El claustro del IES Corona de Aragón ante la dimisión del equipo directivo

Ante la dimisión del equipo directivo del IES Corona de Aragón, el claustro quiere, ante todo, expresar su apoyo a su decisión y a su gestión, y también hacer patente su malestar con la situación que ha motivado tal decisión, una situación que atenta contra los derechos de los trabajadores, contra la credibilidad de los poderes públicos y contra la igualdad entre hombres y mujeres. La jefa de estudios adjunta fue sustituida en sus funciones, durante su baja por maternidad y lactancia, por una compañera cuyo trabajo, aseguró la Administración, iba indudablemente a ser reconocido y retribuido. Pero el viento …

Ante la dimisión del equipo directivo del IES Corona de Aragón, el claustro quiere, ante todo, expresar su apoyo a su decisión y a su gestión, y también hacer patente su malestar con la situación que ha motivado tal decisión, una situación que atenta contra los derechos de los trabajadores, contra la credibilidad de los poderes públicos y contra la igualdad entre hombres y mujeres.

La jefa de estudios adjunta fue sustituida en sus funciones, durante su baja por maternidad y lactancia, por una compañera cuyo trabajo, aseguró la Administración, iba indudablemente a ser reconocido y retribuido. Pero el viento parece haberse llevado las promesas: ni consta en su hoja de servicios que ha desempeñado labores de jefa de estudios, ni ha cobrado por ello.

La Administración ha elogiado repetidamente en los medios el alto nivel de  implicación del profesorado y los equipos directivos en estos tiempos difíciles de teledocencia sin medios, familias al límite, adolescentes desorientados, semipresencialidad, frío,  circuitos de doble dirección por los pasillos y planes de contingencia , y nosotros hemos agradecido sus felicitaciones, que han venido a sumarse a la satisfacción moral íntima de cumplir con nuestro compromiso personal y nuestra vocación de servicio a la sociedad desde la enseñanza pública. Pero estamos cansados de tirar de buena voluntad, y no nos basta con las palmaditas en la espalda: un derecho básico de los trabajadores es cobrar por el trabajo realizado.

Y, paralelamente, una obligación básica de los poderes públicos es cumplir su palabra. Creemos que esto no requiere explicación: si no la cumplen, queda quebrado su liderazgo y se instaura en la sociedad la desconfianza en las instituciones y por ende en la democracia.

Otra obligación básica de los poderes públicos, máxime si se dicen progresistas, es ser intachables y modélicos en su respeto a la igualdad de derechos de ambos sexos; y es otra obligación que se está incumpliendo, sentando un precedente peligroso. Es obvio que si una mujer no va a ser sustituida en un puesto de responsabilidad si es madre- o, lo que es lo mismo, si no se va a reconocer y remunerar la labor de quien la sustituya en ese puesto durante su baja-  se está transmitiendo, como antaño, el mensaje de que las mujeres tienen que elegir entre ser madres o desempeñar puestos de responsabilidad.

Estamos, por tanto, ante tres hechos de extrema gravedad. El primero, que la Administración abandone así a su profesorado, considerando quizá que sus elogios en prensa y televisión nos van a contentar, en calidad de lo que ha dado en llamarse salario emocional. El segundo, que la palabra de los poderes públicos sea papel mojado (luego dirán que la democracia está en crisis). El tercero, que se atente tan impunemente y contra la igualdad de derechos de las mujeres, no sabemos si en un ejercicio de apropiación perversa de la sororidad (para que una mujer sea madre, ¿debe otra trabajar sin cobrar?)

Ante esta situación, era difícil imaginar para el equipo directivo del IES Corona de Aragón otra salida digna que presentar la dimisión, y los profesores y profesoras queremos arroparlo, con la fuerza que nos da ser compañeros y estar codo con codo trabajando en y por la enseñanza pública, y mandar también un mensaje de apoyo hacia la compañera cuyo trabajo no está siendo reconocido.

Por todo ello el claustro del IES Corona de Aragón manifiesta que apoya incondicionalmente a su equipo directivo en su decisión de presentar la dimisión y solicita a la Administración que, en cumplimiento de la palabra dada,  remunere y reconozca sus servicios a la compañera que desempeñó las funciones de jefa de estudios adjunta durante la baja de la titular.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies