#OjosenlosBalcanes

El viaje de Ciwan

Ciwan es el mayor de nueve hermanos, “ya sabes, musulmanes”, dice bromeando este joven refugiado, de familia adinerada, kurdo, ateo y de Kobane. Su padre murió al pisar una mina antipersona. Su madre se ha quedado en Kobane con los seis más pequeños
| 29 febrero, 2016 21.02
El viaje de Ciwan
Ciwan. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

El primer refugiado con el que pudimos hablar durante unos minutos a nuestra llegada a Grecia, hace ya diez días, fue Ciwan, un joven kurdo, de Kobane, que se acercó a nosotros para preguntarnos donde podía encontrar una oficina de Western Union. No llevaba dinero en efectivo y el viaje tenía pinta de alargarse en el campo de la estación de servicio de Polykastro.

Dos días más tarde volvíamos a coincidir, en nuestro viaje paralelo a través de la ruta de los Balcanes, y teníamos la ocasión de saludarnos. Finalmente, este lunes nos alcanzaba de nuevo en Adaševci, al norte de Serbia.

Ciwan es quizá un refugiado atípico. Joven apuesto y moderno, de familia adinerada, kurdo, ateo y de Kobane, esa ciudad que todavía resiste estoicamente las embestidas del ejército turco por un lado y del Daesh por el otro.

Nos cuenta que ha gastado ya 2.100 euros, en trasporte, para este viaje que emprendió hace veinticinco días. Podría haber gastado menos, su traslado en barco hasta las islas griegas le costó 1.600 euros. En barco. Quienes disponen de menos dinero arriesgan sus vidas en las pequeñas lanchas hinchables con motor fueraborda, por unos 700 euros por persona.

Su familia es extensa. Ciwan es el mayor de nueve hermanos, “ya sabes, musulmanes”, dice bromeando. Su padre murió al pisar una mina antipersona. Su madre se ha quedado en Kobane con los seis más pequeños. Los mayores emprendieron la huida hace poco tiempo. Sus otros dos hermanos están en Líbano, nos cuenta.

Ciwan. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Ciwan. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Ciwan es un joven de veintitrés años, con pelo largo, barba y cierto toque de modernidad. A diferencia de la mayoría de sirios, se declara un ateo convencido, algo que le ha hecho tener algún problema durante la travesía. “Un hombre me dijo durante el viaje que si estuviéramos en Siria me mataría”, quizá esta intransigencia es una de las razones que le trae e Europa.

Cuando le preguntas por su destino, afirma sin dudar que es Holanda. “Los alemanes son demasiado estrictos”, afirma con una enorme sonrisa en la cara. Sin duda algo que muchos alemanes también dirían de su propio pueblo. “Además, todos los musulmanes quieren ir a Alemania”, añade bromeando.

Tratar de pensar en futuro le es prácticamente imposible. De momento solo tiene la mente fija en acabar este largo viaje. Hoy nos preguntaba dónde estaba. Es una pregunta habitual entre las y los refugiados, que tras muchos días vagando entre caminos, carreteras, estaciones, autobuses y trenes que siempre llegan a un campo de refugiados, pierden el sentido del tiempo y del espacio. Le decíamos que estaba en Serbia y con una mueca, entre la sorpresa y la decepción, nos afirmaba que creía haber llegado a Croacia.

Aun sin expectativas claras de futuro insistimos en preguntarle qué espera de Europa, qué trabajo le gustaría encontrar, dónde quiere vivir. Nos responde encogiéndose de hombros. “¿Quizá una pareja europea?” le preguntamos. “Quizá sí”, responde sonriendo.

Especial Ojos en los Balcanes: La mirada sin filtros de Miguel Ángel Conejos y Pablo Ibáñez, periodistas de AraInfo, en los campos de refugiados situados en la conocida como ruta de los Balcanes.

Cuaderno de viaje para mecenas y personas socias de AraInfo disponible aquí.

En directo en #OjosenlosBalcanes.

29 febrero, 2016

Autor/Autora

Integrantes del Consello d´AraInfo (@maconejos / @pabloibasi)


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR