GSS: el cortijo de los señoritos

"De GSS no se espera ni diálogo ni buen talante. Su manual de estilo marca el aprovecharse de sectores tan precarios como el telemarketing. Es decir, utilizar la empresa como el cortijo de los señoritos, apareciendo el trabajador como un vasallo, que si protesta, se va a la calle"

Las trabas a la compañera Sandra continúan en la empresa GSS de Ateca. El lunes, 15 de febrero, los representantes del Comité de Empresa tenían reunión con la dirección de la multinacional –jefe de operaciones, responsable de personal y el gerente del call center aragonés-. Antes de la reunión, Sandra, elegida como representante por el SOA en las últimas elecciones sindicales, no ha podido entrar a la misma, por ser una persona que está despedida de la empresa. De esta forma, vulneran y atacan principios fundamentales de la representación sindical, ya que el laudo de arbitraje (de 12 de noviembre de 2015) avalaba a Sandra en estos derechos, mientras no se resuelva el juicio pendiente por su despido.

De GSS no se espera ni diálogo ni buen talante. Su manual de estilo marca el aprovecharse de sectores tan precarios como el telemarketing. Es decir, utilizar la empresa como el cortijo de los señoritos, apareciendo el trabajador como un vasallo, que si protesta, se va a la calle. Su práctica del desgaste conlleva que no se notifique nada por escrito, para que así todo quede en el aire. Un abuso autoritario que nos recuerda a tiempos pasados. GSS es el vivo ejemplo de empresa que se ha beneficiado por la crisis, el miedo alimenta su prepotencia y la de su dirección.

No reblamos, SOA ejercerá su trabajo, denunciando la opresión y exigiendo con fuerza el reconocimiento de nuestros derechos, que son los de la clase trabajadora, ni más ni menos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies