La nueva realidad, virtual, por supuesto: A la señora Consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales

Vuelva usted mañana. Mejor pida una cita; por teléfono, por supuesto. Es la nueva realidad virtual. Distancia social, mascarilla, lavado de manos y gestiones telefónico electrónicas. Mi suegra es una persona dependiente en Grado II reconocido hace dos años y medio. Vive en una residencia privada por la que paga 1.500 euros al mes y recibe una Prestación Económica Vinculada al Servicio (PEVS) de 102 euros al mes. Sus ahorros se están consumiendo y su salud se deteriora, aunque ha sobrevivido a la pandemia. Vamos a solicitar una revisión del grado de dependencia (¿Tendría que hacerlo la Administración de oficio …

virtual han

Vuelva usted mañana. Mejor pida una cita; por teléfono, por supuesto. Es la nueva realidad virtual. Distancia social, mascarilla, lavado de manos y gestiones telefónico electrónicas.

Mi suegra es una persona dependiente en Grado II reconocido hace dos años y medio. Vive en una residencia privada por la que paga 1.500 euros al mes y recibe una Prestación Económica Vinculada al Servicio (PEVS) de 102 euros al mes. Sus ahorros se están consumiendo y su salud se deteriora, aunque ha sobrevivido a la pandemia. Vamos a solicitar una revisión del grado de dependencia (¿Tendría que hacerlo la Administración de oficio o es que no ven su situación? No, no lo ven. Está en una residencia privada por sólo 102 euros de coste para la Administración. Un negocio) Podrían aumentarle la PEVS o, mejor, adjudicarle una plaza pública o concertada por la que pagaría únicamente el 80% de su renta.

Esperamos que los trámites de la nueva valoración sean más sencillos y rápidos. El 14 enero se ha publicado el "Acuerdo de la Mesa de Diálogo Social en Autonomía Personal y Dependencia para la plena implementación del SAAD". Entre los objetivos prioritarios, "Reducir sustancialmente la lista de espera y los tiempos de tramitación de las solicitudes".

Hemos preparado toda la documentación pero tenemos que pedir por teléfono una cita para poder entregarla. Llamo al teléfono del IASS. Escucho la inevitable máquina, entusiasmada con mi llamada, la van a grabar por seguridad (¿?) Su llamada es muy importante para nosotros.... Tendrá que esperar un momento, es usted el primero en nuestra lista de espera (esta no es la lista de la que habla el Acuerdo del Gobierno). Al poco se repite el mensaje... Es usted el primero en nuestra lista de espera.... Luego salta a otra máquina, otra voz que dice: "nuestras líneas están saturadas, llame usted más tarde".

Llamo inmediatamente. Vuelve la retahíla de mensajes absurdos que supongo van a costa del ciudadano que llama. Esta vez la máquina me pasa a un ser humano que me atiende muy amable. ¿En qué puedo servirle? Quiero una cita para entregar una documentación. Déme su nombre y apellidos y su DNI. Se lo doy. ¿Para qué es la cita? Para entregar un documento. ¿Sobre qué, cuál es el asunto?

Qué importa eso, le digo. Entregaré un documento al IASS. Señor, depende de qué asunto se trate le tengo que dar una cita distinta, a una mesa distinta. No me lo puedo creer. Sólo voy al Registro a entregar un documento, le explico, se trata de solicitar una nueva valoración de la dependencia de mi suegra. Dígame el nombre, apellidos y DNI de su suegra. Pero qué más da, protesto, ya lo verán cuando reciban la documentación; ahora no tiene sentido que yo le dé los datos de mi suegra; sólo quiero día y hora para entregarla. Es la norma, es lo que está ordenado que le pida. Debe ser la nueva normalidad, pienso, la nueva normalidad virtual.

En la antigua realidad, hace tanto tiempo y toda una pandemia de muertos sobre todo en las residencias, ibas a cualquier administración pública, hacías cola más o menos tiempo, entregabas la documentación, te llevabas una copia y punto. En la nueva normalidad virtual telefónica debes identificarte, lógico, identificar a la persona demandante y el contenido de la documentación que deseas entregar y para la que pides cita (No tengo aquí su DNI, no me lo sé de memoria. No se preocupe, dígame sus apellidos y yo lo busco) y esperar que te den fecha para 17 días después.

¡Tanto tiempo para entregar una documentación en el Registro! No me lo puedo creer. Si para lograr una cita más de dos semanas, ¿cuánto tardarán en realizar la visita de valoración, dar el resultado, reconocer el grado y dar la prestación correspondiente? Gracias al Acuerdo de la mesa de diálogo sobre la atención a la dependencia, todo se va a agilizar cuando el gobierno apruebe ese acuerdo. Menos el plazo para obtener una cita por teléfono. Eso no está contemplado en el Acuerdo. Son otras normas, autonómicas, por supuesto, señora Consejera.

Empezaré ya a tramitar mi propia valoración de la dependencia, por si acaso. Es la nueva realidad virtual telefónico pandémica. "Para que nadie se quede atrás", por supuesto. Y menos mi suegra. Abuela, espera un par de semanas y todo irá bien.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies