Altavoz

Barrio Rico, Barrio Pobre en Zaragoza

A juicio del autor: "Existen importantes desigualdades económicas entre los barrios de Zaragoza, donde el Centro casi llega a duplicar en renta a barrios populares como Las Fuentes o Torrero. Esta diferencia de reparto de renta por barrios genera diferentes maneras de ver la vida, ideologías diferenciadas y comportamientos electorales divergentes. Ciudadanos y PP triunfan mucho más en los barrios más ricos y al contrario, Zaragoza en Común y PSOE arrasan en los barrios más populares"
| 12 mayo, 2016 12.05

En estos últimos años de crisis y recesión se han multiplicado los estudios sobre desigualdad económica en las ciudades europeas. En España, Madrid y Barcelona han sido el foco de numerosos análisis de este tipo, que han proporcionado resultados bastante descorazonadores (1 y 2). Ambas ciudades lideran la desigualdad económica entre las ciudades españolas (3) y Madrid tiene la brecha entre ricos y pobres más grande de Europa (4).

Evidentemente, estas importantes diferencias de renta entre barrios tienen consecuencias en lo político: existen diferencias de participación, hay más voto de izquierdas en barrios más pobres y al contrario, más voto de derechas en barrios más ricos (5). Es interesante comprobar no sólo como el PP sigue siendo fuerte en los distritos más ricos y el PSOE en los más pobres, sino sobre todo la implantación similar a los partidos tradicionales que siguen los partidos emergentes Podemos y Ciudadanos.

En el caso de Madrid (5), y a nivel estatal tanto Podemos como Ciudadanos han cumplido el mismo esquema que el PSOE y PP respectivamente. La relación entre renta y el voto a Ciudadanos es más fuerte que con el PP -a más renta en un barrio, mayor voto- y en el otro bando, la relación entre renta y voto a Podemos es más fuerte que con el PSOE -a menor renta en un barrio, mayor voto.

A primera vista, puede que en Zaragoza no se perciban estas desigualdades como en otras ciudades, tanto las políticas como las económicas. Sin embargo, un reciente estudio socioeconómico a nivel europeo llamado Urban Audit (6) ha sacado a la palestra las desigualdades existentes en muchas de las ciudades europeas entre las que se encuentra la capital maña.

De acuerdo con este estudio, los habitantes del barrio más rico -Centro, con 42900€ de renta media por mes y núcleo familiar- son 1,8 veces más ricos, es decir casi el doble, que el barrio más pobre -Las Fuentes, con 24500€ de renta media. Casi 20.000€ de media separan los hogares de un barrio de los del otro.

En el siguiente gráfico se puede comprobar este desigual reparto de la renta en Zaragoza. Podemos agrupar artificialmente los barrios en tres grandes grupos: los barrios obreros -Las Fuentes, Torrero, Casco Histórico, Delicias y San José, con una renta media entre los 24.000 y 27.000€-, los barrios ricos -Centro y Universidad-Casablanca, con 43.000 y 39.000€ de renta media respectivamente- y los barrios de transición -Rurales, Actur, Almorzara y Vía Hispanidad, con una renta media entre los 29.000 y 33.000 €. Otro dato interesante es el salto que hay entre los barrios de clase media y los barrios de clase alta, mucho mayor que el que se produce entre otros grupos de barrios.

Fuente: Urban Audit. Elaboración propia.

Fuente: Urban Audit. Elaboración propia.

No es extraño pensar que los barrios son algo más que una división territorial sobre un mapa o una unidad administrativa. De hecho, pueden ser zonas a través de las cuales construimos una identidad -“yo soy del Arrabal o de San José”- cuando el día a día en el barrio nos condiciona y define mejor que el conjunto de la ciudad. También son calles, parques y plazas donde se producen interacciones regulares entre personas que tienen puntos en común como su condición socioeconómica o clase social. No en vano tildamos unos barrios más “obreros” que otros, o unos más “pijos” que otros y consecuentemente nos sentimos más cómodos en unos que en otros.

Al ser más que unas divisiones administrativas, los barrios reproducen desigualdades y comportamientos políticos. Los recientes resultados de las elecciones municipales mostraron que los votantes del Actur no tienen nada que ver con los del Centro, cuando sólo les separan un puente y una avenida.

Como podemos apreciar en este segundo gráfico, renta por barrios y voto a ZaragozaEnComún están muy relacionados. La nueva reciente formación que regenta el Ayuntamiento zaragozano alcanza altos porcentajes en los barrios más pobres -31% en Torrero o 29% en el Casco Histórico- pero muy bajos en los más ricos -14% en Centro, 22% en Universidad. La silueta del reparto de votos del Partido Socialista (PSOE) es muy similar a la de ZeC.

BRBP 2

En contraposición, el principal partido de la oposición, el Partido Popular, tiene un reparto del voto contrario al de ZeC: llega a casi el 50% de los votos en el Centro y no supera la barrera del 20% en Actur o Torrero.

BRBP 3

Se podría pensar que Ciudadanos, otra de las nuevas formaciones que han concurrido por primera vez a las elecciones locales, tiene un electorado más transversal que el del PP. Es decir, que al no definirse en el eje “izquierda-derecha” y querer llegar presuntamente a todos los ciudadanos sin importar su renta o clase social consiga unos resultados uniformes según la renta y los barrios.

Sin embargo, ya se sabe que de lo dicho a lo hecho hay un trecho: entre el discurso y las pretensiones de los líderes y el electorado al que activan existe una distancia enorme. Los datos reflejan lo contrario: la pendiente de la línea de tendencia del voto según renta es más acusada en el caso de Ciudadanos que en el del PP (0,77 frente a 0,53). En otras palabras, se vota más al partido de Albert Rivera que al de Mariano Rajoy en los barrios más ricos si lo relacionamos con la renta. Naturalmente, en números absolutos el PP consigue mejores resultados que C’s pero este último es un partido más “clasista” -le votan más uniformemente los barrios más ricos- que el PP.

BRBP 4Si sumamos todos los votos de las formaciones de izquierdas (PSOE, CHA y ZeC) y hacemos lo mismo con los de derechas (PP, PAR y C’s) podemos hacernos una idea más general del tinte ideológico de cada barrio. De hecho, nos encontramos con dos rectas antagónicas, opuestas en su tendencia. La figura resultante es un aspa que divide en dos a los tipos de barrios según su voto ideológico. Tan sólo en los barrios del Centro y Universidad-Casablanca el voto de derechas supera al de izquierdas, mientras que en el resto de barrios es la izquierda quien supera a la derecha.

BRBP 5

Otra de las intuiciones que se pueden tener es que tanto el Partido Aragonés (PAR) y Chunta Aragonesista (CHA) compiten por unos votantes diferentes, ya que se presentan como candidaturas regionalistas pero con posiciones en el eje “izquierda-derecha” diferentes. Este pluralismo en la oferta regionalista haría que, presumiblemente, los barrios más pobres sean más sensibles a la Chunta al ser un partido de izquierdas y más reacios a votar al PAR. Cuando acudimos a los datos observamos una tendencia diferente: ambos partidos tienen un reparto de votos según renta por barrios muy similar. Puede que no despierten grandes diferencias en cuanto a ideología, algo comprensible debido al largo proceso de desideologización de CHA (8).

BRBP 6En resumen, podemos comprobar que existe una relación entre el voto y la renta media en los barrios de Zaragoza, que en los barrios más pobres se vota mucho más a la izquierda y en los más ricos a la derecha. Parece que a nivel agregado, los diferentes barrios siguen teniendo una “conciencia de clase” o por lo menos, memoria de clase.

Pero, ¿es esta conciencia de clase mayor o menor dependiendo del barrio? El caso del barrio Centro es sin duda interesante: se trata del barrio más polarizado económica e ideológicamente. Es donde se concentran las rentas más altas y las posiciones más a la derecha, de acuerdo con su voto. Muchas veces se acusa desde las clases pudientes a las clases populares el seguir aferrándose a una clase que ya no existe. No obstante, podemos constatar que la tendencia es la contraria, que son esas clases pudientes que se concentran en el centro, las que tienen mayor conciencia grupal y votan en consecuencia.

En un contexto político como el actual, donde los partidos emergentes Podemos y Ciudadanos pretenden alejarse de las etiquetas de “izquierda” y “derecha” se podría pensar que estamos en un momento de homogeneización del electorado, donde se vota más por simpatías que por ideología o por renta. Al contrario, la renta es el factor que más pesa en el voto por barrios en Zaragoza (9) tal y como se planteaba en otros estudios ya citados. En este sentido, autores como José Fernández Albertos (10) auguran una mayor importancia de la clase en el voto, en contraposición a lo vivido en momentos del bipartidismo. Concluye que tanto Podemos como Ciudadanos han activado más el voto de clase que PP y PSOE antes de la crisis.

12 mayo, 2016

Autor/Autora

Zaragoza, 1993. Es estudiante de Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Carlos III de Madrid. Ha trabajado en varias radios comunitarias (OMC Radio Madrid y Radio MAI Zaragoza). Escribe regularmente en el blog www.polikracia.com y puntualmente en politikon.es y ssociologos.com. Le interesan las clases sociales, la sociología económica y las relaciones internacionales.


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR