El Ayuntamiento de Uesca cierra la Oficina de Lengua Aragonesa

La Oficina de la Lengua Aragonesa (OLA), que se ubica en el Centro Cultural “Manuel Benito Moliner” abrió a mediados de 2016, y se creó para fomentar la normalización, el uso y la presencia del aragonés en los ámbitos de la vida social y cultural de la ciudad

lengua
Luis Felipe (PSOE), alcalde de Uesca, junto al primer edil de Zaragoza, Jorge Azcón (PP). Foto: Miguel G. García (AZ)

Al igual que con los carteles de bienvenida en aragonés, el Gobierno del PSOE de Uesca ha decidido acabar con la Oficina de Lengua Aragonesa (OLA). El 30 de mayo cerrará sus puertas por última vez según ha confirmado el técnico que la dirige, Chusé Raúl Usón dado que el consistorio no prorrogará el contrato del servicio tras cuatro años de funcionamiento.

La Oficina de la Lengua Aragonesa (OLA), que se ubica en el Centro Cultural “Manuel Benito Moliner” abrió a mediados de 2016, y se creó para fomentar la normalización, el uso y la presencia del aragonés en los ámbitos de la vida social y cultural de la ciudad.

Organizar actividades en torno estas líneas es una de las funciones de la OLA, que está abierta de 9.00 a 14.00 para cualquier consulta y asesoramiento. Asimismo, entre sus funciones se encuentran las traducción al aragonés en las distintas áreas municipales así como realizar estudios como el de la toponimia aragonesa en Uesca, sus barrios rurales y parte de la Comarca de la Plana d’Uesca. También comenzaron un curso de iniciación al aragonés y ofrecían talleres en los centros escolares de la ciudad.

Sonia Alastruey, del Comité Nazional de CHA recuerda que “el pasado mes de octubre el Alcalde ordenó la retirada inmediata de los carteles que daban la bienvenida en aragonés, y ahora se confirma el cierre de la Oficina de la Lengua Aragonesa, previsible puesto que el presupuesto municipal para 2020 así lo contemplaba”.

Para CHA, el alcalde de Uesca vuelve a mostrar “su desprecio a nuestra lengua y a nuestra cultura, evidenciando que su único interés es seguir ostentando un cargo a toda costa, pegando si es necesario bandazos ideológicos, dependiendo de quienes son sus muletas para seguir siendo alcalde”.

“El Ayuntamiento de Huesca/Uesca debería de hacer propio un servicio que hasta el momento se ha prestado a través de un contrato de asesoramiento, pero desgraciadamente lo que nos toca es responder a estos ataques a nuestra lengua privativa, a nuestros topónimos, a nuestra historia y a nuestra dignidad como oscenses y aragoneses, es hora de no reblar”, ha concluido Sonia Alastruey.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies