Culturas  Entrevistas  zLISTA Culturas

Bob Pop: “La extrema derecha tiene que saber lo ridícula que nos parece y que no nos quita las ganas de reírnos de ella”

Vedette intelectual y cosmopolita, columnista, crítico cultural y de prensa rosa. Hablamos de Bob Pop, personaje televisivo tras el que se encuentra el escritor y columnista Roberto Enríquez, quien este viernes ha recogido el Premio Blasillo de Huesca 2019, durante el Congreso de Periodismo Digital celebrado en esta ciudad el 14 y 15 de marzo.
| 15 marzo, 2019 14.03
Bob Pop: “La extrema derecha tiene que saber lo ridícula que nos parece y que no nos quita las ganas de reírnos de ella”
Bob Pop durante la entrega del Premio Blasillo 2019. Foto: Congreso de Periodismo Digital de Huesca / Javier Broto ©

El jurado le reconoce ser “un buen ejemplo de periodista que ha sabido adaptarse y ejercer en distintos soportes”, ofrecer en su sección televisiva “una mirada a la actualidad repleta de sensatez y buen humor” y gozar de un “ingenio con gran respaldo en redes sociales”.

¿En qué crees que ayuda el humor a nuestra sociedad?

De varias formas. Ayuda a ofrecer una mirada transversal de las cosas. Es una forma de explicar la realidad dándole un giro o una perspectiva diferente. Creo que a veces sirve como válvula de escape para aguantar, pero en el mejor de los sentidos: no como resignación, sino como un respiro para seguir dándonos impulso y cambiar las cosas. También creo que es un síntoma de inteligencia, de necesidad de seguir usando el pensamiento para interpretar lo que nos rodea. Y creo que es una forma de demostrar al poder que somos capaces de reírnos de él, de decirles que aunque ellos tengan la sartén por el mango todavía tenemos la capacidad de dar respuesta.

¿Y a la izquierda?

Creo que tiene que ver con la capacidad de romper el discurso dominante. Hay un humor que consigue poner en evidencia todo un pensamiento que nos machaca y demuestra que aguantamos, que estamos ahí viendo las costuras que se le ven al poder.

¿Crees que el humor es necesario para enfrentar a la extrema derecha?

Muy necesario. Tienen que saber lo ridículos que nos parecen y que no nos quitan las ganas de reírnos de ellos. Una cosa que tiene la extrema derecha es una solemnidad en sus términos que da mucha risa.

¿Pero es suficiente?

No, por supuesto que no. Es un elemento más. Hay muchas más cosas: los movimientos sociales, la conciencia de clase, las luchas por el medio ambiente, la política -que hacemos todos-. El humor es una herramienta más.

La sátira política no es algo nuevo, pero sí lo es encontrarla en un formato como el que tú prácticas, que mezcla prensa rosa con literatura y con crítica anticapitalista. Y además trabajado en varios soportes (libros, redes sociales, televisión…). ¿Cómo se fragua esta combinación tan explosiva?

Es tan fácil como que soy yo usando todas las herramientas que tengo a mi alcance para contar lo que quiero decir sin resultar pesado. Es saber dónde me siento más o menos cómodo y qué recursos quiero utilizar para acabar contando lo que me interesa y lo que me importa. Para mí hay un componente muy importante: solo hablo de cosas que me parecen importantes de verdad. Lo que hago es aprovechar todo el tiempo de trabajo no remunerado que he dedicado a leer y escribir, y todo el remunerado que obtengo al trabajar en televisión con alguien como Andreu Buenafuente, para coger todos esos elementos, arrimarlos a mi cabeza y de ahí sacar lo que me apetece hacer y tratar de ser divertido.

¿Cómo se toman tus comentarios sobre la prensa rosa en Sálvame Deluxe? ¿Has recibido alguna respuesta?

No he tenido ninguna. Tienen cosas muchísimo más interesantes de las que hablar.

¿Te has imaginado a ti mismo en un sitio como ése soltando los mismos zascas sobre los ricos?

No, porque no iba a contribuir con mi presencia a su negocio. No es solo lo que dices o cómo lo dices, sino dónde lo dices.

Bob Pop. Foto: Congreso de Periodismo Digital de Huesca / Javier Broto ©

Bob Pop. Foto: Congreso de Periodismo Digital de Huesca / Javier Broto ©

Llevas muchos años escribiendo en sitios variados como 20 Minutos, La Marea, Vogue, Lecturas, Mongolia o ElDiario.es. El reconocimiento te llega a partir de Late Motiv de Andreu Buenafuente, donde empezaste como colaborador y actualmente, además de seguir con tu sección, eres subdirector. ¿Cómo es trabajar allí?

La verdad es que es un trabajo delicioso. Suena un poco pelota o complaciente pero es verdad, trabajamos muy a gusto. El director es Andreu Buenafuente y Javier Durán y yo somos los subdirectores. Nuestro trabajo es básicamente hacer que un equipo de cien personas, donde todo el mundo sabe lo que tiene que hacer, haga lo suyo y que los colaboradores, que son fantásticos, estén cómodos. Al final es ayudar en todo lo que se pueda. No somos más que facilitadores de una energía que genera Andreu y de un programa que queremos que sea lo mejor posible.

Late Motiv es algo así como el buque insignia de una serie de programas televisivos que están aupando a una nueva generación de cómicos que han superado el humor casposo y que se ubican sin tapujos en la izquierda social (por ejemplo, La Resistencia, La Vida Moderna, La Lengua Moderna, Deforme Semanal o No te Metas en Política). ¿Cómo analizas el éxito de personajes como Broncano, Ignatius, Facu Díaz, Miguel Maldonado o tú mismo?

Me da un poco de vergüenza entrar en este círculo, creo que todos ellos son mejores cómicos que yo. Lo que se ha encontrado es una nueva mirada sobre el humor. Antes los chistes formaban parte del discurso dominante y ahora hemos conseguido que los chistes que nos hacíamos nosotros al margen del discurso dominante funcionen como chistes independientes. Lo que hemos hecho es subvertir un poco el orden del humor. Y eso está muy bien.

Otra novedad positiva en esta nueva generación de humoristas es que podemos ver a mujeres hacer ‘commedia’, algo poco habitual hasta ahora. Valeria Ros, Silvia Abril, Lucía Lijtmaer, Isa Calderón… Pero todavía son pocas y no están en la primera línea.

Habrá más.

¿Qué hay que hacer para que haya más y sean más relevantes?

Hay que darles espacio, oportunidades y abrir nuestra cabeza y nuestra cultura a otras formas del humor. Los directivos de cadenas y directores de programas, entre los que me incluyo, tenemos que hacer un esfuerzo por buscar y descubrir. Hay una primera línea donde todo es mucho más obvio, pero luego hay un circuito cada vez mayor en el que hay cada vez más cómicas a las que hay que reivindicar.

Para ir terminando, ¿sigues algún o alguna youtuber?

Pues para esto soy fatal, porque youtubers como tales no veo.

¿Y programas de televisión?

Sí, claro. Salvados, No te Metas en Política y Deforme Semanal, que se pueden ver en YouTube y de los que hablábamos antes. Y luego, claro, Late Motiv y La Resistencia.

¿Nos recomiendas un buen libro que hayas leído recientemente?

Estoy terminando, porque lo estoy leyendo muy despacio, el último libro de Edurne Portela, que se llama ‘Formas de estar lejos’. Es una maravilla monumental. Es una novela sobre la violencia machista silenciosa, también sobre otros tipos de violencia. Me parece conmovedor, desgarrador y durísimo, dentro de una apariencia de silencios. Edurne consigue novelar cosas a las que no prestamos atención en nuestro día a día y que pensamos que son normales pero que si nos detenemos a observar descubrimos que son actos profundamente violentos. Recomiendo también muchísimo el libro de Gila que acaba de sacar Blackie Books, que está escrito por Jorge de Cascante, el mismo editor del libro de Gloria Fuertes, y es igual de maravilloso.

15 marzo, 2019

Autor/Autora

@fuina


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR