La Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Uesca denuncia “pasividad y falta de interés municipal por el patrimonio arqueológico”

El Ayuntamiento de Uesca “parece despreciar la oportunidad histórica que propician las obras en la plaza de Santo Domingo en la confluencia con las de Ramón y Cajal, para realizar un estudio riguroso en una zona de contrastado potencial arqueológico”, denuncian desde la Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Uesca, así como “la pasividad y la reiterada falta de interés municipal por el conocimiento y el patrimonio”.

Lafuente
Luis Felipe con el bastón de mando, junto al resto de ediles del PSOE en el Ayuntamiento de Uesca. Foto: PSOE

Según explican desde la Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Uesca, “en las próximas semanas, el alcalde de Uesca y la responsable del área de Urbanismo se felicitarán públicamente por la propuesta oficial de declaración como Bien de Interés Cultural del Círculo Católico, poniendo de relieve su incuestionable interés por el patrimonio local. Sin embargo, la realidad es muy distinta. El Círculo Católico lleva veinte años en la misma situación de parálisis, ocultamiento a la ciudanía, falta de inversiones y práctico abandono. La declaración de BIC no vendrá a resolver su futuro puesto que no existe proyecto museográfico, ni dotación económica para que pueda abandonar el estado de postración al que las administraciones lo han condenado. Será una operación cosmética, publicitaria, ineficiente y oportunista”.

“El Ayuntamiento tiene la ocasión de demostrar su interés real por el patrimonio todos y cada uno de los días del año, pero con la misma cotidianeidad la desprecia, no hay más que girar una visita al casco viejo y contemplar entre la incredulidad y el estupor, el número de solares abandonados que salpican sus calles, el deterioro de muchas viviendas a un paso de la sentencia de ruina, el incumplimiento, en consecuencia, de la normativa municipal en la exigencia a la propiedad en materia de mantenimiento, decoro y ornato. ¿Es ésta la preocupación del alcalde y su delegada urbanística por nuestra suerte patrimonial? Los vecinos y sus asociaciones nos vemos obligados a recurrir a instancias extramunicipales para reclamar justicia y dignidad para el mantenimiento de inmuebles de enorme valor histórico y social”, continúan denunciando desde la plataforma.

La Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Uesca reitera, una vez más, “que no se pierda la oportunidad de realizar una acción arqueológica intensa en la plaza de Santo Domingo y en Ramón y Cajal, en el área de confluencia de ambas actuaciones municipales. Los estudios de los especialistas, las intervenciones habidas en zonas adyacentes, los descubrimientos de enorme interés histórico constatados en torno a la muralla y a los restos del teatro romano hallados, así como la información aportada en los trabajos del Coso Bajo, revelan la importancia extraordinaria de los posibles yacimientos bajo el subsuelo inexplorado”.

“No intervenir en el momento actual supondría una dejación imperdonable para la construcción de la historia local y una negación inexplicable del deber de conocer y poner al servicio de la cultura ciudadana los elementos que conforman el pasado común. Tampoco nos convencerán los responsables municipales con gestiones arqueológicas de superficie, teledetecciones que no harán sino constatar la relevancia de los materiales enterrados. Parece obvio, pero es preciso señalarlo, que antes de redactar un proyecto en áreas urbanas sensibles se debería conocer qué se puede hallar bajo las baldosas y el alquitrán”, explican desde la Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Uesca, que está integrada por: la Asociación de Vecinos Osce Biella, la Federación Osca XXI, la Asociación Cultural Colectivo Ciudadano, y -Apudepa- Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés.

La Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Uesca concluye afirmando que “trabaja y lo seguirá haciendo frente a modelos urbanísticos caducos y políticas obsoletas, frente al hormigón y la recurrente motosierra. Nos negamos a seguir perdiendo oportunidades para hacer de Uesca una ciudad humanizada donde conviva el pasado con el presente, la historia y la cultura como herramientas para construir el futuro. La obras de Santo Domingo y Ramón y Cajal ofrecen la oportunidad incuestionable para reflexionar al respecto, pero es preciso que los munícipes escuchen a los ciudadanos y actúen”.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies