligro para el cine independiente bajo las normas de la industria cultural, con sus tópicos y sus métodos de producción de masas.

Donna Reed interpreta a Mary
Donna Reed interpreta a Mary
Donna Reed interpreta a Mary Hatch en la película de Frank Capra '¡Qué bello es vivir!'.

DIAGONAL | Ignazio Aiestaran | Tras la guerra, los ojos de Frank Capra detectaron que los filmes ya no retrataban la vida, sino una versión “autosatisfecha, confortable, complaciente”. Lo expresa en 1946, con un artículo en The New York Times, en el que advierte del “modelo de uniformidad” que desarrollaba Hollywood y de su peligro para el cine independiente bajo las normas de la industria cultural, con sus tópicos y sus métodos de producción de masas.

Ese año es el de su película It’s a Wonderful Life, traducida aquí como ¡Qué bello es vivir! Allí describe una comunidad, con rasgos heredados de la Gran Depresión, donde un hombre de negocios bancarios, al borde del desahucio en un sistema financiero dominado por la usura y la avaricia, está a punto de suicidarse, cosa que al final no se produce, gracias a su fe religiosa, la solidaridad de la comunidad y el apoyo de su familia. Por ese mensaje esperanzado, ésta es una de las películas que más se emite en Navidades.

Una parte de la película nos narra cómo hubiera sido la vida del pueblo sin el protagonista. Su mujer, que de ordinario tiene que aguantar los cambios de humor de su marido y que además tiene que cuidar a una amplia progenie, aparece en otro mundo posible, en el que no hubiera podido conocer a su esposo. Frank Capra se la imagina haciendo de bibliotecaria soltera como emblema de una vida fracasada. Una mujer en un trabajo público, con gafas, sin casarse, dedicada a una profesión relacionada con las letras y la cultura, es para él un ejemplo de derrota y de soledad.

En esas imágenes que nos cuentan la otra vida de Mary Hatch, interpretada por Donna Reed, se impone el hombre sobre la mujer, el cine sobre la literatura y el individuo de negocios sobre la cultura pública. Qué bello es vivir y qué difícil es contar la vida de una comunidad sin excluir a nadie.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies