Carta de despedida de la Asociación Volunta-Ríos

Después de más de 16 años promoviendo el voluntariado y la sensibilización ambiental para mejorar y conservar nuestros ríos, quienes en su día pusimos en marcha y coordinamos el proyecto Volunta-Ríos durante todos estos años hemos decidido disolver la Asociación. Desde hace tiempo consideramos necesaria una renovación que no hemos conseguido concretar. Si surgieran personas con tiempo, disposición y energía que deseen retomar un proyecto de voluntariado en ríos en Aragón, estaremos más que encantados de informar sobre la experiencia de estos años.

Queremos que este escrito sirva de despedida y de gran agradecimiento, ya que a lo largo de estos años han sido muchas las personas que habéis participado en las actividades y con las que hemos compartido muchas vivencias y aprendizajes de los que todos nos hemos enriquecido.

Volunta-Ríos nació en 2004 por el empeño de un grupo de activistas interesados en los ríos que quisieron trasladar a nuestras tierras aragonesas otras experiencias que se estaban desarrollando en nuestro país. Siempre con la creencia de que la mejor manera para proteger y preservar nuestros ríos y humedales sería acercar la gente a los ríos, mostrando sus paisajes (a veces tan cercanos que están en nuestra propia cuidad), su belleza, sus problemas y dificultades y la de sus vecinos; poniendo en evidencia que somos nosotros la causa de su deterioro y a su vez la solución al mismo.

Sostenido en un principio por tres organizaciones de perfil muy distinto: ANSAR, la Asociación de vecinos Puente Santiago-Actur y COAGRET, Volunta-Ríos empezó como un proyecto zaragozano, ampliándose más tarde a todo Aragón.

El proyecto ha sido financiado por distintas instituciones. En primer lugar por el Ayuntamiento de Zaragoza, que ha sido fiel al proyecto desde el principio. La Confederación Hidrográfica del Ebro y el Ministerio encargado del Medio Ambiente del momento financiaron el proyecto unos años con las ayudas de Voluntariado en Ríos mientras duraron. Además hemos tenido algunas ayudas privadas: la Fundación Ibercaja y el Centro Joaquín Roncal con su permanente disposición a ofrecer sus espacios, han sido unos fieles amigos y aliados a quienes estaremos siempre agradecidos.

Este proyecto tenía como objetivo central el acercamiento de la ciudadanía a los ríos para disfrutarlos, valorarlos y comprender su funcionamiento, propiciando la educación, la participación y el compromiso en su mejora a través de acciones de voluntariado.

Acercar la población a nuestros ríos. Muchos de nuestros jóvenes y niños e incluso adultos no conocen sus ríos más cercanos. Y nuestros mayores se han olvidado de ellos o no tienen accesibilidad para recorrerlos. Observar los ríos, contemplarlos, vivirlos, sentirlos, emocionarse con ellos, era nuestro primer objetivo. Nuestro compromiso por los ríos de Aragón ha sido siempre férreo y, tras la observación y el estudio, consideramos muy importante plantear acciones concretas de mejora del espacio. Acciones sencillas, realizables, y que no costasen excesivo esfuerzo. De esta forma se pretendía animar a la gente a intervenir en la mejora del entorno.

El trabajo realizado ha sido ingente para un proyecto de voluntariado. Una vez más, la ciudadanía mostraba su fuerza y su espíritu ecológico:

Ámbito Educación. Cientos de profesores/as y miles de escolares han podido acercarse a los ríos y sotos próximos a Zaragoza, en colaboración con el Programa de Educación Ambiental del Ayuntamiento de Zaragoza. Permitiéndoles descubrir estos espacios desconocidos, conocer su rica flora y fauna, comprender los múltiples servicios que nos proporcionan estos sotos, de los que depende en gran medida el buen estado de las aguas, así como valorar los problemas de contaminación y especies invasoras que debemos afrontar.

Compromiso ciudadano. También hemos promovido acciones de implicación ciudadana (como la recogida de aceite) y contra el vertido de residuos como las toallitas por los desagües.

Salidas didácticas. Durante muchos años, en primavera y otoño y con diferentes nombres se han llevado a cabo los domingos visitas a nuestros ríos, no sólo en el entorno de Zaragoza, sino en todo Aragón. Y nos hemos empapado de sus paisajes, de su diversidad, de su belleza, al tiempo que hemos conocido sus problemas y las iniciativas existentes para su mejora. Espacios como Cantalobos, sotos de Alfocea, Picatiel o los sotos de Peñaflor no son más que un ejemplo de los bosques de ribera más cercanos, muy desconocidos para muchas de las personas.

Apadrinamientos de riberas. La idea fue crear grupos de voluntarios en ríos en distintos lugares (Muel, Utebo, Biscarrues, Cantalobos TREX, Tauste, Calatorao, Susia, Ainsa, etc...) Empezar con salidas guiadas por monitores del proyecto hasta llegar a conseguir que el grupo de voluntarios pensara, diseñara y llevara a cabo sus propios proyectos ambientales en ríos. Que se volvieran grupos autónomos, que se volvieran a su vez motores de activismo, agentes de cambio y voluntariado ambiental. Modestamente consideramos que algo se ha conseguido y estamos muy orgullosos de ello.

“Un río al mes”. Fue muy satisfactorio el proyecto “Encuentros con los Ríos y Humedales de Aragón: Un río al mes”, una combinación Charla-excursión pensadas para conocer los ríos de Aragón, seguirlos, andar junto a ellos, de la mano de expertos, versados en su geografía, su fauna o su flora. Actividad creada para conocer sus maravillas y también sus problemas. Desde el Alto Gállego y el Ara hasta el Guadalope y el Alfambra, desde la laguna de Gallocanta hasta las saldas de Bujaraloz y así hasta cuarenta ríos y humedales aragoneses…

Limpiezas. Entre otras acciones de participación, recordamos las limpiezas de residuos, que el río deposita en los sotos tras las crecidas, y en las que hemos encontrado y recogido objetos de todo tipo: hasta pingüinos de la Expo... Con estas limpiezas hemos querido visibilizar la importancia de modificar nuestros modelos de producción y consumo, a fin de cuidar el agua como un elemento básico para la vida.

Anfibios. También es de destacar el trabajo realizado para la recuperación de los anfibios en el marco del Proyecto “Enchárcate con los anfibios”, construyendo charcas para su reproducción en diferentes centros escolares y particulares. Un proyecto que tiene ya en funcionamiento 15 balsas para albergar poblaciones de anfibios en distintos lugares, Montañana, como La Cartuja, Torrero, Valdefierro, Guaso, Tauste, Torrecilla de Valmadrid, Utebo,... entre otros, gracias a una magnífica red de voluntarios, con unas 30 personas, que apadrinan y mantienen en buenas condiciones algunas de estas balsas. La última balsa puesta en marcha fue construida por el Ayto. de Zaragoza y apadrinada por el AMPA Sainz de Varanda, en los pinares de Venecia.

Formación. Hemos realizado multitud de charlas, mesas redondas y de debate en torno a temas de actualidad tales como inundaciones, abastecimiento o depuración de las aguas. Hemos realizado publicaciones, como la revista de La Mejana, trípticos, folletos, fichas educativas, mereciendo especial mención el estudio de los 22 sotos de Zaragoza, que recoge un trabajo exhaustivo sobre sus valores y el grado de conservación de cada uno de ellos.

Reconocimiento de nuestro trabajo. El proyecto Volunta-Ríos, fue galardonado con el Premio Jaulín 2006 en Defensa de la Naturaleza de Aragón, un galardón que se concede a los proyectos más destacados en favor del medio ambiente. También fue reconocido su trabajo por la Consejería de Juventud del Gobierno de Aragón.

Para hacer todo esto hemos contado con el trabajo de profesionales y voluntariado de las tres organizaciones que han dedicado muchas horas de esfuerzo en sacar los proyectos adelante. Además del acicate continuo de la ilusión y las ganas de todas y todos los voluntarios que han participado en las actividades, que son el corazón y el verdadero motor de este proyecto.

Hoy Zaragoza y muchas localidades de Aragón conocen un poco más y mejor nuestros ríos y la importancia que supone preservar su buen estado de salud. Volunta-Ríos ha cumplido su ciclo de vida. Ha llegado el momento de decirle adiós, orgullosos del trabajo realizado y de los logros conseguidos. Gracias a todos y todas que lo habéis hecho posible, les estamos profundamente agradecidos.

¡Muchas gracias y hasta siempre!

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies