El primer preso político del 15M

DIAGONAL | Eduardo Pérez Cortés | Carlos Cano ha ingresado voluntariamente en prisión, tras la providencia judicial que apremiaba a la ejecución de su sentencia. Junto a otra activista del 15M Granada, Carmen Bajo, fue condenado a tres años y un día de prisión a raíz de su participación en un piquete en la huelga general del 29 de marzo de 2012. La oleada de detenciones y condenas desde 2011 se cobró este lunes 14 de julio su primer preso político. Es Carlos Cano, quien, según informa el 15M de Granada, se entregó por voluntad propia este lunes en Granada, …

Carlos Cano se despide de su madre justo antes de entrar en prisión. Foto: 15M Granada
Carlos Cano se despide de su madre justo antes de entrar en prisión. Foto: 15M Granada
Carlos Cano se despide de su madre justo antes de entrar en prisión. Foto: 15M Granada

DIAGONAL | Eduardo Pérez Cortés | Carlos Cano ha ingresado voluntariamente en prisión, tras la providencia judicial que apremiaba a la ejecución de su sentencia. Junto a otra activista del 15M Granada, Carmen Bajo, fue condenado a tres años y un día de prisión a raíz de su participación en un piquete en la huelga general del 29 de marzo de 2012.

La oleada de detenciones y condenas desde 2011 se cobró este lunes 14 de julio su primer preso político. Es Carlos Cano, quien, según informa el 15M de Granada, se entregó por voluntad propia este lunes en Granada, tras la providencia que emitió el pasado viernes el Juzgado de lo Penal nº1 apremiando la ejecución de su sentencia, por su participación en la huelga general del 29 de marzo de 2012.

Carlos Cano y Carmen Bajo participaron en aquella ocasión en un piquete en una cafetería donde no se hizo uso de la fuerza física. No obstante, el juez les condenó a tres años de prisión más una fuerte multa por un “delito contra los derechos de los trabajadores”. Ni el recurso a la Audiencia Provincial ni las manifestaciones de miles de personas en Granada han conseguido parar su ingreso en la cárcel.

En su entrega, en la que le acompañó su entorno más cercano, este estudiante de Medicina de 25 años hizo sus últimas declaraciones en libertad: “Mis padres, mis hermanos, toda mi familia y amigos han estado a mi lado en todo momento. Veo que hay un enorme apoyo social, que la gente entiende que esta medida es injusta. Siento que no estoy solo, me da fuerza ver personas de todo color político apoyándome. Es ese apoyo lo que me salva de lo que significa la cárcel. En quien confío es en la gente y lo que espero es que se haga justicia”.

Carmen Bajo, desempleada de 56 años, también está pendiente de ingresar en prisión, aunque consiguió una breve prórroga porque tiene un hijo adolescente a su cargo.

Según indica el 15M, Carlos y Carmen aún están a la espera de la aceptación a trámite del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional con el que reclamaban medidas cautelares de suspensión a la ejecución de su condena hasta finalizar el trámite.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies