Mundo

Donbass, la tercera batalla

El primer aniversario de la masacre de Odessa ha pasado sin pena ni gloria, y eso que es un acondicimiento clave para entender la guerra europea que está entrando en su 3ª fase.
| 8 mayo, 2015 11.05
Tanque ucraniano abatido en la carretera de Lugansk al aeropuerto. Foto: Eloy Fontán

Tanque ucraniano abatido en la carretera de Lugansk al aeropuerto. Foto: Eloy Fontán

El primer aniversario de la masacre de Odessa ha pasado sin pena ni gloria, y eso que es un acondicimiento clave para entender la guerra europea que está entrando en su tercera fase.

Las noches del 2 y el 3 de mayo la periferia de Donetsk sufrío bombardeos más fuertes de los habituales, dos civiles perdieron la vida y siete civiles y tres milicianos resultaron heridos. Las hostilidades se hacen cada vez más frecuentes a lo largo de todo el frente, preludio de la batalla que se avecina. Después de las derrotas sufridas en agosto y en febrero, el ejécito de la Kiev ha concentrado tropas y técnica en número muy superior al de las milicias, cuenta con el apoyo abierto de especialistas de la Otan y con el benplácito mediático de Occidente: ni el desembarco de tropas estadounidenses en Ucrania, ni las adevertencias de la Cruz Roja, ni los asesinatos políticos en Kiev, ni la proscripción del comunismo, ni las críticas del Consejo Europeo a Poroshenko, ni el oligárquico asalto a la sede de “Ucrnafty” de los paramilitares de Kolomoisky, ni la conversación filtrada entre Cathernine Astón y Urmas Paet, ni la presencia del proscrito Saakashvili en Kiev, ni las cínicas declaraciones de Psaky sobre los turistas-refugiados, ni las ejecuciones ejemplarizantes de opositores por parte de escuadrones fascistas siembran la duda sobre la legitimidad del gobierno ucraniano.

En la otra pate, la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk se muestran incapaces de establecer un gobierno popular con proyección social. La victoria de agosto fue sucedia por el regreso de antiguos diputados y funcionarios oportunistas que restauraron el orden socioeconomico anterior. Las farsas electorales del pasado noviembre legitimizaron los gobiernos de Poroshenko en Kiev, Zajárchenko en Donetsk y Plotnitskii en Lugansk, donde los votantes recibieron su tarjeta de racionamiento en la mesa electoral. No obstante las milicias no han cedido a las amenzas, manteniendose en gran parte al margen del ejército unificado y el proyecto de Novorrossia (unidad de las dos repúblicas y poder popular) mantienen vivo el espíritu de la “primavera rusa”.

Cabe destacar que los dirigientes Plotnitskii y Zajárchenko han sufrido sendos arrestos domiciliarios, señal de que el Kremlin quiere orden en sus fronteras y el fin de la malversación de su ayuda material, de la cual depende la vida en el Donbass.

La tercera batalla por el Donbass está a punto de comenzar. Estos son los actores locales, pero la guerra tienen una marcada proyección geopolítica e ideológica: un gobierno del dinero o un gobierno para el hombre.

[Eloy Fontán, es periodista y corresponsal en Donbass]

8 mayo, 2015

Autor/Autora

Periodista y corresponsal en Donbass. @eloyfontan. Canal Vídeo Info Donbass: https://www.youtube.com/channel/UC8sw06EgEL75w8vovQQ_UWQ


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR