Mundo

Austria, a 31.000 votos del fascismo

Alexander Van der Bellen, candidato apoyado por Los Verdes, será el presidente de Austria, tras haber ganado las elecciones presidenciales celebradas el domingo, con el 50,3 % de los votos
| 23 mayo, 2016 20.05
Austria, a 31.000 votos del fascismo
Alexander Van der Bellen.

Diecisiete horas de angustiosa espera han tenido que transcurrir para conocer el resultado definitivo de las elecciones presidenciales austriacas, después que en la noche de ayer no se pudiera establecer el vencedor en los comicios, que han sido decantados por el recuento del voto por correo.

El progresista independiente Alexander Van der Bellen, candidato apoyado por Los Verdes, será el presidente de Austria, tras haber ganado las elecciones presidenciales celebradas el domingo, con el 50,3 % de los votos, según ha anunciado este lunes el ministro del Interior, Wolfgang Sobotka.

El voto por correo ha dado la vuelta a unos resultados que en la noche del domingo arrojaban un resultado provisional que daba una ligera ventaja al aspirante ultranacionalista, Norbert Hofer, con un 51,9% frente al 48,1% de su Van der Bellen. Solo 144.000 votos separaban a ambos candidatos. Al final, el voto por correo (unas 750.000 papeletas, el 14% del censo) han dado la vuelta al escrutinio. La diferencia ha sido de 31.024 votos.

Por su parte, Hofer, ha publicado hoy en las redes sociales el agradecimiento a sus electores, que han estado a punto de llevar a la jefatura de estado austriaca a un ultraderechista, por primera vez en Europa tras el final de la II Guerra Mundial. “Os doy las gracias por vuestro gran apoyo. Me hubiera gustado haber cuidado de nuestro maravilloso país para vosotros. Os voy a ser fiel y voy a seguir contribuyendo a un futuro positivo para Austria”, escribía Hofer.

Finalmente el alegato de Van der Bellen durante toda la campaña para esta segunda ronda de votaciones, ha surtido efecto, y el voto por correo ha revertido una situación tremendamente peligrosa. Durante la campaña, Van der Bellen apeló a los votantes a apostar por una Austria abierta y europea, y denunció que el candidato ultranacionalista pretendía convertir el país en una “república autoritaria” bajo el mando de su líder, Heinz-Christian Strache.

La campaña ha conseguido revertir una situación, que hacía presagiar que Hofer sería el presidente austriaco. Su partido, el FPO, logró una abultada victoria en la primera ronda, consiguiendo un 30% de los votos, y llevándose por delante a los dos partidos tradicionales, que formaban coalición en el gobierno, el derechista Partido Popular (OVP) y los socialdemócratas (SPO).

El final feliz de estas tensas horas vividas en Austria y en el resto de Europa, no puede hacer olvidar el peligro existente, en muchos países europeos, con respecto al auge de la ultraderecha. Asimismo, el mensaje político dominante, empeñado en denominar a las políticas fascistas como populismo, debería hacer enmienda, y comenzar a combatir el fascismo con rotundidad, evitando la tibieza de este tipo de eufemismos, que ha permitido que en los últimos meses hallamos podido ver manifestaciones xenófobas y racistas en las calles de prácticamente todos los países europeos.

23 mayo, 2016

Autor/Autora

Redactor. Integrante del Consello d’AraInfo. @maconejos


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR