A cántaros

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido ubicar el Centro Municipal de Servicios Sociales de San José en la tercera planta del edificio Harinera. Su emplazamiento actual, en el Centro Cívico Teodoro Sánchez, es insuficiente, lo que dificulta la atención al público y el trabajo del equipo profesional. Este es un viejo problema. Cada vez que se ha ampliado la plantilla se ha puesto en evidencia la necesidad de ampliación de superficie. Pero se ha ido de parche en parche, sin abordar con decisión una solución definitiva, y oportunidades ha habido. HarineraZGZ es un equipamiento de cultura …

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido ubicar el Centro Municipal de Servicios Sociales de San José en la tercera planta del edificio Harinera. Su emplazamiento actual, en el Centro Cívico Teodoro Sánchez, es insuficiente, lo que dificulta la atención al público y el trabajo del equipo profesional.

Este es un viejo problema. Cada vez que se ha ampliado la plantilla se ha puesto en evidencia la necesidad de ampliación de superficie. Pero se ha ido de parche en parche, sin abordar con decisión una solución definitiva, y oportunidades ha habido.

HarineraZGZ es un equipamiento de cultura comunitaria, que funciona con un modelo de gestión compartida, con asambleas y comisiones de trabajo, abiertas a toda persona que quiera incorporarse. Una opción innovadora y una verdadera escuela de participación ciudadana. Es un espacio inclusivo y responsable socialmente. Durante los meses de pandemia ha acogido recursos del barrio que, por las restricciones de aforos, no podían realizar su trabajo con garantías para la salud de sus usuarios.

Desde que se conoció la intención del Área de Acción Social de trasladar Servicios Sociales, el colectivo que co-gestiona Harinera ha demandado espacios dignos para Servicios Sociales y Cultura. Lo que no está garantizado con la decisión adoptada: las personas usuarias serán atendidas en condiciones que recuerdan las de décadas pasadas: cubículos sin techo que no aseguran la necesaria privacidad.

Los intentos de hacer ver a los responsables municipales lo errada que es la decisión adoptada no han sido suficientes. Mientras tanto, actividades que se llevan a cabo a diario en la tercera planta de Harinera no tienen asegurada su continuidad. Todo esto en un barrio en el que, desgraciadamente, son numerosos los locales vacíos y en alquiler.

Las personas usuarias de los Servicios Sociales y las personas usuarias de Harinera merecen respeto, Y la ciudadanía en general debemos exigir más diálogo y no resignarnos a la mediocridad. Como dice el viejo y hermoso himno, tiene que llover, tiene que llover, tiene que llover a cántaros.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies