Mundo

Kolomoisky Igor Vasielevich, el hombre que hace y deshace Ucrania

Las minas y otras empresas son objetivo habitual de la aviación y de la artilleria ucraniana. Se especula con la posibilidad de que la oligarquía ucraniana dotada de batallones privados esté aprovechando la guerra para eliminar competencia o crear un mapa económico favorable a sus intereses cuando llegue la reconstrucción. Kolomoisky Igor Vasielevich es el más...
| 2 septiembre, 2014 11.09
Fotos de la mina Samsonoskaya Zapadnaya, en la Republica de Lugansk. La más profunda de la zona, 1180 metros. Durante el mes de agosto vienen sufriendo ataques. El día 5 de agosto un trabajor murió a causa de una bomba de racimo. Fotos cortesía de la mina.

Mina Samsonoskaya Zapadnaya, en la Republica de Lugansk. La más profunda de la zona, 1180 metros. Durante el mes de agosto viene sufriendo ataques. El día 5 de agosto un trabajor murió a causa de una bomba de racimo. Foto: Eloy Fontán (cortesía de la mina).

Las minas y otras empresas son objetivo habitual de la aviación y de la artilleria ucraniana. Se especula con la posibilidad de que la oligarquía ucraniana dotada de batallones privados esté aprovechando la guerra para eliminar competencia o crear un mapa económico favorable a sus intereses cuando llegue la reconstrucción. Kolomoisky Igor Vasielevich es el más influyente de los oligarcas, una paz firmada sin su autorización es papel mojado, gran parte del ejército le “pertenence”.

Lugansk.- El 80% de los ucranianos utilizan su banco, su grupo “Privat” tienen intereses en petroquímica, metalurgia, sector agrícola, alimentación, transporte aéreo, deporte y el grupo “1+1 media”. Partidario de “levantar un muro de dos metros por toda la frontera rusa”, es el principal mecenas del ejército. Gobernador de Dnepropetrovsk desde el 2 de marzo, cada mes gasta 10 millones de dolares en financiar los “batallones territoriales” dependientes del Ministerio de Defensa (Dneper, Donbass, Shaxtorsk, Aidar…), compuestos por voluntarios o mercenarios nacionales y extranjeros. Ofrece otros 10 millones por la captura de cualquier responsable político de las repúblicas rebeldes. Partidario de una integración total con la Unión Europea, codicia las refinadoras que aún no posee: la de Lisichansk, propiedad del consorcio ruso Rosneft se consumió bajo la aviación ucraniana y la de Odessa está confiscada por la junta ucraniana, su dueño Kurchenko se ha exiliado a Austria.

Mientras Kolomoisky se presenta como el gran mecenas del ejército, como hombre de negocios no pierde el tiempo, compra los chalecos antibalas a 10.000 grivnas (700 dolares) y los revende al ejército a 18.000. Apoyó al Partido Regiones cuando mandaba el depuesto Yanukovich y no duda en chantajear a cualquier gobierno con amenazas de paros patronales de sus gasolineras o bancos. El 1 de agosto la policá rusa entregó documentación a la Interpol solicitando la captura de Kolomoisky por conspiración para el asesinato, pertenencia a banda armada…

Otro patrocinador de estos batallones es Liashko Oleg Valerevich, en las elecciones presidenciales del 25 de mayo obtuvo el tercer lugar por detras de Petr Poroshenko y Yulia Timoshenko. Rusófobo declarado, preside el Partido Radical, partidario de “allanar Lugansk a bombazos”. Posee los batallones “Ucrania” y “Azov”, este último dependiente del Ministerio del Interior, por el cual Ammnístia Internacional le ha acusado de violar los Derechos Humanos en conveniencia con las autoriades de la junta ucraniana. Liashko es desde hace 20 años funcionario, carece de negocios importantes, se le considera la fachada de otros oligarcas como Dimitri Firtash.

En la misma situación se encuentra Yulia Timoshenko, sin más propiedades declaradas que un piso de dos habitaciones. Clama por la creación de un mando único para el ejercito.

Actualmente las fuerzas armadas de Ucrania comparten espacio con la Guardia Nacional, compuesta por voluntarios salidos del Maidan, principalmente simpatizantes de las fuerzas ultraderechistas de “Sbovoda” y “Pravy Sector” (“Libertad” y “Sector de Derechas”). Muchos oligarcas los financian y en sus filas, según las milicias rebeldes, podemos encontrar mercenarios polacos, georgianos, rumanos, bálticos e incluso italianos y españoles.

Por último tenemos los mencionados “batallones territoriales” dependientes del Ministerio de Defensa o del de Interior, pero que de facto son ejércitos privados. Suelen llevar uniforme negro y pasamontañas, a algunos se les atribuye la labor de las fuerzas especiales y junto a la Guardia Nacional, los peores crímenes contra la población.

Eloy Fontán | Corresponsal en Lugansk

Noticia relacionada: «Agosto en Donbass, vuelco en el frente del este» (Diagonal)

2 septiembre, 2014

Autor/Autora

Periodista y corresponsal en Donbass. @eloyfontan. Canal Vídeo Info Donbass: https://www.youtube.com/channel/UC8sw06EgEL75w8vovQQ_UWQ


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR