El PP de Zaragoza trata de dar una patada hacia adelante a Yesa

El grupo del Partido Popular en el Ayuntamiento de Zaragoza planteará este viernes una moción que trate de mostrar el apoyo del consistorio a la obra del recrecimiento de Yesa

Imagen del encuentro ciudadano "Yesa y el agua de Zaragoza" organizado por RAPA. Foto: Miguel Ángel Conejos (AraInfo).

La obra del recrecimiento de Yesa ha multiplicado por cinco su presupuesto inicial desde que comenzaran las obras en el año 2001. Las empresas concesionarias de dicha obra, Ferrovial-Agromán, FCC Construcción y ACS Proyectos, Obras y Construcciones, pueden haber sido las únicas beneficiadas de la misma en estos catorce años.

Ni la ciudad de Zaragoza, ni los regantes de Bardenas, supuestos beneficiarios de la obra, han conseguido beneficio alguno. Los regantes han visto como las previsiones de regadío fueron rebajadas por el Plan Nacional de Regadíos, con lo cual la necesidad es menor. Mientras los vecinos y vecinas de Zaragoza tan solo han visto aumentar sus recibos.

Sin embargo, el Partido Popular (PP), presentará este viernes en el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza una moción que solicita al consistorio "el apoyo al recrecimiento de Yesa", por lo que suponen, una mejora en la calidad de las aguas de abastecimiento a la ciudad, a través del embalse de La Loteta.

El embalse de La Loteta es una de las piezas de engorde del presupuesto de abastecimiento de Zaragoza con agua del Pirineo. Solo en este embalse ya se han invertido 100 millones de euros en mejoras tras su construcción, teniendo como resultado, un agua de bajísima calidad que multiplica por cuatro la salinidad del agua de Yesa.

La ubicación de este embalse, que tenía como objetivo almacenar el agua que abastece a la ciudad de Zaragoza, no ha estado exenta de problemas, al hallarse construido sobre un terreno salino, pese a los informes geológicos que lo advertían. Una alta salinidad que ya provocó su vaciado completo entre los años 2012 y 2013. En la actualidad, este embalse se encuentra puenteado para el abastecimiento de agua de Zaragoza, y la ciudad no bebe las aguas de La Loteta, con lo que la moción del Partido Popular cojea en este punto.

En otro de los puntos de su propuesta, el PP solicita al pleno del Ayuntamiento que rechace "las pretensiones del Gobierno de Navarra y lamenta el intento de Geroa Bai, Podemos y EH Bildu de paralizar proyectos estratégicos para el desarrollo económico y social de Aragón".

Lejos de la manida oposición política y territorial que practica el PP, en la actualidad, el consumo de la ciudad de Zaragoza, tan solo supone el 4,6% del caudal medio del Río Aragón y alrededor de un 13% de la capacidad actual de Yesa, sin recrecimiento. Es decir, el abastecimiento de agua de Zaragoza está garantizado con la presa actual, que es ciertamente insegura.

Si a lo que el PP se refiere como "proyectos estratégicos", es al riego de Bardenas, existen alternativas más viables, y actualizadas, que las planteadas por el anticuado Pacto del Agua, firmado en 1992, y todavía inconcluso. La Fundación por una Nueva Cultura del Agua (FCNA), presentaba un informe en 2004, que generaba una estrategia alternativa al recrecimiento de Yesa que se basaba en desarrollar la regulación en tránsito, mediante embalses de diversa envergadura dentro del propio sistema de riegos de Bardenas.

Sin embargo, quizá el dinero malgastado en la faraónica obra, o la obcecación de quien ha impulsado y defendido a capa y espada un proyecto, deficitario e inviable, obligan al PP a mantener esta postura en cuanto al recrecimiento de Yesa. Una postura que, salvo sorpresa, será apoyada por el PSOE, en la búsqueda de ambos del caladero de votos de los regantes. Todavía no se conoce la postura del grupo de Ciudadanos al respecto.

Por último, la moción presentada por el PP, solicita al Gobierno de Zaragoza, así como al de Aragón, que "traslade al Gobierno de Navarra el apoyo firme de ambas instituciones al recrecimiento de Yesa, así como a emprender cuantas acciones políticas, jurídicas o de cualquier otra índole sean necesarias para defender este proyecto".

Quizá hubiera que emprender acciones políticas o jurídicas, y si me apuran, de cualquier otra índole en otras direcciones. Tratar de recrecer Yesa ante un terreno que es altamente inestable parece una locura. Los desprendimientos provocados por la interacción humana en las laderas, tanto en el siglo XX con la construcción y asentamiento de la actual presa, como desde que se iniciaran las obras del recrecimiento, hacen altamente peligrosa la huída hacia adelante que plantea el PP con esta moción.

El terreno, tal y como afirman la mayoría de los geólogos se ha convertido en altamente inestable, sin embargo, se trata de afianzarlo con interacciones con el entorno, que suelen redundar en mayor inestabilidad. Desmontes, inyectados, impermeabilizaciones… ninguna de las soluciones propuestas ha redundado en seguridad para la obra.

Una inestabilidad que amenaza la presa actual, y también la futura, y que en caso de rotura, generaría la destrucción del núcleo urbano de Sangüesa, y una avenida que en la ciudad de Zaragoza multiplicaría por cuatro las más caudalosas, según un modelo creado por geólogos de la Universidad de Zaragoza.

Quizá, la moción del PP habría que enmarcarla en las palabras que emitía este miércoles el geólogo de dicha universidad, Antonio Casas, en el encuentro ciudadano organizado por la Red Agua Pública en Aragón (RAPA). "Estamos ante una oportunidad histórica, pues esta moción corrobora el triángulo mortal que une a los directivos de la Confederación Hidrológica del Ebro, el poder político y las empresas constructoras". Quizá el despropósito de Yesa exige que sea a estos a quienes haya que pedir responsabilidades "políticas", "jurídicas", o de "cualquier otra índole".

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies