Altavoz

Feminismo, empoderamiento y lucha

| 26 febrero, 2018 19.02

Tras casi dos años de la llegada de las primeras personas refugiadas a Zaragoza, de un cupo incumplido y vergonzoso, el Estado español ha mostrado de nuevo el racismo y el clasismo institucional que lo recorre de arriba abajo.

Un protocolo de acogida asistencialista niega a estas personas la integración como ciudadanas de pleno derecho, abocándolas a trabajos precarios o a vivir de las ayudas sociales, alimentando así a las serviciales organizaciones que bajo el paraguas de la caridad y la integración acumulan beneficios astronómicos.

Leyendo el protocolo, corremos el riesgo de que la teoría nos embriague y nos haga creer que todo está organizado con la intención de anular cualquier interés o respuesta social.

Busco y no hallo un apartado que hable de las mujeres refugiadas. Mujeres que llegan de una situación de ultra-violencia en su país y en algunos casos sufren violencia familiar. El choque cultural, la incertidumbre y el miedo las invisibiliza y las esconde dentro del hogar, abandonándolas a su suerte.

Todas las mujeres del mundo sufrimos las consecuencias de una violencia patriarcal que nos dicta cómo ser, qué hacer, nos utiliza, nos golpea, nos humilla, nos viola, nos tortura y nos mata justificando cualquier agresión.

Mujeres refugiadas y no refugiadas, hemos decidido debatir, conocer y poner en común nuestras realidades. Caminar juntas para volar por los aires el destino que nos tenían preparado, porque nadie puede parar a unos corazones decididos.

26 febrero, 2018

Autor/Autora

@PinsuenoC. Pertenece al Grupo de Ayuda a Personas Refugiadas en Zaragoza (@refugiadoszgz)


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR