Espacio Municipalista denuncia que el 'cheque bebé' del PP y Ciudadanos es "un fraude"

Denuncian que el equipo de gobierno ni siquiera plantea ya un incondicionado cheque bebé y que carece de criterios de progresividad en función de renta. "Precisamente por las condiciones que imponen, perjudica a las familias con ingresos más bajos que no puedan adelantar esa cantidad elevada de dinero”, señalan.

cheque bebé
Foto: Luma Pimentel.

Desde Espacio Municipalista denuncian que la Ordenanza de Ayudas a la Natalidad presentada por el equipo de gobierno ya nada tiene que ver con un “cheque bebé” e insisten en que carece de criterios de progresividad en función de la renta de las familias. En septiembre de 2019 el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Teruel anunciaba su intención de implantar un cheque bebé.

La medida, que fue introducida por Ciudadanos y asumida por el Partido Popular para supuestamente “fomentar la natalidad” y “luchar contra la despoblación”, fue planteada con la única condición de que “los progenitores lleven empadronados en la capital turolense dos años como mínimo”, según anunció el propio gobierno y el importe sería de “500 euros para cada familia que tenga un hijo”.

En el mes de noviembre, ante la inminente tramitación presupuestaria para el presente ejercicio, Espacio Municipalista denunció la medida por no tener en cuenta “el nivel de renta en el reparto de ayudas a las familias” y calificó el anuncio del cheque bebé como una “medida populista que no ayuda a combatir la despoblación y tampoco fomenta la natalidad”.

En abril de 2020, el primer teniente de alcalde Ramón Fuertes, informó a los medios de comunicación que estaban terminado para su tramitación la ordenanza reguladora “con una dotación de 500 euros por niño nacido a lo largo de 2020”, y anunció que las bases iban a especificar que “el dinero que se entregue se gaste en comercios o empresas turolenses”.

Espacio Municipalista denuncia que no solo no se va a tener en cuenta la renta de las familias, si no que la ordenanza planteada por el gobierno perjudica a las familias con menores ingresos, ya que en ella se establece que las personas demandantes tendrán que adelantar el dinero y presentar las facturas en un plazo de 30 días, para que meses después una comisión de valoración decida sobre éstas, y en función del número de solicitudes presentadas para recibir la subvención reparta las mismas entre las solicitantes, en función del presupuesto disponible, según el documento en tramitación.

Para el concejal municipalista Zésar Corella “estamos ante un fraude, ya que anunciaron pomposamente un cheque bebé incondicionado de 500 euros por familia para que gastasen como ellas quisieran y lo que van a hacer es habilitar una línea de subvenciones a justificar que precisamente por las condiciones que imponen, perjudica a las familias con ingresos más bajos que no puedan adelantar esa cantidad elevada de dinero, menos sin tener la certeza de ser recuperado”, y considera que la medida “va en la dirección contraria a nuestros planteamientos ya que el cheque bebé se anunció como una medida social pero lo cierto es que la falta de valoración de los ingresos de las familias perceptoras de la ayuda a la hora del reparto la convierten en todo lo contrario a lo planteado”. “Estamos ante una medida nada social que no solo premia por igual y ayuda a quien no lo necesita, si no que perjudica a las más desfavorecidas”, concluye.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies