Cuando se apagan los focos

Durante las campañas electorales, las formaciones políticas tratan de explotar una imagen de sensibilidad hacia los animales por parte de sus candidatas y candidatos. De esta forma, multitud de fotos con perritos y gatetes aparecen al lado de las primeras espadas, y no dudan en proclamar su especial sensibilidad hacia estos seres sintientes.

Una vez celebrados los comicios, la triste realidad se impone, y una tarea que se debería realizar desde las administraciones públicas, es dejada de lado y se impone la situación anterior a los procesos electorales. Miles de personas, agrupadas en asociaciones o de manera individual se lanzan al cuidado, rescate y atención de miles de animales abandonados y muchas veces maltratados a lo largo del Estado Español. Es una obligación ética, el dotar con recursos económicos suficientes a través de subvenciones públicas a estas asociaciones, con el objetivo claro de que esas tareas se realicen de forma directa desde las administraciones autonómicas y estatales.

Es la dejación de funciones de las Administraciones Públicas, la laxitud de unas leyes que cosifican a los animales, la falta de empatía de una población agobiada por la crisis económica, y una ausencia de educación desde la base en valores de respeto animal. Se asocia habitualmente que las formaciones progresistas son más sensibles a impulsar estas políticas, pero todavía queda mucho por trabajar en ese ámbito. Es una tarea hercúlea el eliminar en determinados municipios espectáculos donde el maltrato animal está presente, pero se trata de disimular con el mantra de las tradiciones, vaquillas, toros ensogados, etc etc se siguen realizando en miles de Ayuntamientos, “festejos” que por cierto se comen la mayor parte de los presupuestos de nuestras fiestas populares. Mención aparte merece la tauromaquia, su abolición es un objetivo irrenunciable.

Estos Ayuntamientos gobernados por fuerzas políticas de derechas o izquierdas, ni se plantean su eliminación por una mal entendida presión popular, y es en esas localidades donde es necesario el refuerzo organizado desde las fuerzas políticas y también de las personas con sensibilidad que viven en las localidades. Difícil si, pero es una obligación moral el no cejar en el empeño.

En esa tarea de sensibilización y difusión, si algo sobra es quienes pretenden erigirse en los únicos, auténticos y exclusivos defensores de los animales. Los auténticamente puros, según ellos claro, que braman como el peor taurino, contra cualquier avance por pequeño que sea en ayuntamientos, gobiernos autonómicos  o diputaciones.

Quienes trazan esa línea de actuación, hacen un nulo favor a quienes dicen defender, los animales. Solo desde el aprendizaje colectivo, el funcionamiento en redes pero con organización, el respeto mutuo entre colectivos animalistas y fuerzas políticas y no perder nunca de vista que solo se equivoca quien interviene en la realidad, será posible el avance. Quien considere que por ser alguna persona progresista ya es animalistas o por ser conservadora ya es pro taurina, está profundamente equivocada. La labor de explicación y sensibilización en el interno de las organizaciones políticas es dura, e irregular en los territorios. Más dura en las poblaciones rurales, menos difícil de entrada, en las más grandes. En teoría claro.

Con el nuevo Gobierno PSOE / Unidas Podemos, tenemos una oportunidad de dar un salto cualitativo en nuestro país, y es en ese punto concreto, os hacemos un llamamiento a la implicación de todas las organizaciones para hacer realidad una aspiración largamente postergada.

Queremos impulsar una Ley de Bienestar Animal, que garantice una relación respetuosa hacia todos los seres vivos incluyendo la revisión de la fiscalidad de los servicios veterinarios. Se debe estudiar la posibilidad de establecer un delito de maltrato de animales salvajes en su medio natural y una revisión de las penas al abandono de animales domésticos, y mejoras en el control de los animales domésticos y en el control de la producción de animales de consumo.

Empujemos juntos para dar voz a quienes no tienen voz.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies