Decenas de personas rechazan en Uesca la ley del aborto

Más de un centenar de personas se concentraban durante la tarde del 21 de diciembre en la céntrica plaza de Navarra de la capital altoaragonesa para pedir la paralización de la reforma de la ley del aborto que pretende sacar adelante el ministro Gallardón. La convocatoria había partido del 15M altoaragonés y a la misma acudieron organizaciones de mujeres y numerosas personas a título individual. Un simulado río de sangre con varias mujeres "asesinadas" por la reforma que se pretende aprobar servía de escaparate del futuro al que aboca a las mujeres el nuevo texto legislativo, el cual "supone un …

Foto: Redondo de confusión
Foto: Redondo de confusión
Foto: Redondo de confusión

Más de un centenar de personas se concentraban durante la tarde del 21 de diciembre en la céntrica plaza de Navarra de la capital altoaragonesa para pedir la paralización de la reforma de la ley del aborto que pretende sacar adelante el ministro Gallardón. La convocatoria había partido del 15M altoaragonés y a la misma acudieron organizaciones de mujeres y numerosas personas a título individual. Un simulado río de sangre con varias mujeres "asesinadas" por la reforma que se pretende aprobar servía de escaparate del futuro al que aboca a las mujeres el nuevo texto legislativo, el cual "supone un retroceso de más de 30 años en la legislación del aborto, la vuelta a la clandestinidad de la prácticas abortivas e incapacita a la mujer para decidir sobre su propio cuerpo".

Durante la concentración se leyó un breve texto informativo en el que bajo el título "¿De qué hablan cuando hablan de la vida?" se aportaron datos para la reflexión al respecto de la doble moral de quienes se erigen como defensoras de la vida y en el cual se exigía "una educación sexual para gozar y para vivir, métodos anticonceptivos para no abortar y un aborto libre y seguro para no morir". Dicho texto había servido de base para una actuación de teatro itinerante que días antes había recorrido varios puntos del centro de la ciudad.  La movilización terminaba con la lectura de un comunicado por parte de las convocantes en el que se "reivindicaba el derecho y el poder de las mujeres a decidir sobre su propia vida, su cuerpo y su sexualidad, en el seno de la familia o fuera de ella, así como en otras formas comunitarias alternativas o en las parejas heterosexuales más equitativas, porque el principio de igualdad no es homogeneizar los cuerpos, sino recoger la diferencias de necesidades de los mismos".

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies