Economía

CNT Uesca exige soluciones en el conflicto abierto con el Sunset Boulevard

Militantes de CNT se han concentrado durante la tarde del 25 de abril a la entrada del establecimiento hostelero Sunset Boulevard de la capital altoaragonesa para denunciar la situación a la que están estado sometidas dos de sus afiliadas. Durante la misma han sido repartidas octavillas informativas y se ha realizado un llamamiento al boicot...
| 26 abril, 2014 07.04
Foto: AraInfo

Foto: AraInfo

Militantes de CNT se han concentrado durante la tarde del 25 de abril a la entrada del establecimiento hostelero Sunset Boulevard de la capital altoaragonesa para denunciar la situación a la que están estado sometidas dos de sus afiliadas. Durante la misma han sido repartidas octavillas informativas y se ha realizado un llamamiento al boicot a este establecimiento hasta que no se solucione el conflicto abierto y sea readmitida la trabajadora despedida.

Durante la acción informativa han sido numerosas las personas que se han detenido a preguntar por lo que estaba ocurriendo y han animado a seguir con las acciones legales y de calle toda vez que reconocían la situación general que vive una gran mayoría de las trabajadoras en el sector de la hostelería. Por otro lado, el empresario ha procedido a fotografiar con el teléfono móvil a las personas que portaban la pancarta y repartían la información. Vecinas del bloque “cercanos”, según ha informado una de las asistentes, también han grabado con su terminal telefónico todo lo acontecido. Finalmente, agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se han personado en el lugar y han procedido a identificar una de las viandantes que también grababa con su móvil la llegada de dichos agentes.

Hace poco más de un mes dos trabajadoras del Sunset Boulevard crearon una sección sindical de CNT en este centro de trabajo con la intención de “defender sus derechos como trabajadoras siempre recogidos en la legislación laboral vigente aunque estén siendo cada vez más recortados por las sucesivas reformas laborales” según informan fuentes del sindicato. Las reivindicaciones de esta sección sindical incluían aspectos varios, “algunos tan básicos como la inclusión en las nóminas del plus de nocturnidad contemplado en el Convenio, la cotización de todas las horas trabajadas, el cobro de las horas extraordinarias y su realización conforme al Convenio y la remisión de los horarios de trabajo a todas las trabajadoras”. Sin embargo “no contento el empresario con negar la evidencia y desoír absolutamente todas las propuestas, a la situación de abuso laboral se les suma el acoso y el avasallamiento constantes, incluyendo insultos y humillaciones a grito pelado en repetidas ocasiones, puñetazos en la barra y forcejeos”.

Posteriormente, y según las mismas fuentes, a una de las dos trabajadoras se le hizo un despido disciplinario “por estrambóticas causas inventadas” y la otra de las trabajadoras, actualmente en periodo de vacaciones, ha sido informada formalmente de que no va a ser renovado su contrato una que finalice el próximo día 30 de abril.

Ambas personas, en declaraciones a AraInfo, han ofrecido en reiteradas ocasiones su disposición al diálogo con el empresario, «habiendo recibido en todo momento la negativa por respuesta». Ante la situación a la que se había llegado, desde CNT se ha procedido a la denuncia de los hechos ante inspección de trabajo.

La denuncia, por un lado, incluye un contrato fraudulento a unas de las trabajadoras porque estaba establecido por temporalidad por vacaciones y, según informan, “esta situación sólo se había dado únicamente un par de ocasiones y, por tanto, no corresponde con la realidad”; además, “al ser fraudulento por dicha razón automáticamente debería haber pasado a indefinido”. A esta situación se añade que la trabajadora “cotizaba 20 horas, supuestamente cobraba 40 y aproximadamente trabajaba 60”. La denuncia inicial incluía también, según el sindicato, que dichas trabajadoras no cobraban el plus de nocturnidad ni las horas extraordinarias. Adicionalmente procedimiento “recoge insultos y humillaciones por parte del empresario”. Una ampliación posterior de dicha denuncia demanda cobrar el último mes y el finiquito de la trabajadora despedida.

Por otro lado, el despido ha sido denunciado por haber sido realizado “por represión de la actividad sindical dentro del centro de trabajo”. En este sentido la trabajadora exige la nulidad del despido y la readmisión a su puesto de trabajo.

Al terminar el acto, fuentes sindicales han expresado su intención de continuar con su labor informativa en la calle paralelamente al trámite legal que lleve la denuncia.

26 abril, 2014

Autor/Autora

Redacción de AraInfo en Uesca. mail: uesca@arainfo.org


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR