#contraelolvido  Movimientos

Emocionante celebración del 85º Aniversario de la ‘Sublevación de Jaca’ en Biscarrués

Unos hechos que aun se guardan en la memoria colectiva del pueblo y son parte de su historia por eso se agradece el recuerdo del Círculo Republicano de Huesca a la acogida por parte de Casa Fusilero y de todo el pueblo
| 15 diciembre, 2015 07.12

Este domingo, 13 de diciembre, a las 12.00 comenzaba el acto con la colocación placa conmemorativa en Casa Fusilero. Los acontecimientos que suceden esa tarde en Biscarrués son la llegada de Fermín Galán y dos compañeros, su comida en el Café de Casa Fusilero, la cama donde descansan, las deliberaciones de los sublevados, las octavillas contra la sublevación que llegan al pueblo, la búsqueda del alcalde, su entrega al teniente de alcalde en el ayuntamiento y la llegada del camión de Ayerbe para detenerlos.

Todos estos hechos aun se guardan en la memoria colectiva del pueblo y son parte de su historia por eso se agradece el recuerdo del Círculo Republicano de Huesca a la acogida por parte de Casa Fusilero y de todo el pueblo.

[box]
Foto: Lola Giménez

Foto: Lola Giménez

[/box]

A continuación tuvo lugar una interesante charla-coloquio con el profesor Jesús Inglada sobre la vida de los vecinos del pueblo que por la Guerra Civil acabaron en campos de concentración y/o exiliados. Las y los vecinos con sus recuerdos sobre estas personas han enriquecido la visión del historiador.

Especial protagonismo ha tenido la historia del vecino José Rasal Río, su sobrina Pilar Martínez Rasal presente en el acto se ha emocionado. Este historiador ha descubierto que la historia de José Rasal Río está ligada a la de la polaca judía Helga y se está preparando para este próximo mes de enero un encuentro entre esta mujer y los descendientes de su salvador en el campo de concentración. La historia de este encuentro entre José y Helga y del hallazgo de la relación se cuenta a continuación por Jesús Inglada.

El momento más intenso y excepcional del viaje de estudios celebrado con alumnos y alumnas del IES Pirámide el curso pasado tuvo lugar en el Instituto Cervantes de Praga, donde nos esperaba Helga Weissová, superviviente del Holocausto. Nuestros alumnos –que previamente habían leído El diario de Helga– quedaron emocionados al conocerla en persona, y escuchar de su propia voz, el relato de su vida, la de una niña judía de Praga que con tan sólo doce años fue deportada, con sus padres, en diciembre de 1941, al campo de concentración de  Terezín, donde, durante tres años, documentó en sus cuadernos la vida cotidiana, las duras condiciones y también los breves instantes en que la alegría infantil lograba sobreponerse al abismo reinante.

El encuentro con Helga tuvo lugar, como ya hemos dicho, en la estupenda sede del Instituto Cervantes en Praga, donde toda la expedición oscense fue acogida con un afecto entusiasta. El director de la institución y todo el personal de la misma se pusieron a nuestra entera disposición. En su cálida sala de conferencias tuvo lugar la entrevista, mejor las entrevistas, pues Helga acudió acompañada de una amiga, Hana Hnatova-Lustigová, cuatro años mayor que ella, y que corrió su misma suerte en el largo y terrible viaje de la deportación: Terezín, Auschwitz, Freiberg y Mauthausen. Con la dignidad y verdad que destilan los supervivientes de una experiencia que los ha situado directamente en el corazón del más allá, Helga y Hana nos conmovieron a todos al desgranar su paso por los tres campos y por los trabajos forzados en la fábrica de aviones erigida en la ciudad sajona de Freiberg.

Su relato nos fue traducido al castellano por Eva Hroszkova, periodista de la televisión checa, especialista y doctorada en la cinematografía del oscense Carlos Saura, y madre política del profesor de Música y compañero del IES Pirámide, Carlos Pérez. Al final de sus emocionantes charlas, respondieron gustosas a todas las preguntas y nos firmaron los ejemplares de El diario de Helga que habíamos traído. Ambas son conscientes de que su supervivencia ha sido algo excepcional, fruto de un milagro o del caprichoso azar, pues de los quince mil niños que pasaron por Terezín, sólo cien se salvaron.

En el curso de la charla de Helga nos enteramos de un detalle crucial en su vida, y que va a  ser determinante en este proyecto que presentamos a la Diputación en solicitud de ayuda. Helga nos contó que a finales de marzo de 1945 ella y su madre, y el resto de deportadas que trabajaban en el campo de trabajo forzado de Freiberg, dependiente del campo de Flossenbürg, fueron cargadas en un tren de vagones de carbón, sin techo, que huía del avance de los rusos. Después de dieciséis días de viaje infernal, en el que la mayoría de deportadas mueren congeladas, el tren se detiene en Mauthausen. Helga y su madre, en un estado físico lamentable, son conducidas a la cantera de Mauthausen y asignadas a unos barracones donde unas «kapos» gitanas las someten a todo tipo de maltratos. Su final parece próximo. Sin embargo, como confesara en una entrevista concedida al periódico El País en el verano de 2013, la ayuda generosa de unos presos españoles la había salvado de una muerte segura. En dicha entrevista mencionó el nombre de uno de ellos, Manuel Caballero Domínguez, un andaluz residente en Barcelona antes de la deportación.

Durante el encuentro en el Instituto Cervantes y en la comida posterior que tuvimos con ella, insistimos en si recordaba el nombre de algún otro español que la hubiera ayudado en aquel dramático trance. Nos dijo que miraría en su pequeño arcón donde guardaba los objetos y recuerdos de aquella terrible experiencia, y nos pidió una dirección de correo electrónico. Cuál fue nuestra sorpresa cuando al regresar y abrir nuestro correo en el ordenador pudimos contemplar que Helga nos había enviado la fotografía de un papelito en el que aparecía el nombre y procedencia del otro preso español que le había salvado la vida: «José Rasal Río, Biscarrués (Huesca)». ¡Parecía como si el destino estuviera esperándonos para revelarnos la identidad de este oscense a quien Helga debe la vida!

Y este dato es el que nos ha impulsado este año, si se quiere con más ahínco y entusiasmo, a continuar con la actividad que tanto interés ha despertado en los alumnos, padres y resto de comunidad escolar. Una actividad que fue aprobada por el Consejo Escolar del IES Pirámide. La directora provincial de Educación, Dª Olga Alastuey, y su Jefe de la unidad de programas, D. Luis Cavero, han avalado el proyecto. El Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, en su sección de  Innovación pedagógica, también ha destacado el interés del proyecto tanto desde el punto de vista pedagógico como humano.

Y no solo en nuestro entorno más cercano ha sido valorado positivamente. El Instituto Cervantes y las Embajadas de Israel y de Chequía nos felicitaron por su realización en enero del 2015. Incluso el Gobierno de España nos cursó una invitación oficial a los actos de Conmemoración del Holocausto que se celebraron en el Senado en enero de 2015. Tampoco pasó desapercibida nuestra actividad para TVE, que elaboró el documental Helga y las mariposas, para su programa En portada, estrenado hace apenas mes y medio, y que, como nos confesara su directora Yolanda Sobero, se había basado para su elaboración, en buena medida, en los artículos que escribimos en Diario del Alto Aragón –publicados los días 15 y 22 de febrero y el 1 de marzo de 2015– relatando nuestro viaje. Al comentarle a la mencionada periodista –que durante muchos años fue directora de los servicios informativos de TVE– el proyecto de este año, con la novedad del encuentro en Praga de un familiar directo del deportado español José Rasal Río –fallecido ya hace bastantes años–, su sobrina Pilar Martínez Rasal, con la mencionada Helga Weissová, se comprometió a hacer un segundo programa para En portada en el que se filmaría el encuentro entre ambas que simboliza la fraternidad de las víctimas de la deportación independientemente de su procedencia. En este caso, la de los republicanos españoles y los judíos, hermanados en tan trágico destino.

Para que el programa tenga el rigor que merece una historia tan entrañable, y el nombre de Biscarrués y nuestra provincia tenga el protagonismo que se merece, hemos realizado una detallada investigación en los archivos, completada con entrevistas a familiares y conocidos, de la vida de José Rasal Río, el deportado de Biscarrués que salvó a Helga, que pondremos a disposición de la directora Yolanda Sobero. Le insistiremos en la conveniencia de que el programa recoja filmación de los escenarios naturales donde nació, se crio y vivió José Rasal Río antes de que el estallido de la guerra lo trastocara todo. Se le recordará que fue en Biscarrués donde se entregó un personaje esencial de la historia contemporánea de España: el capitán Fermín Galán. Por cierto, que en la investigación que hemos elaborado sobre José Rasal Río está documentada la presencia del mismo en la llamada Sublevación de Jaca, de diciembre de 1930, que erigió los dos primeros mártires de la II República: el mencionado Galán y el capitán García Hernández. Todos estos factores tienen la suficiente entidad  como para que el nombre de Biscarrués y nuestra provincia tengan el protagonismo que se merecen.

15 diciembre, 2015

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR