#contraelolvido  Movimientos  Portada

Exhumación en Caspe de tres Brigadistas Internacionales

El pasado viernes se exhumó el último de tres cuerpos de brigadistas internacionales fallecidos en combate en la localidad bajoaragonesa de Caspe. Los trabajos comenzaron el sábado de la pasada semana, aunque se alargaron hasta el viernes 2 de octubre debido a la aparición del tercer cuerpo. La excavación, dirigida por el arqueólogo Salvador Melguizo, ha sido realizada y financiada por la asociación cultural Bajoaragonesa de Agitación y Propaganda (el Agitador Bajoaragonés)
| 6 octubre, 2015 20.10

El trágico final de estos tres hombres se inserta en la Ofensiva de Aragón lanzada por Franco en marzo de 1938, que se saldó con la división de la zona republicana en dos zonas, aislando Catalunya. En ese contexto tuvo lugar la Batalla de Caspe. Localidad y alrededores eran claves debido a la posición estratégica de la ciudad, llave en aquel momento del acceso a Catalunya.

El centro de operaciones del ejército republicano se instaló en Caspe, bajo las órdenes del General Vicente Rojo, Jefe del Estado Mayor. Con el fin de frenar lo ofensiva sublevada por todos los medios, se intentó reunir el número máximo posible de brigadistas. Actuaron aquí la XII y la XIV brigadas internacionales, compuestas por italianos, franceses, belgas y españoles. Durante la excavación no se ha encontrado ninguna insignia distintiva referente al país de origen, lo que lógicamente, dificulta su identificación. Sin embargo, sí han sido hallados un anillo con las siglas “PC” (Partido Comunista), una solapa con insignia, cargadores, cartucheras de cuero repletas de munición, restos de la vestimenta o un librillo de papel de fumar.

Los restos humanos han aparecido con numerosas heridas y muestras de la brutalidad de la guerra. Uno de ellos tiene incrustado en una vértebra de la nuca un trozo de metralla; otro ha aparecido con la cara destrozada “no sabemos si es fruto de una herida de la batalla y la causa de la muerte o se golpeó, al ser arrojado, con una piedra que hay en la fosa”, señala Salvador. Habrá que esperar el resultado del examen forense para esclarecer las causas exactas de las muertes.

La fosa donde se han encontrado los cuerpos está situada en un cabezo con orientación sur, en las inmediaciones del puente del Vado que se alza sobre el río Guadalupe. En las colinas frontales se parapetaron las tropas sublevadas, que bombardearon la zona republicana de forma sistemática. La batalla en la que murieron los tres hombres cuyos restos mortales ahora hallados tuvo lugar entre el 26 y el 28 de marzo del 38. Cuenta Salvador que días antes “la hasta entonces capital del Aragón republicano había caído el día 17. En el frente establecido a las orillas del Guadalope, principalmente en su margen derecha, se desplegó la 45ª División, constituida por las XII y XIV Brigadas Internacionales”.

Ha pasado ya mucho tiempo y, sin embargo, cualquiera que se acerque a la zona todavía puede hacerse una idea de las condiciones y crudeza del enfrentamiento. Además de restos de trincheras, son numerosos los enormes agujeros causados por el fuego de artillería y restos de metralla que asfaltan todo el monte. “Es una de las batallas más olvidadas”, comenta Salvador. “Es probable que después de la batalla los cuerpos, tras permanecer unos días a la intemperie, fueran arrojados en una fosa cavada en la ladera”, añade. Para entonces, ya habría comenzado el proceso de descomposición, de ahí las prisas por cavar y deshacerse de los cadáveres: “por la posición de los cuerpos se ve que fueron arrojados con bastante descuido, no eran precisamente amigos”, añade.

El Agitador Bajoaragonés aspira a dar un entierro digno a los brigadistas y colocar algún monumento conmemorativo. Para ello y con el fin de dar sepultura y poner una placa memorial se realizará una campaña de crowfunding. Una vez más lo que deberían ser responsabilidades de la administración pública son llevadas a cabo por la ciudadanía.

Un pequeño susto sin daños al acabar la excavación

El proceso de exhumación tocaba casi a su fin cuando una de las cartucheras ha patrocinado una llamativa sorpresa: contenía dos granadas. Tras extremar las precauciones y retirar el equipo, el hallazgo se comunicó en el cuartel de la Guardia Civil de Caspe. Al día siguiente Amadeo Barceló, Presidente del Agitador Bajoaragonés, acompañó a los agentes hasta el enclave. “Han ido los artificieros y han dejado el terreno limpio. Una estaba desactivada y no funcionaba, pero la otra estaba intacta. Eran granadas de fabricación republicana; iban con mecha. Según ha dicho la Guardia Civil son ejemplares extraños”, ha expresado Barceló.

mCaspe BBII Fotos Pablo Ibáñez ARAINFO 3

6 octubre, 2015

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR