Mundo

Donbass, testimonios extraordinarios

Lugansk.- “… Y así derribamos los dos SU25 ¿quieres hablar con el artillero? ¡que venga aquí nuestro héroe!”. Se acerca un hombre de mediana edad, tímido: “no sé cómo lo hice… lo hizo Dios… apunté al sol como me dijo mi comandante y esperé la orden de disparar. Abrí fuego y alcancé al primero, vi...
| 17 octubre, 2014 07.10
Tanque ucraniano abatido en la carretera de Lugansk al aeropuerto. Foto: Eloy Fontán

Tanque ucraniano abatido en la carretera de Lugansk al aeropuerto. Foto: Eloy Fontán

Lugansk.- “… Y así derribamos los dos SU25 ¿quieres hablar con el artillero? ¡que venga aquí nuestro héroe!”.

Se acerca un hombre de mediana edad, tímido: “no sé cómo lo hice… lo hizo Dios… apunté al sol como me dijo mi comandante y esperé la orden de disparar. Abrí fuego y alcancé al primero, vi caer su cola; otro surgió como del sol girando, seguí disparando y girando la máquina, lo alcancé depués de girar 90 grados, el piloto se catapultó. El primero murió.

Fui a la iglesia y me dijo el cura que no está bien matar, pero que esto es la guerra, que no pasaba nada, pero que tenía que ir a la iglesia los domingos. Los aviones iban a bombardear la ciudad.

Al principio estuve con Mozgovoy, durante la instrucción el cura nos dijo que íbamos a matar, pero que no produjéramos sufrimientos inútiles a los heridos, a los prisioneros ni que mancilláramos los caídos.

En agosto los ucranianos nos acorralaron en la frontera y tuvimos que huir a Rusia. Mi mujer me dijo que no volviera, pero volví. Intenté llegar hasta Mozgovoy pero el camino estaba cortado, así llegué a esta unidad.

Estuve en los alrededores de Lugansk, había muchos niños viviendo en los sótanos, evacuamos a muchos. Soy mayor y no tengo hikjos, pero cuando acabe la guerra vamos a adoptar algunos, porque la vida sin niños no tiene sentido… Los pilotos eran polacos… no me grabéis, por favor, mi mujer está al otro lado del frente.” Se va llorando.

Otro alega: “tengo 24, soy ucraniano, no hice el servicio militar. Hubiese defendido a Ucrania si la hubiesen atacado, y resulta que me toca defender mi tierra de otros ucranianos”.

El buen tiempo invita a conversar y bromear, los soldados disfrutan del lago en este complejo turístico militarizado, pescan, muestran los trofeos del aeropuerto de Lugansk: 6 blindados anfibios (“puff… no nos fiamos de echarlos al agua, faltan algunas piezas”), tres blindados de apoyo a la infantería y tres tanques arrebatados al enemigo.

No obstante las risas dejan paso a otros testimonios: “estuve en la casa de Odessa, me escapé por los pelos, vi como esos bastardos mataban a mis compañeros… ¡Aleksander Goncharenko, tengo preparado esto para ti!… lo siento”.

[Eloy Fontán (@eloyfontan) es periodista y corresponsal en Donbass]

17 octubre, 2014

Autor/Autora

Periodista y corresponsal en Donbass. @eloyfontan. Canal Vídeo Info Donbass: https://www.youtube.com/channel/UC8sw06EgEL75w8vovQQ_UWQ


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR