La oscense Laura Torrijos-Bescós estrena 'Otra forma de caminar': un documental para "visibilizar y tratar con normalidad la discapacidad"

El documental se estrena este miércoles, 26 de febrero en el teatro Olimpia de Uesca, y el jueves, 27 de febrero, en la Filmoteca de Zaragoza. En ambos casos a las 20.00 horas.

Storyboard de 'Otra forma de caminar'.

"¿Vivimos en una sociedad inclusiva? La integración de la discapacidad no es un problema personal: es un problema social. Siguiendo a nuestro protagonista, que siempre dice que 'hay que tratar con naturalidad cualquier tipo de discapacidad', planteamos algunas preguntas e intentamos encontrar respuestas", explica Laura Torrijos-Bescós.

Nacida en Uesca en el año 2000, ha obtenido premios de narrativa en diversos certámenes, entre ellos el Concurso de Relatos Ciudad de Uesca y el Concurso de Relatos Noble Villa de Portugalete. Con su serie fotográfica 'Como yo' fue galardonada en la primera edición del Premio de Jóvenes Creadores Aragoneses del Gobierno de Aragón, CREAR17. Fue fotógrafa voluntaria en la 44.ª y la 45.ª edición del Festival de Cine de Uesca y miembro del Jurado Joven en esta última; también ha sido jurado en el X Certamen de Cortometrajes de Bujaraloz. Actualmente forma parte del comité de selección de cortometrajes (categoría de documental) del Festival Internacional de Cine de Uesca.

Desde septiembre de 2019 participa en la serie de Aragón TV El último show, interpretando el papel de Ángela. "Por desgracia sigue siendo frecuente escuchar en el patio de un colegio o de un instituto —por poner un ejemplo— la palabra subnormal como insulto", lamenta Laura. "Evidentemente esto no es solo responsabilidad del niño o de la institución escolar, sino sobre todo de la sociedad, que sigue siendo segregadora. Es, pues, con el ánimo de sumar en pro de una mayor integración de la discapacidad en la vida cotidiana como nace el documental de creación 'Otra forma de caminar'".

Conocedores de la peripecia personal de Josan Rodríguez Zamora, al que un atropello criminal en la puerta de la discoteca Manhattan dejó ciego y mutilado de ambas piernas, como relata en su libro 'El equilibrista: otra forma de caminar', y tras repetidas conversaciones con el propio Josan, "al que hemos acompañado en su día a día, y de común acuerdo, decidimos preparar un relato de no ficción que, teniéndolo a él como hilo conductor —que no como protagonista absoluto—, sirviera para ayudar a tratar con normalidad la discapacidad y darle visibilidad", explica.

Escena de 'Otra forma de caminar'.

"Con frecuencia este tema ha sido tratado en el cine de ficción (heredero de la literatura) a través de personajes estereotipados, incidiendo en lo negativo y marginal: en el cine mudo surge el arquetipo de la persona con discapacidad vinculada a la mendicidad y son abundantes los falsos ciegos; y qué decir de los piratas mutilados, que vinculan discapacidad con delincuencia, etcétera. Aunque actualmente esta tendencia se está invirtiendo, falta mucho por hacer; por eso creemos que nuestro trabajo puede ayudar retratando personas y no personajes", añade Laura.

Se trata de informar para "evitar prejuicios y paternalismos", haciendo que las y los espectadores "se sientan concernidos por la discapacidad al conocer a personas con caras, nombres, proyectos de vida, preocupaciones, sueños… En nada diferentes a los propios, huyendo de la condescendencia, planteando preguntas y buscando respuestas".

En cuanto al tratamiento audiovisual, en la fotografía "optamos por lo que podríamos llamar una iluminación natural". Con una planificación clásica, sin movimientos especialmente elaborados de cámara, donde no falten los primeros planos que singularicen a quien habla. Colocando, siempre que esté en campo Josan —el personaje que actúa como hilo conductor— la cámara a su altura: la de una persona en silla de ruedas. "Trabajando en la banda sonora los fondos musicales extradiegéticos para explotar sus posibilidades expresivas y dar cabida a la música como lenguaje universal que transmite emociones y sentimientos, reflejando el rico patrimonio musical de Josan Rodríguez, del que se ha musicado un poema".

En los títulos de crédito el Coro Arcadia de la Fundación Agustín Serrate interpreta la canción de Juan Gómez, El Kanka, 'Lo mal que estoy y lo poco que me quejo', cuyo autor ha cedido los derechos.

"La cultura como agente transformador de la sociedad. Una sociedad presidida por las pantallas. La pantalla como ventana y espejo. Sobre estas premisas estructuramos el montaje del documental, que irá mostrando mediante pequeños detalles que somos iguales, pero que cada cual hace las cosas de forma diferente; así, el aprender a caminar de unos y los proyectos de otros no dejarán de ser los mismos", concluye Laura.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies