Bibliotecas rurals, puestos de resisténcia

267 bibliotecas constan en·n’o Catalogo de bibliotecas publicas d’Aragón e la mayoria d’ellas son localizatas en lugars. Las bibliotecas se son tornatas en puestos de resisténcia en estes lugarons per lo suyo papel cultural e social.

Ilustración: Vera Galindo

En l’articlo del Salto nº 1 (Lo exilio rural: dellá d’a ruralidat trending) quedó un tema en·n’o tintero: el papel de las bibliotecas a’s lugarons. Son 267 las bibliotecas que constan en·n’o Catalogo de bibliotecas publicas d’Aragón (en este registro no figuran las bibliotecas de las rez comarcals) e la mayoria d’ellas son localizatas en lugars. Las bibliotecas se son tornatas en puestos de resisténcia en estes lugarons per lo suyo papel cultural e social.

Estas, amés d’es bars, son un important puesto de socializacion: d’hibierno esta ye una de las pocas alternativas d’ócio que troban es e las nin·nas (mutas d’estas instalacions contan con juegos, ordinadors, pinturetas e més material de manualidaz pa que las nin·nas pasen la tarde si no fa buen orache pa jugar en·n’o parque); tapoco no s’ha d’oblidar que las bibliotecas son l’unico punto an trobar lecturas (en·n’es lugars més chicoz no gosa haver-hie librerias), alavez s’ha de pensar en·n’as biblitecas como puestos que ufren un doble servício: fan las veces de ludotecas al estar el punto d’alcuentro pa es zagals, las mairs e es pairs; e, per un altro costato, fan posible l’acceso a la cultura a las vecinas d’es lugars. Manimenos, la fayena cultural de las bibliotecas no se queda soque en acercar e fomentar la lectura, sino que en mutos lugars estes puestos se devantan como l’eixe vertebrador de las actividaz culturals, fendo charradas, alcuentros con autors, participando en férias de libros e fendo d’asesoria sobre posibles lecturas u temas d’interés.

Estas 267 bibliotecas ufren emplego a 216 mullers, quedando en·n’a resta mullers e hombres que penden de gestion municipal. Qué implican estes datos? La muller rural, como sujeto de clase, troba asaber que problemas pa poder desenrollar un troballo en·n’es lugars, fuera de l’ambito domestico u del negócio familiar; asinas, estes espácios se configuran como una opcion laboral real pa la muller rural, an fa troballo d’administracion e de dinamizadora cultural e lúdica ya que, como se viene d’afirmar, las bibliotecas constituyen un puesto complementário pa’l cudiau d’es nin·nos n’es lugarons. Si bien ye cierto que estes son troballos “tipicament” de mullers, como refleixan es datos, el papel que juga a’s lugarons ye fundamental pa integrar a la muller en un campo alieno a ella (como ye el troballo fuera de casa) e pa cubrir la necesidat cultural en mutos d’estes puestos.

En definitiva, la resisténcia que encarnan las bibliotecas rurals proviene d’una doble via: per un costato, fomentan la cultura en un ambito an ye difícil d’acceder-hie e, per l’altro, integran en·n’es suyos puestos d’emplego a ixa metat de la poblacion que d’altra forma tendria més difícil la suya incorporación al mundo laboral.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies