Con Huesca Podemos Equo solicita un plan de eliminación de las conducciones de fibrocemento de la red de abastecimiento de agua

Subrayan que el Ayuntamiento de Uesca “está obligado a cumplir los plazos que marca Europa y a velar por la salud de la población de la ciudad”

fibrocemento
Óscar Sipán. Foto: Con Huesca Podemos Equo

La prohibición definitiva y universal del uso y comercialización de todo tipo de amianto en la UE procede de la Directiva 1999/77/CE, de la Comisión, de 26 de julio de 1999, que en su Anexo, punto 6.2, dice literalmente: “Se prohibirá la comercialización y la utilización de esta fibra y de los productos que contengan esta fibra añadidas intencionadamente”.

En este sentido, el día 8 de marzo de 2017, la Comisión de Medio Ambiente del Congreso español acordó sustituir los 40.000 kilómetros de tuberías para agua potable hechas de fibrocemento que en ese momento quedaban en el Estado español, llevar a cabo una auditoría de todas esas tuberías y aprobar un plan y calendario para su cambio por elementos seguros.

En diciembre de 2017, el Ayuntamiento de la capital oscense encargó una auditoría sobre el tema y, en marzo de 2019, la Diputación de Uesca presentó el 'Diagnóstico de la situación del abastecimiento de agua del Ayuntamiento de Uesca y de varios municipios de su entorno', donde en su memoria se cuantifica la inversión necesaria para la sustitución de los 17 kilómetros de tuberías de fibrocemento de las redes principales en 2,7 millones de euros.

Óscar Sipán, portavoz del grupo municipal Con Huesca Podemos Equo en el Ayuntamiento, explica que “debido a las afecciones de estas sustancias a la salud de las personas, y por la exigencia de Europa, se impone la necesidad de establecer un plan a corto-medio plazo que erradique este producto de las conducciones de agua potable en donde está todavía presente; el objetivo es erradicar todo el amianto a finales de 2032 y se anima a lanzar hojas de ruta y planes de acción específicos a nivel local, regional y nacional”.

“Las tuberías de fibrocemento se pusieron porque eran baratas y ligeras, pero cuando superan su vida útil producen muchas roturas, y esta situación puede resultar muy peligrosa, tanto para La ciudadanía como para las brigadas municipales. Conseguir el amianto 0 en nuestra red de abastecimiento implica garantizar el suministro y la salubridad de agua potable a los vecinos y vecinas de Huesca”, concluye Sipán.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies