Isabel Pérez: "Para el ejército israelí son errores, no tienen respeto por la vida humana"

Hablamos con Isabel Pérez, aragonesa de nacimiento y corresponsal en Gaza para diversos medios, para descubrir cómo se trabaja y se vive en Palestina, un país ocupado, saqueado y bombardeado constantemente por el Gobierno israelí

Isabel Pérez. Foto: @itxaP

Solo tiene dos horas de electricidad al día, como miles de gazatíes. Nos conectamos rápidamente al Skype. Isabel Pérez, natural de Exeya, reside desde 2013 en Gaza y es corresponsal del canal Hispan TV, colaboradora de El Mundo, ElDiario.es, El Periódico, La Marea y CTXT. Se especializó en Árabe Moderno por la Universidad de Alejandría (Egipto) y en Lengua Persa por la Universidad de Teherán (Irán).

Hablamos con ella para descubrir cómo se trabaja y se vive en Palestina, un país ocupado, saqueado y bombardeado constantemente por el Gobierno israelí. El pasado miércoles el ejército israelí bombardeó una aldea cerca de donde vive Isabel, Juhor ad-Dik. Hace dos años por estas fechas se producía la Operación Margen Protector con 50 días de bombardeos intermitentes. Entre una búsqueda de cables, sus palabras son moldeadas por un acento que hace sentirnos en casa. La imagino a través del oído, con sus palabras. Fuertes y vividas.

¿Por qué elegiste Gaza?

Fue una casualidad de la vida, llegué por razones personales. Me casé con un palestino, que es de la Franja de Gaza, y para él salir de aquí es complicado, así que me trasladé. Por suerte, vine con un trabajo, como corresponsal del canal Hispan TV. Aun así, pensaba seguir como freelance. Mi traslado fue fruto del bloqueo israelí, así llegue a Gaza, más que mi elección… yo estaba en Irán en ese momento.

¿Cuándo llegaste cómo viste que se desarrollaba la profesión periodística?

La profesión se desarrolla con un grado más de peligrosidad. Por ejemplo, si vas a cubrir algo a la Línea verde o si cubres operaciones militares israelíes. También si hay impedimentos a nivel político-interno, ya que esto es una zona controlada por Hamás y como muchos Gobiernos puede impedir cierta libertad de movimiento. A mi no me ha sucedido nunca, nunca he tenido problemas. De hecho, le hice una entrevista a un periodista palestino de Gaza al que detuvo y torturó Hamás por sus vídeos en las redes sociales por ser crítico con el Gobierno, también con la Ocupación, etc… y nadie me dio un toque… aunque no hay una libertad como hay en otros países.

¿Desde Gaza para pasar a Israel tienes problemas?

Yo no puedo ir a Israel, estoy atrapada en la franja de Gaza como cualquier palestino de a pie. Entré a Gaza por un túnel porque era imposible entrar de otra manera y eso que tuve la suerte de llegar antes de que expulsaran del poder a los Hermanos Musulmanes en Egipto, ya que con Morsi facilitaban mucho la apertura de paso por Rafá. A pesar de que era fácil, tuve que pasar por un túnel. En ese momento los túneles eran las vías respiratorias para la Franja de Gaza.

Las y los palestinos no pueden cruzar a Israel por la mayoría de lugares y esa frontera siempre estaba abierta. Se crearon una especie de Ministerios de los Túneles, todo estaba administrado y todo el mundo conocía esta situación, tanto las autoridades locales como la Comunidad Internacional. Se pasaban tanto personas, como coches, comida o armas. En julio de 2013 echaron a Morsi, el pasó se cerró y los túneles han sido destruido por Egipto.

Cómo afecta el bloqueo israelí, en qué ámbitos incide

En todo, en todos los aspectos de la vida: social, económico, psicológico. Aquí hay una depresión continua de la gente por no poder moverse y estar en una situación de hundimiento económico atroz. Tras la última agresión israelí en 2014 (Operación Margen Protector), el Banco Mundial registró en informes la terrible situación. Aquí aumentan cada día los suicidios de jóvenes. Hay un 60% de jóvenes en el paro y más de un 40% en general, en edad productiva.

¿Cómo viviste la Operación Margen Protector en 2014?

Yo nunca me hubiera imaginado que una guerra podía ser tan destructiva y tan aleatoria en cuanto a objetivos militares. Porque dicen que Israel es el único país democrático de Oriente Medio y, en cambio, lo que vi es que estaban bombardeando a diestro y siniestro. Bombardeando casas incluso de personas que ya habían muerto. Muchas organizaciones han denunciado la atrocidad que se cometió, pero como Israel bloqueó a propósito, tras la operación, la entrada de equipos de Derechos Humanos y también impidió la entrada del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas… ya te puedes imaginar que sucedió durante 50 días.

Isabel Pérez, corresponsal en Gaza. Foto: @itxaP
Isabel Pérez, corresponsal en Gaza. Foto: @itxaP

¿Cómo quedó el territorio?

Quedó destruido, sobre todo focos poblados y áreas al lado de la línea verde, zonas muy pobladas, totalmente arrasadas. Un panorama desolador. Recuerdo que en la zona este de la ciudad de Gaza, Siyahiya, estaba destrozada. Calculé que en cada calle que yo cruzaba después de la guerra había una casa bombardeada como mínimo. Lo que significa que las colindantes también. Nos quedamos sin teléfono y sin estructuras de agua, incluso la única central eléctrica la bombardearon reiteradamente. Un desastre humanitario.

¿Cómo crees que respondió la Comunidad Internacional?

La ONU, el Cuarteto de Oriente Medio actuaron, pero no actuaron con decisión frente a Israel. Hay mucho miedo, hay muchas presiones políticas y económicas por parte del lobby israelí sionista. Todavía la reconstrucción está en ello, pero no vemos muchos resultados y para qué hablar de la reconstrucción psicológica de las personas. Después de dos años, hace unos meses, hubo otro bombardeo cerca de la Franja y mataron a una familia… la machacaron. Dijeron que había sido un bombardeo aéreo en una zona militar y no había una zona militar, la más cercana estaba a 3 kilómetros. Para ellos son errores, les da igual, no tienen respeto por la vida humana.

También bombardearon una zona con artillería una zona cerca de Siyahiya y entonces tuvieron que evacuar las escuelas públicas rápidamente. Las niñas todavía tienen la herida abierta de la última agresión y todo el trabajo de psiquiatras y psicólogos de dos años se fue al traste.

Estas niñas nunca podrán crecer de una forma natural

Nunca. Nadie crecerá de una forma normal aquí.

¿Qué está pasando con los cortes de agua en Cisjordania?

Eso es un castigo colectivo. Esas aguas les pertenecen a los palestinos, pero como están bajo ocupación constante deciden cortarles el agua. Ocurre siempre lo mismo. Alrededor de estas casas de los palestinos hay cientos de asentamientos de colonos israelíes con piscinas.

¿Qué organizaciones denuncian esto?

El Centro Palestino para Derechos Humanos (PCHR), Almezhan Center, hay muchas que están actuando y están registrando las violaciones de DDHH y a nivel de desigualdad de trato de los mismos ciudadanos. Estos organismos diariamente o semanalmente lo informan y hacen informes con todos los datos contrastados. Muchos palestinos que trabajan aquí trabajan en Ginebra y hacen un buen trabajo, pero el Gobierno Israelí sabe muy bien cómo llamar la atención de los occidentales, por ejemplo ellos dicen os debería dar vergüenza llorar por un niño palestino en vez de por un niño israelí.

¿La violencia es equiparable?

No, esto es un conflicto totalmente asimétrico. La postura de Hamás es indefendible, pero tampoco se puede aplaudir como hacen el trabajo algunas administraciones palestinas. Lo que hace falta es dejar de pensar en sí mismo y pensar en el pueblo palestino. Israel se enfoca en el eje terrorista y que por eso tienen carta verde de bombardear, pero no es así.

¿Qué te parecen los movimientos de la sociedad civil como por ejemplo el BDS que denuncian lo que está pasando?

El BDS en sus estatutos dicen que es un movimiento global, ciudadano y pacífico y que están allí porque Israel no cumple con las leyes Internacionales. El BDS es muy importante porque ha obligado al Gobierno israelí a crear un departamento anti BDS y eso es un logro para el movimiento, ya que se ve como una amenaza. No digo para los israelíes que están con los palestinos, porque hay muchos israelíes que están en el BDS y también muchos judíos en todo el mundo. El Gobierno israelí ha utilizado la canción “BDS antisemita” y esto es un insulto a la inteligencia humana.

Porque semitas son todos los pueblos de esa zona

Pero incluso si cambiaran el diccionario y dijeran que antisemitismo es atacar a los judíos, ni siquiera está haciendo eso el BDS. Porque el BDS habla de los Derechos Humanos y sobre lo que ocurre en los territorios ocupados. El BDS tiene una acción pacífica y es una opción individual.

¿Cómo se hace presión desde la sociedad civil?

La sociedad civil está haciendo mucho dentro del poder que tiene. De hecho, hoy leía un reportaje sobre la Ciberguerra, ya que el Gobierno de Israel tiene su departamento para hacer ciberguerra contra Palestina. En este reportaje he leído los esfuerzos tecnológicos que hace Israel en redes sociales para que el hashtag en apoyo a Israel sea mayor que el de Palestina y nunca lo han conseguido. Ellos compran a trolls y crean presión, pero en la esfera propalestina esto no ocurre. A nadie le pagan por apoyar a Palestina.

¿Qué línea está tomando ahora Israel?

Ahora tenemos el bombazo mediático de que se ha vuelto a reestablecer las relaciones entre Turquía e Israel, que está afectando a las familias que estuvieron en Mavi Marmara. Les preocupa que Turquía, un país que siempre les ha apoyado, ahora no les apoye. Los acuerdos no son bilaterales, son multidimensionales. Analizar un acuerdo como este a nivel amplio de la zona de  Oriente Medio es harto complicado. Todo afecta. Siria, Irak, Libia… afectan. Debido a la inestabilidad del Sinaí por el tráfico de armas que llegaban de Libia a través de Egipto se cerró el paso de Rafá, por ejemplo. A Turquía los intereses económicos le han llevado a hacer esto… aunque Turquía no hubiera conseguido levantar el bloqueo.

¿Seguirás viviendo allí?

El periodismo siempre va a tener en Gaza y en sus territorios ocupados “su momentum”, son puntos muy interesantes desde el punto de vista profesional y humano. Palestina es el corazón del conflicto en Oriente Medio, la causa de los palestinos y palestinas nos atrae a todas las periodistas. En Gaza siempre se podrá ejercer el periodismo, con cuidado.

Lo único que puede pasar es que no vuelvan a permitir entrar a periodistas como en la guerra de 2008-2009. Durante 2014, me avisaron medios españoles de que habían recibido una carta de la Embajada israelí diciendo que sacaran a sus corresponsales de allí. Algunos se fueron obligados y otros no. Había una presión por parte de Israel para difundir el miedo y que hubiera un vacío informativo.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies